Ir al contenido principal

SHOCKS SEMANALES #18

El estreno de CheersAhora resulta que no se puede dilapidar una serie viendo el primer capítulo, ni siquiera dos, como fue el caso el pasado domingo con el doble episodio de estreno de Cheers en Telecinco. Hay que dejarla reposar, dicen. ¿Pero hasta cuando? ¿Hasta que Antonio Resines decida regalarnos un registro distinto al de Diego Serrano? ¿Hasta que El País caiga en la cuenta de que tan magnífica producción es de la casa y, tal como proclama el actor, publique sus excelencias? Basta de tanta benevolencia. Si una serie no es capaz de captar la atención en los minutos iniciales, cuando el espectador está más receptivo y expectante, no hay por qué esperar a que el ingenio aterrice de milagro en sus guiones. Cheers a la española fue plana, burda y, lo que es peor para una comedia, aburrida.

Josep Cuní en TelemonegalDuelo de titanes de los medios catalanes el pasado martes. Josep Cuní frente a Ferran Monegal. 8tv frente a BTV. Después de su sonada salida de Els matins de TV3, el líder de las mañanas en Catalunya ofrecía su primera entrevista tras su aterrizaje en el canal local del Grupo Godó, donde acaba de estrenar con notable éxito un programa informativo de tarde (6,7% de share en su primera emisión). Lo hacía en la cadena pública rival y en el programa del crítico televisivo de El Periódico, competencia directa de La Vanguardia. El morbo estaba asegurado. Cuní a Monegal: “Usted tiene la habilidad de hacer de la parte el todo”. Monegal a Cuní: “¿Sabe usted lo que es el periodismo corporativo? Usted ha venido a la competencia, ¿podría yo hacer lo mismo?”. Cuní a Monegal: “Terminará tragándose sus palabras, porque pienso invitarle a mi programa. Algunos diarios (en alusión a El Periódico) ni siquiera mencionaron el estreno de mi programa”. Dos grandes divos de la televisión lanzándose dardos a diestro y siniestro. Eso sí, con absoluta educación e incluso amistad. Auténtica gozada.

Manel Fuentes vs Vicenç NavarroEl que perdió de forma imperdonable los papeles fue el presentador de las mañanas de la radio pública catalana en su entrevista al catedrático de economía Vicenç Navarro. El fichaje de Manel Fuentes en Catalunya Ràdio ya me pareció en su día un despropósito. Los currículums pesan sobre las espaldas de todo trabajador y, en su caso (Crónicas marcianas, Desafío bajo cero), supone un escollo imposible de obviar, sobre todo para alguien que ha querido dar el salto mortal de la comedia al periodismo más serio. Su rigor nunca alcanzará el de, pongamos por ejemplo, Antoni Bassas. Por mucho que nos pese y por mucho que odiemos los prejuicios. La riña de patio de colegio con Vicenç Navarro es un ejemplo de la antientrevista, mostrando al oyente las rencillas que debieron quedarse en el terreno personal. Fuentes acaba de anunciar su fichaje para el talent show de Antena 3 Tu cara me suena, con famosos como Julio José Iglesias o Silvia Pantoja. ¿Alguien se imagina a Carles Francino presentando Perdidos en la tribu? Es una simple cuestión de credibilidad.

Comentarios

Izengabe ha dicho que…
Discrepo por completo con lo que dices sobre 'Cheers', y no porque vaya a dar una segunda oportunidad a esta serie que no me llamaba la atención desde un principio (y una vez visto el camino que toma mucho menos).
Pero eres muy tajante!! Si no llega a ser porque tengo paciencia con las series y no las juzgo por el piloto (que suele ser lo peor, o en el peor de los casos lo mejor de la serie), no hubiera conocido los mejores momentos de Big Bang Theory, The Big C o incluso Dexter.

Una vez más nos enfrentamos :p
POLE.T. ha dicho que…
Pues nada, seguiremos enfrentados! ggrrrrr!!

Saco mis uñas. En serio crees que Cheers mejorará en sucesivos episodios? Dos capítulos no son suficientes? Qué sorpresas nos puede deparar una serie que nace sin trama y sin buenas interpretaciones?

