Ir al contenido principal

ESPECIAL SITGES 2013: Sólo Dios perdona

Ahorremos tiempo y espacio. Lo único destacable de Sólo Dios perdona es la increíble, apabullante y majestuosa transformación de Kristin Scott Thomas en una choni matona de barrio dirigiendo el cotarro de la droga en Bangkok. Lleva tiempo sorprendiéndonos la actriz inglesa, recientemente en Hace mucho que te quiero o En la casa, pero lo que Nicolas Winding Refn ha logrado con ella en esta estéril propuesta es simplemente admirable.

Tantos calculados esfuerzos por plasmar una belleza formal, tantos ralentizados, travelines y gestos forzados para que al final sea una escena de esta mujer comparando el tamaño de polla de sus dos hijos la que destaque por encima de todas. De hecho, podemos afirmar que el personaje de Crystal, el de una madre en busca de venganza, es el único riesgo que corre el danés en su esperado regreso tras Drive. El resto podría considerarse como un desafortunado autoplagio.

Porque Tailandia no es Los Ángeles, ni las tailandesas son Carey Mulligan. Ni siquiera Ryan Gosling parece el mismo sin el palillo en la boca ni la chupa dorada, a pesar de los constantes esfuerzos por endiosar su figura. Los matices que se escondían tras su aparente frialdad en Drive aquí desaparecen bajo un gran manto de postureo, como el que practica el director desde los títulos de crédito hasta el último instante. Un descarado intento por trasladar la fórmula al sudeste asiático que ni cautiva ni emociona. Simplemente aletarga.

Si en Drive todos los elementos estéticos, incluida la brillante banda sonora, estaban al servicio de una obra maestra, en Sólo Dios perdona es la película la que se somete a los caprichos visuales y sonoros de un director que, a juzgar por el vídeo dedicado a los fans del festival de Sitges, ha perdido el norte. De ofrecernos una cinta de acción de culto ha pasado a brindarnos un festín de violencia gratuita y mal gusto, que ni siquiera en sus pasajes más sádicos aplaudió el entregado público del certamen. Después de semejante fiasco, me temo que ni en Dios encontrará el danés la más mínima compasión.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

ÓRBITA 9 | Una odisea pseudoespacial

A Órbita 9 le ha pasado lo mismo que le ocurrió en su día a Blancanieves con The Artist o a La isla mínima con True detective. La todopoderosa Hollywood lastró en cierta forma sus innovadoras propuestas adelantándose en su estreno. Y es que el mismo día que llega a nuestras pantallas esta ambiciosa coproducción española y colombiana aterrizan Jake Gyllenhaal y Ryan Reynolds con Life, aunque la referencia que claramente lapida toda posibilidad de sorpresa llegó semanas antes con Passengers. Hay escenas de la cinta española que recuerdan sobremanera a la superproducción protagonizada por Jennifer Lawrence. Pero este tercer caso de simultaneidad de estrenos entre Estados Unidos y España difiere de los dos anteriores en una pequeña particularidad. No importa cuál se estrenó primero ni cuánto influyó en su resonancia. Ambos han resultado de lo más prescindibles.

De entrada, ha sido la propia promoción de la película la que ha echado por tierra el único giro argumental por el que merecería…

Sin etiquetas

Qué gran golpe nos habría propinado Tomboy si desconociéramos el argumento de la cinta antes de entrar en la sala. Con la boca abierta nos habría dejado esa escena en la que el hasta el momento protagonista de la cinta, un niño de 10 años, se levanta de la bañera y nos desvela que en realidad tiene vagina. Tan valiente como esa imagen de una menor desnuda, irreproducible en otra cinematografía que no sea la francesa, hubiera sido mantener el secreto hasta ese instante. La experiencia habría sido inmejorable.

Pero el marketing manda y había que vender la película de alguna manera. Difícil resistirse a la tentación de titular con el reclamo de una niña que se hace pasar por chico. Es probable que de otra forma sólo unos pocos aventurados se hubiesen atrevido a verla, así que bienvenida la estrategia de venta si con ella se consiguen más espectadores para una cinta modesta, silenciosa, pero que seguro es la más gratificante de una cartelera de puente de mayo tan desalentadora.

Más que el…