Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2013

Las 10 mejores películas de 2013

Mi ranking cinematográfico de este año que finaliza no podía ser más variopinto (y polémico). ¿Una comedia española entre las 10 mejores películas de 2013? Pues sí, sobre todo si consigue hacer desternillar como pocas. ¿Una cinta tan poco favorita como Rush, y para colmo de Ron Howard, por delante de La vida de Adèle? Por qué no, si su justa medida de acción trepidante y sensibilidad consiguieron trastocarme, sobre todo con una temática tan poco sugerente como la Fórmula 1. ¿Un filme francés tan poco amable como Perder la razón en la lista de las 10 mejores? Sin duda alguna, por tratar un tema tan espinoso con tan imposible empatía.

2013 ha sido un año de buen cine, aunque en la próxima edición de los Oscar seguramente no quede reflejado con la diversidad que merece. Mientras 12 años de esclavitud se sitúa como favorita, quedarán ninguneadas otras películas más meritorias, como la impresionante naturalidad de La vida de Adèle o la experiencia inaudita de Gravity o la claustrofobia inag…

Más cerca de Las dos torres que de El imperio contraataca

Katniss Everdeen ha vuelto por todo lo alto, reventando las taquillas de medio mundo, superando incluso a la saga Crepúsculo, y gozando además con el beneplácito de toda la crítica, que de forma inusual ha acogido a un blockbuster para adolescentes con los brazos abiertos. Las reacciones le pegan un giro de 180 grados al dicho de segundas partes nunca fueron buenas y colocan a En llamas por encima de su predecesora. ¿Merecido encumbramiento? Ni mucho menos.

Desconozco los motivos que nos han llevado a esta espiral de euforia colectiva hacia la segunda parte los Los juegos del hambre. Algunos hablan de un tratamiento más profundo de los personajes, otros de una gran evolución de la saga, osándola comparar con El imperio contraataca. Elogios en todo caso desorbitados que lo único que generan son falsas expectativas.

Porque lo primero que se encuentra el ansioso espectador es con un arranque condenadamente lento, que algunos justifican precisamente con ese pretexto de perfilar de forma m…

Alguien mató al guionista

Sólo así se entiende que una prometedora comedia de enredo con un plantel nada despreciable de actores secundarios se convierta enseguida en una película insulsa, con unos frenazos de ritmo imperdonables y unas lagunas en el guión que pasaríamos por alto en aras de un humor desternillante. Pero no es el caso. ¿Quién mató a Bambi? es tan condenadamente sosa que los desfases delirantes del director se acogen más como un castigo que como una bendición.

Todo comienza con un enredo. Lo que debía ser el secuestro exprés de un empresario adinerado se convierte en un intercambio inesperado de víctimas. El contratiempo debía dar pie a la locura, al desenfreno, al caos. En cambio, no se aprovecha en absoluto la premisa para sumergirnos en una espiral de comedia con desfase final. El guión sólo nos brinda cuatro gags ingeniosos encajados en una historia que avanza a trompicones.

La trama tarda horrores en alcanzar el clímax (que para colmo también resulta decepcionante) y mientras tanto el espe…

Del papel a la pantalla: 'Divergente', por Neil Burger

Con la lectura de Divergente me asoló una gran duda. ¿Será igual de malo Los juegos del hambre? ¿Puede una adaptación cinematográfica superar con creces al libro original? Desconozco si es lo que ha ocurrido con la exitosa trilogía de Suzanne Collins pero es lo que cabe esperar de esta otra saga juvenil llamada a sucederla. Porque en papel, sin el poder de la imagen, se requiere un enorme esfuerzo de imaginación, y también de paciencia, para que esta historia surrealista e increíble llegue a interesar.

Cuesta adentrarse en un mundo dividido en cinco facciones para evitar el caos. Si el planteamiento de Veronica Roth ya es absurdo todavía lo es más su recreación. Porque ni corta ni perezosa nos describe a los miembros de Osadía como personas que siempre suben y bajan del tren en marcha, mientras sus opuestos, los abnegados, deambulan por las calles cabizbajos y con trajes grises y anodinos que les impiden destacar sobre los demás. La trama, más que juvenil, parece dirigida a recién na…

ESPECIAL SITGES 2013: Interior. Leather Bar

Puede que jamás lleguemos a entender a James Franco. Si su patética presentación en la gala de los Oscars de hace dos años fue un boicot intencionado o la constatación de un escaso carisma. Si tiene cara de colocado o es que realmente se pone de hierba hasta las cejas. Si es gay, hetero, bisexual o todo lo que haga falta para jugar a la ambigüedad. En definitiva, si nos toma el pelo desde un particular e incomprendido sentido del humor.

