Ir al contenido principal

ESPECIAL SITGES 2013: Grand Piano

Puesta de largo del Festival de Sitges con otra cinta de género española con vocación internacional. Hace años que el famoso certamen de cine fantástico y de terror sigue la misma tónica para dar el pistoletazo de salida a su maratoniana oferta. Este 2013, si cabe, con mayor vocación de espectáculo. La presencia de Elijah Wood en la alfombra roja previa al gran estreno calentó los ánimos del público en la gélida tarde del pasado viernes. Desfilando a su alrededor, dos pesos pesados como Terry Gilliam (12 monos) y Eli Roth (Hostel). Pero ¿estuvo la gran promesa Grand Piano a la altura de las circunstancias?

Pues como ocurre últimamente con las películas que abren el Festival de Sitges, según se mire. Nuevamente, el cine español saca pecho con despliegue de medios, rodajes en inglés, fichajes estrella, en un género en el que ya ha demostrado sobrada eficacia. La consigna parece irrefutable. Es el camino a seguir. En la platea reina el autoconvencimiento de que sólo mirando hacia Hollywood, dónde más saben de este negocio, alcanzaremos fortuna. Y se nos olvida que para competir con el gigante, más que recursos, nos hace falta ingenio.

Como ocurriera con Luces rojas, dirigida precisamente por el productor de Grand Piano Rodrigo Cortés, la hazaña es muy loable. La coletilla de “no parece española” las acompañará siempre, ganándose el aplauso de los más escépticos del cine español, incluido el ministro Montoro. Pero ¿alguien le brindaría a uno de estos dos proyectos algo más que un aprobado de no ser made in Spain? ¿Debemos ser más condescendientes con nuestro cine simplemente por llevar una gran producción detrás? ¿Transformers, por poner un ejemplo loco, tendría más mérito de ser española?

La ambición del cine español debería medirse más en talento que en recursos. Puede que Lo imposible sea ahora mismo el gran referente de muchos directores, pero está claro que el salto cuantitativo de Juan Antonio Bayona con el blockbuster del año pasado fue inversamente proporcional al cualitativo. Grand Piano no partía ni de lejos de tamañas pretensiones, pero desde luego contaba con todos los ingredientes para una clara vocación comercial. Estaba el dinero, el respaldo mediático, los actores internacionales, incluso la inspiración nada menos que hitchconiana. Faltó la ejecución.

Tres años después de presentar también en Sitges Agnosia, Eugenio Mira vuelve a tirar por la borda una buena premisa. El problema no está en el espectador verosimilista, como apuntó Cortés en la presentación, que insistentemente busca encontrarle el sentido a una trama increíble. El problema es que ni el montaje ni el guión alcanzan el clímax de tensión necesario para mantener al público ocupado y ajeno a los cabos sueltos del argumento.

Y es que gestionar el suspense en un espacio y un tiempo limitados no es tan sencillo como parece. No basta con reubicar al protagonista desde un ataúd o una cabina de teléfono al escenario de una sala de conciertos. Para alcanzar el clima de angustia y de asfixia de Buried o Última llamada se necesita una gran destreza manejando el ritmo y los tiempos, trasladando a los planos el nervio y la histeria de una situación límite sin caer en lo rebuscado. Más que la belleza visual se precisa el estímulo, la reacción en el patio de butacas.

Por lo tanto, en su ambición hitchconiana, en su vocación de atmósfera claustrofóbica, Grand Piano es una auténtica decepción. Como negocio puede que sea un éxito irreprochable, pero dentro del género thriller fracasa en su principal cometido, el de la intriga. Puestos a ser puristas, si alguien mereció abrir el Festival de Sitges (y técnicamente así lo hizo) fue Carles Torrens con su cortometraje Sequence. Acción, misterio, terror, talento y, lo más importante, originalidad. En sólo unos pocos minutos lanza un anzuelo que incluso los peces más gordos de Hollywood podrían picar. Esa sí parece la senda hacia el éxito.

Comentarios

ulher ha dicho que…
no se puede decir más claro!!

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Sin etiquetas

Qué gran golpe nos habría propinado Tomboy si desconociéramos el argumento de la cinta antes de entrar en la sala. Con la boca abierta nos habría dejado esa escena en la que el hasta el momento protagonista de la cinta, un niño de 10 años, se levanta de la bañera y nos desvela que en realidad tiene vagina. Tan valiente como esa imagen de una menor desnuda, irreproducible en otra cinematografía que no sea la francesa, hubiera sido mantener el secreto hasta ese instante. La experiencia habría sido inmejorable.

Pero el marketing manda y había que vender la película de alguna manera. Difícil resistirse a la tentación de titular con el reclamo de una niña que se hace pasar por chico. Es probable que de otra forma sólo unos pocos aventurados se hubiesen atrevido a verla, así que bienvenida la estrategia de venta si con ella se consiguen más espectadores para una cinta modesta, silenciosa, pero que seguro es la más gratificante de una cartelera de puente de mayo tan desalentadora.

Más que el…

EL DÍA DE MAÑANA | El primer golpe de Originales Movistar

Las comparaciones con Cuéntame eran inevitables. Otra historia ambientada entre el tardofranquismo y los enclenques inicios de la democracia disponía ya de un referente clarísimo en nuestra televisión. Pero basta echar un vistazo al primer capítulo para vislumbrar que la propuesta de Mariano Barroso con El día de mañana dista mucho de la visión acomodada y para todos los públicos que nos brindan los Alcántara. Aquí el protagonista es Justo Gil y existen serias dudas sobre si un personaje con tantas aristas tendría hueco en otro lugar que no fuera la televisión de pago.

Porque sí, los Originales de Movistar por fin dan un paso adelante en materia de ficción tras otras propuestas que, o bien simplemente alardeaban de factura (véase La peste) o directamente pasaban al olvido (ignórense Félix o Matar al padre, por ejemplo). Ha tenido que llegar el flamante presidente de la Academia de Cine para demostrarnos que presupuesto y guion pueden ir de la mano para ofrecernos una serie que, ahora …