Ir al contenido principal

Boardwalk Empire, ¿la favorita para los Emmys?

Faltan dos días para los Emmys, galardones a los que siempre acompaña esa desgastada coletilla de “Los Oscars de la televisión”. Hace tiempo que se han ganado un puesto de honor en las agendas de todo adicto al espectáculo. Merecen ya que se les cite con propiedad y no cómo meros secundarios a remolque de la gran noche del cine. Y menos todavía con el impresionante repertorio de series nominadas, a la altura en calidad y prestigio de los mejores filmes.

Después de tres ediciones seguidas como vencedora, Mad men se enfrenta este año a una seria competencia. Hasta el punto que los lectores de La Pantalla la sitúan en una tercera posición en la lista de favoritas. El primer puesto lo ocupa la gran candidata a destronar a los agentes publicitarios de la AMC, la debutante Boardwalk Empire, con ocho de los 27 votos obtenidos. La serie de la HBO producida por Martin Scorsese y protagonizada con absoluta maestría por Steve Buscemi ya nació con ese objetivo y parece que va camino de conseguirlo.

A Nucky Thompson le sigue bien de cerca Dexter Morgan, con sólo un voto menos que el tesorero de Atlantic City. La apuesta es arriesgada. Esta quinta temporada, junto con la cuarta, ha sido una de las más apasionantes de la serie de Showtime, pero sorprendería que lograra desbancar a producciones más del gusto de los académicos como las citadas Mad men o Boardwalk Empire, con una factura más acorde con las predilecciones de la crítica. Aún así, por qué no, sería una grata sorpresa.

La HBO hace doblete colocando en la carrera a su otro gran estreno de la temporada, la ambiciosa Juego de tronos. Junto a Mad men, la increíble adaptación de la saga de George R.R. Martin ha recibido el apoyo de cuatro lectores, aunque por el historial de estos premios no parece que sus electores sientan una especial atracción por las series arriesgadas y explícitamente sexuales. Su triunfo también sería toda una revolución.

En cuarta posición, con tan sólo tres votos, se encuentra la que hoy por hoy es la serie más vibrante del panorama televisivo estadounidense. The good wife, además, parece contar con el beneplácito de los académicos, porque sus dos temporadas ya han sido nominadas en sendas ocasiones. Su segunda season iguala e incluso supera la calidad de su predecesora, pero sospechamos que la estructura procedimental, aún estando tan bien hilada como esta producción de los hermanos Scott, es un handicap para recibir el decisivo voto final.

La que parece contar con menos apoyo es Friday Night Lights, con tan sólo una única alma caritativa dándole el voto de confianza a su temporada final. Es la primera y última vez que estará nominada a mejor drama en los Emmys. Puede que un ataque de nostalgia invada a los académicos y quieran despedirla por todo lo alto, pero su victoria pasaría a formar parte de la larga lista de incongruencias de este tipo de premios (¿Sólo le reconocemos el final tras cinco temporadas?). La madrugada del próximo domingo a las 2 (hora española) comenzaremos a salir de dudas. Como el año pasado, La Pantalla hará seguimiento en directo minuto a minuto.

Comentarios

Natalia ha dicho que…
Esta serie tiene todos los elementos para cautivarnos y dejarnos pegados al televisor. Como todas las demás series de HBO, Boardwalk Empire es una producción sin precedentes que no escatima en gastos porque nos quiere traer la mejor televisión de calidad. Una trama impresionantemente interesante

Entradas populares de este blog

EMMYS 2016: Las nominaciones ideales en Drama

Un año más, los Emmy anuncian sus nominaciones rodeados de las inevitables polémicas por sus destacadas ausencias. Esta edición no iba a ser menos. Los olvidos nuevamente han sido más sonados que los aciertos, movidos por una inercia que suele ser la tónica en los premios más importantes de la televisión mundial. Sin embargo, esta vez los académicos han decidido dar una alegría a aquellos que veníamos reivindicando The Americans como una de las mejores series actuales. Tanto la creación de Joe Weisberg como sus protagonistas, Keri Russell y Matthew Rhys, han logrado por fin el reconocimiento de unos galardones que los han ignorado sistemáticamente durante sus tres primeras temporadas. Son la excepción de unos Emmy que han decidido pasar de largo nuevamente de The Affair y The Leftovers, sin duda, dos de las producciones más destacadas en los dos últimos años. Por eso mismo, y por otros importantes resbalones, ahí van mis nominaciones ideales en la categoría dramática.

MEJOR SERIE DRAM…

Un Eastwood de retirada

Clint Eastwood ya está de vuelta de todo. Le importa un pimiento si su apoyo a Donald Trump le comporta enemigos o si su definición actual de la generación de mariquitas traspasa lo políticamente correcto y ofende al personal. Tampoco su filmografía parece importarle demasiado. Pocos reparos ha tenido en presentar auténticos bodrios como Jersey boys o cintas mediocres como Más allá de la vida o El francotirador. En su historial ya se encuentran Los puentes de Madison, Sin perdón, Mystic River o Million dollar baby. Ya no necesita reivindicarse. Mucho menos con 86 años, la edad suficiente para restar trascendencia a esta época de polémicas efímeras. El actor ya se labró su carrera como director y ahora corresponde al público determinar si su talento sigue en forma o se mantiene gracias a una base de fieles seguidores.

Sully corresponde a esa cada vez más amplia y frecuente lista de películas en su carrera que simplemente alcanzan la corrección, adoptando ese tono grandilocuente y pat…

MOONLIGHT | Camaleón a la fuerza

Una historia sobre homosexualidad dentro de la comunidad negra parecía una vuelta de tuerca, un quién da más dentro del cine de denuncia social que podría suponer el reclamo perfecto para una Academia de Hollywood deseando resarcir sus pecados discriminatorios. Por suerte, Moonlight no pertenece a ese grupo de cintas que buscan a toda costa la exaltación, que se convierten en estandartes de la lucha contra la opresión de la hegemonía blanca y heterosexual. La propuesta de Barry Jenkins es mucho más valiosa, ya que con su premisa y, sobre todo, su puesta en escena, logra abarcar un sentimiento prácticamente universal, el del miedo a la propia identidad.

Little, Chorin y Black no son sólo los tres actos en los que se divide la trama sino las tres fases de un complicado proceso de asimilación personal, el que sufre un niño, adolescente y adulto lidiando consigo mismo y su entorno de barrio marginal en Miami. Esta vez la marginación no surge del racismo sino desde dentro, desde el propio …