Ir al contenido principal

ESPECIAL SITGES 2013: Grand Piano

Puesta de largo del Festival de Sitges con otra cinta de género española con vocación internacional. Hace años que el famoso certamen de cine fantástico y de terror sigue la misma tónica para dar el pistoletazo de salida a su maratoniana oferta. Este 2013, si cabe, con mayor vocación de espectáculo. La presencia de Elijah Wood en la alfombra roja previa al gran estreno calentó los ánimos del público en la gélida tarde del pasado viernes. Desfilando a su alrededor, dos pesos pesados como Terry Gilliam (12 monos) y Eli Roth (Hostel). Pero ¿estuvo la gran promesa Grand Piano a la altura de las circunstancias?

Pues como ocurre últimamente con las películas que abren el Festival de Sitges, según se mire. Nuevamente, el cine español saca pecho con despliegue de medios, rodajes en inglés, fichajes estrella, en un género en el que ya ha demostrado sobrada eficacia. La consigna parece irrefutable. Es el camino a seguir. En la platea reina el autoconvencimiento de que sólo mirando hacia Hollywood, dónde más saben de este negocio, alcanzaremos fortuna. Y se nos olvida que para competir con el gigante, más que recursos, nos hace falta ingenio.

Como ocurriera con Luces rojas, dirigida precisamente por el productor de Grand Piano Rodrigo Cortés, la hazaña es muy loable. La coletilla de “no parece española” las acompañará siempre, ganándose el aplauso de los más escépticos del cine español, incluido el ministro Montoro. Pero ¿alguien le brindaría a uno de estos dos proyectos algo más que un aprobado de no ser made in Spain? ¿Debemos ser más condescendientes con nuestro cine simplemente por llevar una gran producción detrás? ¿Transformers, por poner un ejemplo loco, tendría más mérito de ser española?

La ambición del cine español debería medirse más en talento que en recursos. Puede que Lo imposible sea ahora mismo el gran referente de muchos directores, pero está claro que el salto cuantitativo de Juan Antonio Bayona con el blockbuster del año pasado fue inversamente proporcional al cualitativo. Grand Piano no partía ni de lejos de tamañas pretensiones, pero desde luego contaba con todos los ingredientes para una clara vocación comercial. Estaba el dinero, el respaldo mediático, los actores internacionales, incluso la inspiración nada menos que hitchconiana. Faltó la ejecución.

Tres años después de presentar también en Sitges Agnosia, Eugenio Mira vuelve a tirar por la borda una buena premisa. El problema no está en el espectador verosimilista, como apuntó Cortés en la presentación, que insistentemente busca encontrarle el sentido a una trama increíble. El problema es que ni el montaje ni el guión alcanzan el clímax de tensión necesario para mantener al público ocupado y ajeno a los cabos sueltos del argumento.

Y es que gestionar el suspense en un espacio y un tiempo limitados no es tan sencillo como parece. No basta con reubicar al protagonista desde un ataúd o una cabina de teléfono al escenario de una sala de conciertos. Para alcanzar el clima de angustia y de asfixia de Buried o Última llamada se necesita una gran destreza manejando el ritmo y los tiempos, trasladando a los planos el nervio y la histeria de una situación límite sin caer en lo rebuscado. Más que la belleza visual se precisa el estímulo, la reacción en el patio de butacas.

Por lo tanto, en su ambición hitchconiana, en su vocación de atmósfera claustrofóbica, Grand Piano es una auténtica decepción. Como negocio puede que sea un éxito irreprochable, pero dentro del género thriller fracasa en su principal cometido, el de la intriga. Puestos a ser puristas, si alguien mereció abrir el Festival de Sitges (y técnicamente así lo hizo) fue Carles Torrens con su cortometraje Sequence. Acción, misterio, terror, talento y, lo más importante, originalidad. En sólo unos pocos minutos lanza un anzuelo que incluso los peces más gordos de Hollywood podrían picar. Esa sí parece la senda hacia el éxito.

Comentarios

ulher ha dicho que…
no se puede decir más claro!!

Entradas populares de este blog

EMMYS 2016: Las nominaciones ideales en Drama

Un año más, los Emmy anuncian sus nominaciones rodeados de las inevitables polémicas por sus destacadas ausencias. Esta edición no iba a ser menos. Los olvidos nuevamente han sido más sonados que los aciertos, movidos por una inercia que suele ser la tónica en los premios más importantes de la televisión mundial. Sin embargo, esta vez los académicos han decidido dar una alegría a aquellos que veníamos reivindicando The Americans como una de las mejores series actuales. Tanto la creación de Joe Weisberg como sus protagonistas, Keri Russell y Matthew Rhys, han logrado por fin el reconocimiento de unos galardones que los han ignorado sistemáticamente durante sus tres primeras temporadas. Son la excepción de unos Emmy que han decidido pasar de largo nuevamente de The Affair y The Leftovers, sin duda, dos de las producciones más destacadas en los dos últimos años. Por eso mismo, y por otros importantes resbalones, ahí van mis nominaciones ideales en la categoría dramática.

MEJOR SERIE DRAM…

Un Eastwood de retirada

Clint Eastwood ya está de vuelta de todo. Le importa un pimiento si su apoyo a Donald Trump le comporta enemigos o si su definición actual de la generación de mariquitas traspasa lo políticamente correcto y ofende al personal. Tampoco su filmografía parece importarle demasiado. Pocos reparos ha tenido en presentar auténticos bodrios como Jersey boys o cintas mediocres como Más allá de la vida o El francotirador. En su historial ya se encuentran Los puentes de Madison, Sin perdón, Mystic River o Million dollar baby. Ya no necesita reivindicarse. Mucho menos con 86 años, la edad suficiente para restar trascendencia a esta época de polémicas efímeras. El actor ya se labró su carrera como director y ahora corresponde al público determinar si su talento sigue en forma o se mantiene gracias a una base de fieles seguidores.

Sully corresponde a esa cada vez más amplia y frecuente lista de películas en su carrera que simplemente alcanzan la corrección, adoptando ese tono grandilocuente y pat…

MOONLIGHT | Camaleón a la fuerza

Una historia sobre homosexualidad dentro de la comunidad negra parecía una vuelta de tuerca, un quién da más dentro del cine de denuncia social que podría suponer el reclamo perfecto para una Academia de Hollywood deseando resarcir sus pecados discriminatorios. Por suerte, Moonlight no pertenece a ese grupo de cintas que buscan a toda costa la exaltación, que se convierten en estandartes de la lucha contra la opresión de la hegemonía blanca y heterosexual. La propuesta de Barry Jenkins es mucho más valiosa, ya que con su premisa y, sobre todo, su puesta en escena, logra abarcar un sentimiento prácticamente universal, el del miedo a la propia identidad.

Little, Chorin y Black no son sólo los tres actos en los que se divide la trama sino las tres fases de un complicado proceso de asimilación personal, el que sufre un niño, adolescente y adulto lidiando consigo mismo y su entorno de barrio marginal en Miami. Esta vez la marginación no surge del racismo sino desde dentro, desde el propio …