Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2009

Las 10 mejores películas de 2009

Las navidades ya están aquí y ha llegado la hora de hacer balance. Para desearos a todos unas felices fiestas, ahí va mi lista particular de los mejores estrenos cinematográficos de 2009. Sorprendentemente, en la cosecha de este año han conseguido colarse todo tipo de géneros y de nacionalidades. Grandes dramas frente a imponentes remakes de ciencia ficción. Cine animado contra cine político. Películas francesas, norteamericanas, españolas e incluso suecas. ¡Esperemos que 2010 consiga igualar este nivel!

1. Revolutionary Road(ver comentario)



















2. El lector(ver comentario)



















3. El primer día del resto de tu vida



















4. Déjame entrar(ver comentario)



















5. Up



















6. Slumdog millionaire(ver comentario)



















7. Frost contra Nixon(ver comentario)

Para salir huyendo

Existe un lugar en el que ciertos críticos se mueven como pez en el agua. Un inhóspito rincón en el que las películas incomprensibles para el gran público se convierten por arte de magia en exquisitas obras de arte, repletas de múltiples interpretaciones a las que sólo determinados privilegiados pueden acceder. En ese escondido paraje es donde reinan los directores como Spike Jonze, agazapados por señores de alto intelecto dispuestos a recibirlos siempre con los brazos abiertos.
Ellos, y no los niños, son el motivo por el que en esta ocasión el realizador de Maryland ha decidido obsequiarnos con una versión, francamente particular, de un libro infantil muy popular al otro lado del charco. Tiesas deben haberse quedado estas pobres criaturas en cuanto hayan comprobado, al poco de empezar la película, que detrás de esos maravillosos monstruos lo único que se escondía es otra excentricidad de Spike Jonze, desde luego, no apta para todos los públicos.
Donde viven los monstruos es una pelícu…

Del papel a la pantalla: 'A single man', por Tom Ford

El siempre polémico Tom Ford ha decidido dejar las telas por la cámara y parece que la jugada, a priori bastante arriesgada, le ha salido redonda. A single man, adaptación del libro homónimo de Christopher Isherwood, ha ido acaparando halagos en todos los certámenes a los que se ha presentado y, sobre todo, ha brindado a Colin Firth la oportunidad de desprenderse de su etiqueta de segundón en comedias románticas de medio pelo. Entre las posibles nominaciones que este destacado debut pueda tener de cara a los Oscar, la del actor principal es la que parte con mayores posibilidades.
Firth encarna a George Falconer, un profesor universitario de literatura que con 52 años intenta superar la muerte de su novio en un accidente de tráfico. Escrita y ambientada en Los Ángeles de los años 60, la novela narra un día en la vida del personaje, en el que pesan más sus reflexiones que los acontecimientos. Y es que el texto anda bastante escaso en acción mientras nada en la abundancia de la disertació…

Primeras pistas sobre los Oscar

Comienza la carrera hacia los Oscar y, como cada año, los que dan el pistoletazo de salida son los Globos de Oro. Con su lista de nominados ya podemos entrever hacia donde irán los tiros en la próxima gala de la Academia de Hollywood y, de momento, parece que nuestro país vuelve a estar en el punto de mira. Los abrazos rotos de Almodóvar se ha hecho un hueco entre los aspirantes al premio de la crítica extranjera, aunque ya sabemos que no se comerá un rosco con el tío oscar, ya que nuestros académicos decidieron darle la espalda este año sin ni tan siquiera preseleccionarla como candidata. La que parece tener más puntos es su gran amiga Penélope Cruz, que con esta nominación por su papel secundario en Nine podría desfilar por segundo año consecutivo en la alfombra roja, aunque sus posibilidades de alcanzar el premio este año son prácticamente nulas.
Con las nominaciones a los Globos de Oro resurgen los Malditos bastardos de Tarantino y se apuesta fuerte por Avatar, la revolucionaria pr…

Mis mejores series de la década

The Hollywood Reporter acaba de publicar una lista con las mejores series de la década. En lo más alto sitúa nada más y nada menos que a la intocable Los Soprano, esa historia de la mafia tan inflada por los críticos que se ha convertido en un sacrilegio ni siquiera cuestionarla. Hay que reconocerlo, en cuanto desapareció la madre de Tony Soprano, allá por la segunda temporada, la trama perdió interés y entró en una dinámica soporífera y reiterativa. Como no me gusta nada el ranking elaborado por el crítico Barry Garron, plagado de sonoras ausencias y de tópicos de intelectual trasnochado, ahí va mi lista particular de las mejores series de la década.