Lástima que el mejor acercamiento al actor, guionista y director, esta Interior. Leather Bar que se proyectó de tapadillo en la sección Seven chances del Festival de Sitges, esté condenada de antemano a la marginalidad y al olvido. Porque más que una provocadora propuesta de sexo homosexual y explícito, es una lúcida y sugerente reflexión sobre el mundo del cine.

Para el presentador de esta sección alternativa del certamen fantástico, la cinta de Franco no debería considerarse realmente como una película sino más bien como un extra de DVD, una pieza de…

ESPECIAL SITGES 2013: Mucho ruido y pocas nueces

Es importante matizar, como hizo el presentador de la cinta en la sección Seven Chances del Festival de Sitges, que lo que Joss Whedon ha hecho con Mucho ruido y pocas nueces no es adaptar la obra de Shakespeare a la gran pantalla sino arrojar el texto literalmente sobre ella. No conviene ir desinformado y entrar en pánico, como fue mi caso. Aquí la jugada es a la inversa. La película es la que se acomoda al libro.

Desconociendo este pequeño pero importantísimo detalle, uno comprueba con estupor que el guión no se ha tomado la molestia de adaptar ni una mísera coma de la comedia de Shakespeare. La primera reacción es cagarse en la madre que parió a Whedon y en el maldito momento que le dio por experimentar más allá de la ciencia ficción de culto y la factoría Marvel. O anoche la gente llegó prevenida de casa al cine Prado de Sitges o realmente estaba muy familiarizada con la lectura clásica. Porque yo sí sufrí un proceso de adaptación complicado.

Hasta que asimilé la vertiginosa lect…

ESPECIAL SITGES 2013: Sólo Dios perdona

Ahorremos tiempo y espacio. Lo único destacable de Sólo Dios perdona es la increíble, apabullante y majestuosa transformación de Kristin Scott Thomas en una choni matona de barrio dirigiendo el cotarro de la droga en Bangkok. Lleva tiempo sorprendiéndonos la actriz inglesa, recientemente en Hace mucho que te quiero o En la casa, pero lo que Nicolas Winding Refn ha logrado con ella en esta estéril propuesta es simplemente admirable.

Tantos calculados esfuerzos por plasmar una belleza formal, tantos ralentizados, travelines y gestos forzados para que al final sea una escena de esta mujer comparando el tamaño de polla de sus dos hijos la que destaque por encima de todas. De hecho, podemos afirmar que el personaje de Crystal, el de una madre en busca de venganza, es el único riesgo que corre el danés en su esperado regreso tras Drive. El resto podría considerarse como un desafortunado autoplagio.

Porque Tailandia no es Los Ángeles, ni las tailandesas son Carey Mulligan. Ni siquiera Ryan …

ESPECIAL SITGES 2013: The Green Inferno

Aprensivos y miedicas del universo, dejad de sufrir. Si existe un lugar en el que las mutilaciones, despellejamientos y demás prácticas gore se acogen con júbilo ese es sin duda el Festival de Sitges. Sólo en un enorme auditorio repleto de sádicos podréis soportar, e incluso recibir con entusiasmo, las imágenes más pavorosas e insoportables. Después de esta experiencia casi vital no habrá película de género que se os resista.

The Green Inferno es el tipo de filme que encaja a la perfección en el certamen más friki de nuestro país. Ahora que las comedias no pasan por su mejor momento, el cine de terror en Sitges es lo más cercano que tiene el espectador para pasar un buen rato. Y aunque pueda parecer que el canibalismo no va con nosotros, enseguida uno cambia de idea con los primeros silbidos y aplausos en la platea.

