Ir al contenido principal

ESPECIAL SITGES 2013: Grand Piano

Puesta de largo del Festival de Sitges con otra cinta de género española con vocación internacional. Hace años que el famoso certamen de cine fantástico y de terror sigue la misma tónica para dar el pistoletazo de salida a su maratoniana oferta. Este 2013, si cabe, con mayor vocación de espectáculo. La presencia de Elijah Wood en la alfombra roja previa al gran estreno calentó los ánimos del público en la gélida tarde del pasado viernes. Desfilando a su alrededor, dos pesos pesados como Terry Gilliam (12 monos) y Eli Roth (Hostel). Pero ¿estuvo la gran promesa Grand Piano a la altura de las circunstancias?

Pues como ocurre últimamente con las películas que abren el Festival de Sitges, según se mire. Nuevamente, el cine español saca pecho con despliegue de medios, rodajes en inglés, fichajes estrella, en un género en el que ya ha demostrado sobrada eficacia. La consigna parece irrefutable. Es el camino a seguir. En la platea reina el autoconvencimiento de que sólo mirando hacia Hollywood, dónde más saben de este negocio, alcanzaremos fortuna. Y se nos olvida que para competir con el gigante, más que recursos, nos hace falta ingenio.

Como ocurriera con Luces rojas, dirigida precisamente por el productor de Grand Piano Rodrigo Cortés, la hazaña es muy loable. La coletilla de “no parece española” las acompañará siempre, ganándose el aplauso de los más escépticos del cine español, incluido el ministro Montoro. Pero ¿alguien le brindaría a uno de estos dos proyectos algo más que un aprobado de no ser made in Spain? ¿Debemos ser más condescendientes con nuestro cine simplemente por llevar una gran producción detrás? ¿Transformers, por poner un ejemplo loco, tendría más mérito de ser española?

La ambición del cine español debería medirse más en talento que en recursos. Puede que Lo imposible sea ahora mismo el gran referente de muchos directores, pero está claro que el salto cuantitativo de Juan Antonio Bayona con el blockbuster del año pasado fue inversamente proporcional al cualitativo. Grand Piano no partía ni de lejos de tamañas pretensiones, pero desde luego contaba con todos los ingredientes para una clara vocación comercial. Estaba el dinero, el respaldo mediático, los actores internacionales, incluso la inspiración nada menos que hitchconiana. Faltó la ejecución.

Tres años después de presentar también en Sitges Agnosia, Eugenio Mira vuelve a tirar por la borda una buena premisa. El problema no está en el espectador verosimilista, como apuntó Cortés en la presentación, que insistentemente busca encontrarle el sentido a una trama increíble. El problema es que ni el montaje ni el guión alcanzan el clímax de tensión necesario para mantener al público ocupado y ajeno a los cabos sueltos del argumento.

Y es que gestionar el suspense en un espacio y un tiempo limitados no es tan sencillo como parece. No basta con reubicar al protagonista desde un ataúd o una cabina de teléfono al escenario de una sala de conciertos. Para alcanzar el clima de angustia y de asfixia de Buried o Última llamada se necesita una gran destreza manejando el ritmo y los tiempos, trasladando a los planos el nervio y la histeria de una situación límite sin caer en lo rebuscado. Más que la belleza visual se precisa el estímulo, la reacción en el patio de butacas.

Por lo tanto, en su ambición hitchconiana, en su vocación de atmósfera claustrofóbica, Grand Piano es una auténtica decepción. Como negocio puede que sea un éxito irreprochable, pero dentro del género thriller fracasa en su principal cometido, el de la intriga. Puestos a ser puristas, si alguien mereció abrir el Festival de Sitges (y técnicamente así lo hizo) fue Carles Torrens con su cortometraje Sequence. Acción, misterio, terror, talento y, lo más importante, originalidad. En sólo unos pocos minutos lanza un anzuelo que incluso los peces más gordos de Hollywood podrían picar. Esa sí parece la senda hacia el éxito.

Comentarios

ulher ha dicho que…
no se puede decir más claro!!

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Las 12 mejores escenas de Breaking Bad a las puertas del ansiado final

Nueva fecha para marcar en la historia de la televisión. El próximo 29 de septiembre finaliza Breaking bad, que sin desvelarnos todavía su desenlace ya se ha hecho un hueco en el olimpo de las grandes series, ese lugar sagrado donde cohabitan Los soprano y The wire. Si se mantiene el nivel de esta quinta temporada, el capítulo promete despedirse por todo lo alto. Pero en caso de que Vince Gilligan, su creador, no cumpla con las enormes expectativas, puede descansar tranquilo. Nos deja para el recuerdo una retahíla de escenas memorables. Lo que viene a continuación no es más que el botón de una muestra inabarcable de grandes momentos.


1. Primera escena (1x01 - Pilot)
Si la regla de oro de toda novela es captar al lector desde la primera frase, desde luego esa pareció ser la consigna seguida también por Vince Gilligan en Breaking bad. Un hombre en calzoncillos y una máscara antigás conduce histéricamente una autocaravana por una carretera desierta de Nuevo México. A su lado, el copiloto…

ESPECIAL SITGES 2017 | A GHOST STORY | La muerte desde la muerte

El amor y la muerte conforman un pack muy jugoso para el cine, que ha sabido retratarlo desde todos los ángulos posibles. Pero quién iba a decirnos que las reflexiones más desgarradoras y clarividentes sobre el vacío emocional llegarían de la mano de la ciencia ficción, de un relato imaginario que con una intencionada apuesta formal sitúa el punto de vista en un fantasma de sábana blanca. Una presencia sin expresión que observa la evolución de su entorno tras su fallecimiento. Una mirada sin ojos, un cuerpo sin forma ni voz que transmite más emociones que tantos otros intentos fallidos.

Es una lástima que esa apuesta formal lastre en cierta forma la apabullante evolución del metraje. A Ghost Story arranca petulante, encantada de conocerse, sometiendo al espectador a auténticos actos de fe, como vislumbrar a Rooney Mara en plano fijo degustando un pastel durante varios interminables minutos. Algunos lo han calificado de hipster en su sentido más peyorativo. Su formato cuadrado con bord…