1. Lost
Por su capacidad de sorpresa, por ser la única capaz de generarme impaciencia y por todo el universo creado a su alrededor.

2. A dos metros bajo tierra
Por la construcción de unos personajes inolvidables, por la originalidad de su planteamiento y por hablar de la muerte sin tabúes.

3. Mujeres Desesperadas
Por mantener vivo el interés t…

Del papel a la pantalla: 'Middlesex', por Donald Margulies

En julio se anunció un nuevo proyecto de la HBO. Rita Wilson, la mujer de Tom Hanks, andaba ya trabajando en la adaptación para la cadena de culto de Middlesex, un libro galardonado con el Pulitzer y escrito por Jeffrey Eugenides con un hermafrodita como protagonista. Han pasado los meses y no se ha vuelto a hablar de la futura serie pero, desde luego, la noticia me ha servido para descubrir la que ya se ha convertido en una de mis novelas favoritas.
Tras el nombre de Jeffrey Eugenides se escondía nada más y nada menos que el autor de Las vírgenes suicidas, el relato que dio pie al valorado debut de Sofia Coppola tras las cámaras. Hasta nueve años más tarde, en 2002, no publicó su segunda novela, Middlesex, que es la que lo condujo directamente al Pulitzer, premio en el que haría bien en inspirarse el malogrado Planeta. Y desde entonces, nada más. Me pongo en su lugar y se comprende que sean necesarios unos cuantos años para superar semejante obra, que ha resultado ser mucho más que s…

Popurrí catastrófico

Se esfuerza Roland Emmerich, director de este engendro, en resaltar que a él no le manda Hollywood sino que son los estudios los que corren tras él. Lo que no matiza este virtuoso en catástrofes, y no sólo naturales, es que ninguno de los tiburones de la industria del entretenimiento le proporcionaría un solo dólar de no ser porque tiene más en mente los beneficios que cualquiera de ellos. Y es que ni un ejército de guionistas trabajando a destajo para las grandes majors sería capaz de maquinar productos tan retorcidos, pero capaces de generar tantas ganancias, como los que este hombre ha desembuchado sin apenas pestañear.
Presten atención. Independence Day, Godzilla, El día de mañana, 10.000, 2012. No es de extrañar que al señor se le agoten las ideas, porque con semejante currículum parece imposible pensar en nuevas barbaridades. Como la imaginación, y el dinero, no tienen límites, estamos convencidos de que ya guarda un nuevo as bajo la manga para reventar de nuevo las taquillas de…

La sorpresa del año

Vasile ha vuelto a dar en la diana. Mientras los éxitos en su canal televisivo se empiezan a contar con los dedos de una mano, los aciertos de la filial Telecinco Cinema aumentan con cada nuevo proyecto. El último en demostrar el buen ojo de los responsables de esta productora es, sin duda, Celda 211. A diferencia de Ágora, la fastuosa apuesta económica de la empresa, la película de Daniel Monzón sí supera las expectativas de una gran campaña publicitaria. Visto el excelente resultado, puede considerarse esta cinta, sin miedo a exagerar, como una de las mejores propuestas que ha dado el cine español en los últimos años.
El problema es que no estamos ante un drama histórico ambientado en la Guerra Civil o ante la enésima obra de uno de los directores sagrados y consagrados de nuestro cine. En esta ocasión se nos presenta un filme de acción trepidante, de realización impecable, con un excelente casting y un sentido del ritmo al que sólo nos tienen acostumbrados las superproducciones hol…

Cortando la manzana

¿Es tan difícil condensar en pocos minutos una historia que llegue al espectador sin que termine pareciendo un anuncio publicitario? Y lo dice alguien que suele enrollarse como una persiana cuando en realidad lo que cuenta no debería extenderse más allá de dos parágrafos… Autocríticas aparte que no vienen al caso, conviene preguntarse por qué los cortos acostumbran a tener ese aire medio filosófico medio trascendental que acaban por mermar la claridad del mensaje. Porque es una lástima que una propuesta tan interesante como la que plantea New York, I love you o su predecesora parisina se conviertan al final en un cúmulo de altibajos con regusto a surrealismo barato.
Sorprendente que una de las historias más coherentes de la película corra a cargo de Brett Ratner, conocido por destrozar terceras partes de sagas tan importantes como las de Hannibal Lecter o los X-Men y por alargar hasta la degradación la serie Prison Break. La experiencia de un chico en su baile de graduación con la hij…

