Ir al contenido principal

Más cerca de Las dos torres que de El imperio contraataca

Katniss Everdeen ha vuelto por todo lo alto, reventando las taquillas de medio mundo, superando incluso a la saga Crepúsculo, y gozando además con el beneplácito de toda la crítica, que de forma inusual ha acogido a un blockbuster para adolescentes con los brazos abiertos. Las reacciones le pegan un giro de 180 grados al dicho de segundas partes nunca fueron buenas y colocan a En llamas por encima de su predecesora. ¿Merecido encumbramiento? Ni mucho menos.

Desconozco los motivos que nos han llevado a esta espiral de euforia colectiva hacia la segunda parte los Los juegos del hambre. Algunos hablan de un tratamiento más profundo de los personajes, otros de una gran evolución de la saga, osándola comparar con El imperio contraataca. Elogios en todo caso desorbitados que lo único que generan son falsas expectativas.

Porque lo primero que se encuentra el ansioso espectador es con un arranque condenadamente lento, que algunos justifican precisamente con ese pretexto de perfilar de forma más precisa a los protagonistas. No está de más exigir una buena descripción de los personajes de una cinta de ciencia ficción pero el reto consiste en hacerlo sin olvidar que la esencia de esta trilogía (o tetralogía) para adolescentes es puramente la acción. Y esta no llega hasta la mitad del metraje, después del interminable tour de la victoria, tren arriba tren abajo, de Katniss y Peeta por los doce distritos.

Puestos a demandar, la revolución que se desata en la población después de la victoria de Everdeen en la primera entrega no está suficientemente contextualizada, por mucho que la narre el mismísimo Donald Sutherland. Tampoco la desconfianza del pueblo hacia la historia de amor entre la heroína y su compañero de fatigas. Cuesta asimilar el momento boda con vestido de novia de última generación. Pero como decía, la credibilidad no es el leit motiv de la película, lo es el juego por la supervivencia.

Lo peor es que cuando por fin llegan los septuagésimo quintos Juegos del hambre, la excusa perfecta para volver a poner a Katniss contra las cuerdas, nos invade una terrible sensación de déjà vu. Se repite de manera descarada la estructura de la primera parte, con la presentación de los contrincantes, la puesta de largo en cuádrigas, la cuenta atrás, la lucha en la arena, pero evidentemente sin el factor sorpresa de la predecesora. La tensión de los segundos previos al juego ya no se palpa pero al menos levantan la adrenalina una niebla venenosa, una manada de monos salvajes y una rueda gigante en forma de reloj. Algo es algo.

No cabe duda de que En llamas es tan sólo un puente entre la introducción y el desenlace de Los juegos del hambre. Si le sucedió a Peter Jackson con Las dos torres que menos que a un director tan desigual en el manejo de taquillazos como Francis Lawrence. Pero que nadie la venda como un paradigma de las secuelas porque ni evoluciona, ni oscurece ni desde luego sorprende. Es tan sólo un trámite fácil para la que esperemos sea una apoteosis final.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Sin etiquetas

Qué gran golpe nos habría propinado Tomboy si desconociéramos el argumento de la cinta antes de entrar en la sala. Con la boca abierta nos habría dejado esa escena en la que el hasta el momento protagonista de la cinta, un niño de 10 años, se levanta de la bañera y nos desvela que en realidad tiene vagina. Tan valiente como esa imagen de una menor desnuda, irreproducible en otra cinematografía que no sea la francesa, hubiera sido mantener el secreto hasta ese instante. La experiencia habría sido inmejorable.

Pero el marketing manda y había que vender la película de alguna manera. Difícil resistirse a la tentación de titular con el reclamo de una niña que se hace pasar por chico. Es probable que de otra forma sólo unos pocos aventurados se hubiesen atrevido a verla, así que bienvenida la estrategia de venta si con ella se consiguen más espectadores para una cinta modesta, silenciosa, pero que seguro es la más gratificante de una cartelera de puente de mayo tan desalentadora.

Más que el…

Las 12 mejores escenas de Breaking Bad a las puertas del ansiado final

Nueva fecha para marcar en la historia de la televisión. El próximo 29 de septiembre finaliza Breaking bad, que sin desvelarnos todavía su desenlace ya se ha hecho un hueco en el olimpo de las grandes series, ese lugar sagrado donde cohabitan Los soprano y The wire. Si se mantiene el nivel de esta quinta temporada, el capítulo promete despedirse por todo lo alto. Pero en caso de que Vince Gilligan, su creador, no cumpla con las enormes expectativas, puede descansar tranquilo. Nos deja para el recuerdo una retahíla de escenas memorables. Lo que viene a continuación no es más que el botón de una muestra inabarcable de grandes momentos.


1. Primera escena (1x01 - Pilot)
Si la regla de oro de toda novela es captar al lector desde la primera frase, desde luego esa pareció ser la consigna seguida también por Vince Gilligan en Breaking bad. Un hombre en calzoncillos y una máscara antigás conduce histéricamente una autocaravana por una carretera desierta de Nuevo México. A su lado, el copiloto…