Ir al contenido principal

Del papel a la pantalla: 'Divergente', por Neil Burger

Con la lectura de Divergente me asoló una gran duda. ¿Será igual de malo Los juegos del hambre? ¿Puede una adaptación cinematográfica superar con creces al libro original? Desconozco si es lo que ha ocurrido con la exitosa trilogía de Suzanne Collins pero es lo que cabe esperar de esta otra saga juvenil llamada a sucederla. Porque en papel, sin el poder de la imagen, se requiere un enorme esfuerzo de imaginación, y también de paciencia, para que esta historia surrealista e increíble llegue a interesar.

Cuesta adentrarse en un mundo dividido en cinco facciones para evitar el caos. Si el planteamiento de Veronica Roth ya es absurdo todavía lo es más su recreación. Porque ni corta ni perezosa nos describe a los miembros de Osadía como personas que siempre suben y bajan del tren en marcha, mientras sus opuestos, los abnegados, deambulan por las calles cabizbajos y con trajes grises y anodinos que les impiden destacar sobre los demás. La trama, más que juvenil, parece dirigida a recién nacidos.

A Tris, la heroína de Divergente, sólo le falta un arco con flechas para ser un clon de Katniss. De hecho, los productores del filme no habrán escogido a Jennifer Lawrence por razones obvias pero sin duda han hilado fino para encontrar a la sustituta más parecida. Shailene Woodley es, sin duda, una excelente elección. Reúne la inocencia y la personalidad suficientes para el papel. Porque sí, nuevamente la protagonista es una adolescente obligada a sobrevivir en un entorno violento y hostil.

En este caso, la joven se enfrenta a los peligros de la facción de Osadía después de traicionar a su familia y abandonar a los abnegados en la ceremonia de elección. Acostumbrada al segundo plano, deberá sacar el máximo coraje para superar el difícil entrenamiento de su nuevo bando, que incluye lanzarse al vacío desde lo alto de un edificio, la lucha cuerpo a cuerpo con sus compañeros de habitación y enfrentarse a sus propios miedos de forma virtual.

El problema es que las casi 500 páginas de Divergente se centran en el proceso de adiestramiento de Tris y, como no podía ser de otra forma, en su acaramelamiento con uno de los entrenadores de la facción, el misterioso Cuatro (al que por supuesto tenía que dar vida un guaperas como Theo James). La intriga, el misterio que va amenazando la trama desde el comienzo no arranca hasta las últimas páginas, cuando el lector ya está cansado de comprobar el afán de superación de la protagonista y su previsible relación amorosa.

Por suerte, y a juzgar por el tráiler, la película parece que irá por otros derroteros. El personaje malvado de Kate Winslet, que en el libro apenas respira hasta el último instante, cobrará más protagonismo en la adaptación, de manera que la acción no se reservará para el desenlace y su consecuente Continuará. La productora y el director Neil Burger han tenido tiempo de sobras para aprender de su gran maestra. Si consiguen trascender la literatura juvenil más mediocre hacia una apasionante superproducción como Los juegos del hambre será para quitarse el sombrero.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA AMIGA ESTUPENDA | El reto de ampliar un fenómeno

Hay fenómenos literarios muy difíciles de trasladar a la pantalla. En principio, parece más sencillo adaptar un thriller de éxito como La verdad sobre el caso Harry Quebert (como ha hecho Starz con su reciente serie) que una obra tan intimista como la tetralogía de Elena Ferrante. Hace falta dedicarle un tiempo, reposar cada página e interiorizar cada matiz de esta aparentemente sencilla historia, para que termine cautivando al lector. Esa capacidad de descripción para crear el microcosmos en el que nace y se desarrolla la amistad entre las dos protagonistas es el motor imprescindible del libro y también el escollo más importante que debía salvar su adaptación audiovisual.

La entente entre la RAI italiana y un sello de prestigio como HBO suponía un buen presagio. Sería absurdo trasladar la historia a cualquier otro lugar que no fuera la Nápoles de los años 50 pero a su vez el traspaso a televisión debía hacerse con las máximas garantías, con la firme apuesta de mantener la fidelidad …

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Ensayo sobre la humanidad

Fernando Meirelles pedía disculpas a los asistentes del preestreno barcelonés de A ciegas por las imágenes tan duras que iban a presenciar. Para quien no conociera el Ensayo sobre la ceguera de Saramago, sin duda le sorprendería la crudeza de algunas escenas, sobre todo las que tienen lugar durante la improvisada cuarentena para ciegos. Pero los que alguna vez leyeron la novela del Nobel portugués seguramente recordarán la sensación de angustia que provocaban algunos pasajes, hasta el punto de resultar incómoda su simple lectura. La adaptación no obvia los momentos más duros del relato, pero sí elude algunos escabrosos detalles que hubieran hecho del filme una auténtica pesadilla.
La recreación de un mundo sumido en el caos tras caer todos sus habitantes en una inexplicable ceguera blanca es meritoriamente realista. De bien seguro que Saramago se quedó corto al suponer la degradación a la que puede sucumbir un ser humano en estado de emergencia, sin orden ni control. Aún así, el relat…