La osadía de Amenábar

Venía precedida por los fastos más propios del imperio romano que de una producción cinematográfica española. No en vano, merecía la pena ver a Cayo Vasile César, emperador mediático de Fuencarral, recibiendo en lo alto de la escalinata a las 4.000 personalidades de toda índole que se aglutinaron en el estreno de la última película de Alejandro Amenábar. Una Ágora de 50 millones de euros de presupuesto que muchos, ahora, temen echar de menos. Y es que, al parecer, la superproducción no encuentra quien la distribuya en Estados Unidos, convirtiendo tamaña inversión en todo un suicidio. Ya se sabe. Son las consecuencias de sumergirse en el pantanoso terreno de las religiones.
A pesar de los esfuerzos de Amenábar por resaltar que su película no ataca al cristianismo sino a los fanatismos religiosos, es evidente que Ágora supone una valiente crítica a los orígenes de una religión que todavía impera entre los espectadores occidentales. Al director español, por tanto, le puede suceder como a…

Menos de lo mismo

Me dejé llevar de nuevo por la expectación previa, por las críticas que anunciaban una continuación meritoria de [REC], repleta de sangre y giros inesperados en la trama y la puesta en escena. El resultado, como suele ocurrir cuando uno acude al cine con excesivas ganas, ha sido poco menos que decepcionante. Jaume Balagueró y Paco Plaza, los omnipresentes directores de lo que promete ser una saga inagotable, no han logrado ninguno de los dos propósitos por los que suele ponerse en marcha una secuela: ni vuelta de tuerca más o menos forzada ni regalo para los fanáticos de la primera parte. [REC]2 no se multiplica a sí misma sino que reduce a la mitad los logros de una excelente propuesta que, como Saw, jamás debió caer en las garras del negocio.
La acción, como todo el mundo sabe, arranca escasos minutos después de la primera, cuando la reportera Ángela Vidal es absorbida en la buhardilla del edificio contaminado del Eixample. Tras la puesta en cuarentena de todo el bloque, nuestro punt…

Las perlas de House

Gregory House ha vuelto a la televisión de Estados Unidos por la puerta grande. Los interrogantes que planteó el final de su quinta temporada motivaron a más de 17 millones de espectadores la noche de uno de los estrenos más esperados. Parece que los dos primeros episodios contentaron lo suficiente, ya que en la segunda emisión la serie perdió por el camino a tres millones de seguidores. Aquí tendremos que esperar hasta finales de octubre para que Fox y Cuatro nos desvelen la mayor de las incógnitas: ¿Qué será de la ácida personalidad del Dr. House?
Mientras llega ese momento, no está de más repasar las cinco temporadas que nos ha deparado una de las series, para mi gusto, más descompensadas de la televisión made in USA. Con House he mantenido una relación amor-odio en la que siempre ha terminado triunfando el primero, algo que no me ha sucedido con Héroes o Prison break, que abandono sin piedad y sin remordimientos. ¿Qué me lleva a obviar esos interminables episodios del maleducado do…

Del papel a la pantalla: 'La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina', por Daniel Alfredson

Más Lisbeth que nunca. El segundo libro de la trilogía Millennium entra de lleno en el universo de la carismática protagonista, como si Larsson hubiera predicho antes de su muerte el éxito que este personaje tendría entre los lectores. Y es que si Mikael Blomkvist terminaba eclipsado por su compañera de reparto en la primera entrega, en esta secuela parece haber sido fulminado por completo de la trama. La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina no es otra que Salander y esto hace que la historia sea mucho más adictiva y ágil que en la primera novela.
En Los hombres que no amaban a las mujeres primaba la atmósfera. Esta segunda parte, en cambio, es pura acción. El ritmo ya no es asimétrico como en la anterior entrega, sino que desde el comienzo se suceden los acontecimientos de forma vertiginosa. La descripción que logró atraparnos en aquélla ha dado paso al puro desenfreno, proporcionando una lectura adictiva e incansable. Este cambio, que no sabríamos valorar como pos…