No me extraña que Eli Roth disfrute como un enano presentando sus retorcidos filmes en el festival catalán. En pocos lugares encontrará un público tan entregado y una c…

ESPECIAL SITGES 2013: Grand Piano

Puesta de largo del Festival de Sitges con otra cinta de género española con vocación internacional. Hace años que el famoso certamen de cine fantástico y de terror sigue la misma tónica para dar el pistoletazo de salida a su maratoniana oferta. Este 2013, si cabe, con mayor vocación de espectáculo. La presencia de Elijah Wood en la alfombra roja previa al gran estreno calentó los ánimos del público en la gélida tarde del pasado viernes. Desfilando a su alrededor, dos pesos pesados como Terry Gilliam (12 monos) y Eli Roth (Hostel). Pero ¿estuvo la gran promesa Grand Piano a la altura de las circunstancias?

Pues como ocurre últimamente con las películas que abren el Festival de Sitges, según se mire. Nuevamente, el cine español saca pecho con despliegue de medios, rodajes en inglés, fichajes estrella, en un género en el que ya ha demostrado sobrada eficacia. La consigna parece irrefutable. Es el camino a seguir. En la platea reina el autoconvencimiento de que sólo mirando hacia Hollyw…

Ryan Reynolds reencarnado en Sandra Bullock

Que Gravity se desarrolle en el espacio exterior ha provocado la inevitable lluvia de comparaciones con 2001: Una odisea en el espacio. Muchas sólo son para resaltar el carácter innovador de ambas producciones, pero aún así sorprende que la última propuesta de Alfonso Cuarón no recuerde más a menudo a Buried, con la que comparte más sensaciones que la obra maestra de Kubrick.

 Es curioso como la claustrofobia, la impotencia y el desamparo que produce el enterramiento en vida de Ryan Reynolds se contagian de la misma forma al espectador a millones de kilómetros de la Tierra, en un espacio tan amplio e inabarcable como el universo, con todo un planeta a los pies. Interesante también que sean precisamente dos directores latinos los que mejor han trasladado la tensión y la angustia a la gran pantalla, con efectos taquicárdicos insoportables.

Pero lo que más llama la atención es la aparente simplicidad de ambos proyectos, que se desarrollan prácticamente en un solo espacio, con el mínimo …

Breaking bad y las 10 despedidas de Walter White en su gran final

Qué placer, qué gustazo, qué satisfacción encontrarnos con un final de serie sin cabos sueltos, sin finales abiertos, sin tomaduras de pelo, con absoluta fidelidad a la trama y para el único deleite de sus seguidores. Pocas veces en televisión se logra el fundido a negro definitivo cumpliendo las expectativas. Y desde luego Breaking bad no sólo ha logrado despedirse por la puerta grande y con el respaldo de más de 10 millones de espectadores sino que lo ha hecho sin lacrar ni un solo momento su estatus de obra maestra.

Breaking bad dijo adiós de forma serena, como Walter White, sin grandes sorpresas ni giros inesperados, porque para escenas de infarto ya tuvimos los siete episodios previos, cargados de imágenes para el recuerdo. Vince Gilligan, el creador de este prodigio, prefirió conceder a su protagonista todo el tiempo y la calma posibles para poder dar el último suspiro con la conciencia un poco más tranquila. Murió solo, con el peso de la culpa, pero resolviendo los asuntos p…

Embrujo interrumpido

Con Las brujas de Zugarramurdi vuelve el Álex de la Iglesia más auténtico, el que pasa de experimentos tragicómicos y prefiere volcar todas sus locuras, todos sus extremos, sin pudor alguno. Como ocurre con tantas de sus comedias, las únicas que de hecho pueden considerarse como éxitos, la premisa arranca sugerente, con un planteamiento que promete ser desternillante, pero que finalmente desemboca en una innecesaria desmesura. Y con esta ya es la enésima vez que al director bilbaíno se le escurre el humor delirante de las manos, cegado por su afán de sacar pecho con la técnica.

Es una lástima, porque Las brujas de Zugarramurdi comienza con una serie de secuencias notables, empezando por unos títulos de crédito de lo más ingeniosos (¿Qué hace Angela Merkel en esa nada sutil lista de brujas?), y siguiendo con escenas desternillantes, como ese asalto al establecimiento de Compro oro con Mickey Mouse y Bob Esponja de artistas invitados o la primera aparición de Macarena Gómez, eterna sec…