Ir al contenido principal

Más cerca de Las dos torres que de El imperio contraataca

Katniss Everdeen ha vuelto por todo lo alto, reventando las taquillas de medio mundo, superando incluso a la saga Crepúsculo, y gozando además con el beneplácito de toda la crítica, que de forma inusual ha acogido a un blockbuster para adolescentes con los brazos abiertos. Las reacciones le pegan un giro de 180 grados al dicho de segundas partes nunca fueron buenas y colocan a En llamas por encima de su predecesora. ¿Merecido encumbramiento? Ni mucho menos.

Desconozco los motivos que nos han llevado a esta espiral de euforia colectiva hacia la segunda parte los Los juegos del hambre. Algunos hablan de un tratamiento más profundo de los personajes, otros de una gran evolución de la saga, osándola comparar con El imperio contraataca. Elogios en todo caso desorbitados que lo único que generan son falsas expectativas.

Porque lo primero que se encuentra el ansioso espectador es con un arranque condenadamente lento, que algunos justifican precisamente con ese pretexto de perfilar de forma más precisa a los protagonistas. No está de más exigir una buena descripción de los personajes de una cinta de ciencia ficción pero el reto consiste en hacerlo sin olvidar que la esencia de esta trilogía (o tetralogía) para adolescentes es puramente la acción. Y esta no llega hasta la mitad del metraje, después del interminable tour de la victoria, tren arriba tren abajo, de Katniss y Peeta por los doce distritos.

Puestos a demandar, la revolución que se desata en la población después de la victoria de Everdeen en la primera entrega no está suficientemente contextualizada, por mucho que la narre el mismísimo Donald Sutherland. Tampoco la desconfianza del pueblo hacia la historia de amor entre la heroína y su compañero de fatigas. Cuesta asimilar el momento boda con vestido de novia de última generación. Pero como decía, la credibilidad no es el leit motiv de la película, lo es el juego por la supervivencia.

Lo peor es que cuando por fin llegan los septuagésimo quintos Juegos del hambre, la excusa perfecta para volver a poner a Katniss contra las cuerdas, nos invade una terrible sensación de déjà vu. Se repite de manera descarada la estructura de la primera parte, con la presentación de los contrincantes, la puesta de largo en cuádrigas, la cuenta atrás, la lucha en la arena, pero evidentemente sin el factor sorpresa de la predecesora. La tensión de los segundos previos al juego ya no se palpa pero al menos levantan la adrenalina una niebla venenosa, una manada de monos salvajes y una rueda gigante en forma de reloj. Algo es algo.

No cabe duda de que En llamas es tan sólo un puente entre la introducción y el desenlace de Los juegos del hambre. Si le sucedió a Peter Jackson con Las dos torres que menos que a un director tan desigual en el manejo de taquillazos como Francis Lawrence. Pero que nadie la venda como un paradigma de las secuelas porque ni evoluciona, ni oscurece ni desde luego sorprende. Es tan sólo un trámite fácil para la que esperemos sea una apoteosis final.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EMMYS 2016: Las nominaciones ideales en Drama

Un año más, los Emmy anuncian sus nominaciones rodeados de las inevitables polémicas por sus destacadas ausencias. Esta edición no iba a ser menos. Los olvidos nuevamente han sido más sonados que los aciertos, movidos por una inercia que suele ser la tónica en los premios más importantes de la televisión mundial. Sin embargo, esta vez los académicos han decidido dar una alegría a aquellos que veníamos reivindicando The Americans como una de las mejores series actuales. Tanto la creación de Joe Weisberg como sus protagonistas, Keri Russell y Matthew Rhys, han logrado por fin el reconocimiento de unos galardones que los han ignorado sistemáticamente durante sus tres primeras temporadas. Son la excepción de unos Emmy que han decidido pasar de largo nuevamente de The Affair y The Leftovers, sin duda, dos de las producciones más destacadas en los dos últimos años. Por eso mismo, y por otros importantes resbalones, ahí van mis nominaciones ideales en la categoría dramática.

MEJOR SERIE DRAM…

Un Eastwood de retirada

Clint Eastwood ya está de vuelta de todo. Le importa un pimiento si su apoyo a Donald Trump le comporta enemigos o si su definición actual de la generación de mariquitas traspasa lo políticamente correcto y ofende al personal. Tampoco su filmografía parece importarle demasiado. Pocos reparos ha tenido en presentar auténticos bodrios como Jersey boys o cintas mediocres como Más allá de la vida o El francotirador. En su historial ya se encuentran Los puentes de Madison, Sin perdón, Mystic River o Million dollar baby. Ya no necesita reivindicarse. Mucho menos con 86 años, la edad suficiente para restar trascendencia a esta época de polémicas efímeras. El actor ya se labró su carrera como director y ahora corresponde al público determinar si su talento sigue en forma o se mantiene gracias a una base de fieles seguidores.

Sully corresponde a esa cada vez más amplia y frecuente lista de películas en su carrera que simplemente alcanzan la corrección, adoptando ese tono grandilocuente y pat…

MOONLIGHT | Camaleón a la fuerza

Una historia sobre homosexualidad dentro de la comunidad negra parecía una vuelta de tuerca, un quién da más dentro del cine de denuncia social que podría suponer el reclamo perfecto para una Academia de Hollywood deseando resarcir sus pecados discriminatorios. Por suerte, Moonlight no pertenece a ese grupo de cintas que buscan a toda costa la exaltación, que se convierten en estandartes de la lucha contra la opresión de la hegemonía blanca y heterosexual. La propuesta de Barry Jenkins es mucho más valiosa, ya que con su premisa y, sobre todo, su puesta en escena, logra abarcar un sentimiento prácticamente universal, el del miedo a la propia identidad.

Little, Chorin y Black no son sólo los tres actos en los que se divide la trama sino las tres fases de un complicado proceso de asimilación personal, el que sufre un niño, adolescente y adulto lidiando consigo mismo y su entorno de barrio marginal en Miami. Esta vez la marginación no surge del racismo sino desde dentro, desde el propio …