Ir al contenido principal

Haya paz (y justicia) para Coronado

Lleva toda la semana Pedro Chucky Piqueras informando a sus televidentes de las excelencias de No habrá paz para los malvados. No es que el presentador de repente le haya cogido tanto cariño al cine como a las tragedias. Seguimiento tan especial tiene una explicación menos sentimental. Y es que la nueva película de José Coronado está producida por Telecinco Cinema y ya conocemos la afición de esta cadena por el autobombo, capaz de inundar toda la parrilla desde primera hora de la mañana hasta el último informativo de madrugada. Pero el corporativismo tiene dos graves problemas: es subjetivo y genera demasiadas expectativas.

Que la película ha recibido el respaldo unánime de la crítica no es una exageración. Todos los medios, y no únicamente los de Mediaset, han destacado la buena acogida que ha obtenido el filme de Enrique Urbizu en el Festival de San Sebastián. Algunas críticas la han condecorado incluso con el máximo número de estrellas. Un efecto contagio imparable que conviene matizar, puesto que película y actor no están al mismo nivel de brillantez, aunque ambos en su conjunto superen de lejos la media de calidad de nuestro cine.

El trabajo de José Coronado en No habrá paz para los malvados es indiscutiblemente soberbio. Un actor que siempre ha dado la talla en series de evidente y dudosa calidad (Acusados, ejemplo de lo primero, R.I.S., de lo segundo), que ya se hizo notar con papeles brillantes en La caja 507 o La vida de nadie, certifica ahora que es uno de los grandes del cine español. La alargada sombra de Javier Bardem se ha visto de golpe invadida por un clásico de nuestro panorama que hasta ahora no había obtenido el debido reconocimiento. Santos Trinidad es la catapulta que eleva a Coronado del terreno de los atores eficientes al firmamento de las estrellas con prestigio.

Sin embargo, no hay que dejarse llevar por la emoción de una interpretación a todos ojos magistral. No habrá paz para los malvados es una buena cinta de suspense, en parte también gracias al impecable trabajo del resto de actores, pero su excesiva meticulosidad a la hora de narrar una investigación que se inicia en un prostíbulo y termina en un atentado terrorista, pasando por el tráfico de drogas, la convierte en una maraña de nombres y conexiones de difícil digestión.

El arranque de la película es demasiado prometedor. Un veterano policía, alcohólico perdido, versión seria de José Luis Torrente, mata sin compasión a tres miembros de un club nocturno. Mientras intenta borrar las huellas de su crimen, un testigo huye despavorido del local. El agente utilizará todos los medios policiales a su alcance para acabar con él, pero en su búsqueda se topará con las pistas de un caso de mucha mayor envergadura, que investiga la implacable jueza Chacón (brillante Helena Miquel).

Entre ese inicio y un final sugerente y magistral, de los mejores que se ha rodado en este país, asistimos a todas y cada una de las pesquisas policiales de Santos Trinidad y la jueza. No puede negarse la exhaustividad de la trama, ni tampoco la impecable factura del montaje, pero conviene preguntarse qué objetivo persigue tanta minuciosidad. ¿Para denunciar la corrupción política y policial? ¿Cómo reflexión sobre el inseguro mundo en el que vivimos? Lo que está claro es que Urbizu sacrifica la intriga y la acción más propias de un thriller por un desarrollo que desinfla las enormes expectativas de la cinta. Mientras, Santos Trinidad, en solitario, sin el respaldo de un filme que no está a la altura de su protagonista, pasará a la historia como uno de los grandes personajes del cine español.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Sin etiquetas

Qué gran golpe nos habría propinado Tomboy si desconociéramos el argumento de la cinta antes de entrar en la sala. Con la boca abierta nos habría dejado esa escena en la que el hasta el momento protagonista de la cinta, un niño de 10 años, se levanta de la bañera y nos desvela que en realidad tiene vagina. Tan valiente como esa imagen de una menor desnuda, irreproducible en otra cinematografía que no sea la francesa, hubiera sido mantener el secreto hasta ese instante. La experiencia habría sido inmejorable.

Pero el marketing manda y había que vender la película de alguna manera. Difícil resistirse a la tentación de titular con el reclamo de una niña que se hace pasar por chico. Es probable que de otra forma sólo unos pocos aventurados se hubiesen atrevido a verla, así que bienvenida la estrategia de venta si con ella se consiguen más espectadores para una cinta modesta, silenciosa, pero que seguro es la más gratificante de una cartelera de puente de mayo tan desalentadora.

Más que el…

Refugiados, otra víctima del hype desorbitado

Lancemos desde aquí una advertencia a nuestras televisiones. Dejen de promocionar sus nuevas apuestas de ficción como la panacea de la ficción española, como el antes y el después que nos equiparará de una vez por todas con el panorama televisivo internacional. Traslademos también el aviso a nuestros compañeros periodistas. Avísennos cuando realmente un producto de nuestro país rompa esquemas, aporte auténticas novedades y no esté en todo momento con el ojo puesto en los grandes referentes, los que marcan tendencia. Porque de todo el arsenal de grandes novedades que nos esperaban esta temporada, sólo una, El ministerio del tiempo, ha asumido un gran riesgo y pulverizado moldes. 
Flaco favor le hacemos a las productoras españolas si generamos excesiva y precipitada expectación con propuestas que, sólo faltaría, se adecuan a los nuevos tiempos pero que en realidad no tienen ni tendrán un peso determinante en el mercado internacional. Desde el momento en que, tanto desde los medios como …