Mucho tiene que cambiar la cosa para lograr captar la atención que habrán perdido en estos dos primeros capítulos. Si por un milagro pasara, que me avisen otros, yo ya no doy más oportunidades!
Izengabe ha dicho que…
Si en lo de Cheers te apoyo (aunque no llegué a ver los dos, sólo el primero jeje), pero has sido muy drástico con eso de que si no te gusta el piloto no merece la pena ver la serie, y no creo que sea siempre así, por los casois que te he comentado, para mi gusto, por ejemplo...

En el caso de Cheers está claro que era mala porque se ve por donde tiran los chistes (y Resines), pero sin ir más lejos La Que se Avecina en su primera temporada era dura y ahora, en la 5ª temporada ha sido una revelación para la cadena, y hasta para mi! jajaja
POLE.T. ha dicho que…
Todo venía a que no entiendo que no puedas criticar un piloto. Por qué no? Hasta cuando esperamos? En el caso de Cheers hasta nunca! Para hacer esa caquita mejor se hubieran ahorrado pagar los derechos de la marca Cheers.

Entradas populares de este blog

EMMYS 2016: Las nominaciones ideales en Drama

Un año más, los Emmy anuncian sus nominaciones rodeados de las inevitables polémicas por sus destacadas ausencias. Esta edición no iba a ser menos. Los olvidos nuevamente han sido más sonados que los aciertos, movidos por una inercia que suele ser la tónica en los premios más importantes de la televisión mundial. Sin embargo, esta vez los académicos han decidido dar una alegría a aquellos que veníamos reivindicando The Americans como una de las mejores series actuales. Tanto la creación de Joe Weisberg como sus protagonistas, Keri Russell y Matthew Rhys, han logrado por fin el reconocimiento de unos galardones que los han ignorado sistemáticamente durante sus tres primeras temporadas. Son la excepción de unos Emmy que han decidido pasar de largo nuevamente de The Affair y The Leftovers, sin duda, dos de las producciones más destacadas en los dos últimos años. Por eso mismo, y por otros importantes resbalones, ahí van mis nominaciones ideales en la categoría dramática.

MEJOR SERIE DRAM…

Un Eastwood de retirada

Clint Eastwood ya está de vuelta de todo. Le importa un pimiento si su apoyo a Donald Trump le comporta enemigos o si su definición actual de la generación de mariquitas traspasa lo políticamente correcto y ofende al personal. Tampoco su filmografía parece importarle demasiado. Pocos reparos ha tenido en presentar auténticos bodrios como Jersey boys o cintas mediocres como Más allá de la vida o El francotirador. En su historial ya se encuentran Los puentes de Madison, Sin perdón, Mystic River o Million dollar baby. Ya no necesita reivindicarse. Mucho menos con 86 años, la edad suficiente para restar trascendencia a esta época de polémicas efímeras. El actor ya se labró su carrera como director y ahora corresponde al público determinar si su talento sigue en forma o se mantiene gracias a una base de fieles seguidores.

Sully corresponde a esa cada vez más amplia y frecuente lista de películas en su carrera que simplemente alcanzan la corrección, adoptando ese tono grandilocuente y pat…

MOONLIGHT | Camaleón a la fuerza

Una historia sobre homosexualidad dentro de la comunidad negra parecía una vuelta de tuerca, un quién da más dentro del cine de denuncia social que podría suponer el reclamo perfecto para una Academia de Hollywood deseando resarcir sus pecados discriminatorios. Por suerte, Moonlight no pertenece a ese grupo de cintas que buscan a toda costa la exaltación, que se convierten en estandartes de la lucha contra la opresión de la hegemonía blanca y heterosexual. La propuesta de Barry Jenkins es mucho más valiosa, ya que con su premisa y, sobre todo, su puesta en escena, logra abarcar un sentimiento prácticamente universal, el del miedo a la propia identidad.

Little, Chorin y Black no son sólo los tres actos en los que se divide la trama sino las tres fases de un complicado proceso de asimilación personal, el que sufre un niño, adolescente y adulto lidiando consigo mismo y su entorno de barrio marginal en Miami. Esta vez la marginación no surge del racismo sino desde dentro, desde el propio …