Ir al contenido principal

Nueva promesa del suspense

El thriller vive desde hace tiempo una época dorada en el cine español. Desde que un buen día Amenábar presentara su brillante opera prima Tesis son ya muchos los realizadores que han ido desfilando por nuestras pantallas con producciones de suspense de altísima calidad. Juan Antonio Bayona, Guillem Morales, Juan Carlos Fresnadillo. Si por algo han destacado fuera de nuestras fronteras es por haber arriesgado en un género que parecemos dominar a la perfección.

Esta introducción sería idónea si no fuera porque el director de La cara oculta no es precisamente español. Andrés Baiz, más conocido como Andi, es colombiano y estrena ahora su segundo largometraje tras la aplaudida Satanás. Salvo ese detalle sin importancia, podemos afirmar sin miedo a provocar conflictos de identidad, que Baiz encaja como un guante en esa lista de grandes promesas del cine español con mucho que decir en el terreno del thriller.

Atmósfera inquietante, giros argumentales, excelente factura. Son algunas de las bazas con las que han jugado películas como El orfanato o El habitante incierto y que La cara oculta toma como referencia. El filme trabaja los tiempos con absoluta precisión, a un ritmo intrigante que no desfallece en ningún momento. La inspiración, que no plagio, no sólo se reduce a la forma sino que también alguna trama del argumento nos retrotrae fugazmente a los prodigios de Bayona y Morales. Pero aún así, Baiz es capaz de ofrecer una trama adictiva y, a pesar de todo, novedosa.

La cara oculta sólo tiene un gran problema. La necesaria promoción de la película ha decidido destripar sin miramientos el principal giro argumental de la historia, no sólo en los tráilers para televisión y en el propio cartel sino incluso en el título que han decidido darle al filme al otro lado del charco. No citaré aquí la palabra mágica para no formar parte de ese atentado spoileante llevado a cabo desde dentro, pero resulta curioso comprobar cómo algunas distribuidoras deciden arrojar piedras sobre su propio tejado.

El argumento se centra en Adrián, un director de orquesta recién fichado por la Filarmónica de Bogotá y cuya novia ha desaparecido después de abandonarle con un mensaje de despedida en la cámara de fotos. En plena borrachera, el joven conoce a una camarera con la que comenzará una nueva relación. En su imponente caserón, la chica empezará a experimentar fenómenos extraños. Y hasta ahí debería poder leerse para disfrutar al máximo de la trama.

Ya conocíamos el don de Quim Gutiérrez, y que muchos actores persiguen, de la naturalidad. Hemos podido seguir su evolución desde prácticamente la niñez. En cambio, a Clara Lago la teníamos algo más perdida desde que estuviera nominada al Goya a mejor actriz revelación por El viaje de Carol. De ahí que su papel en La cara oculta sea el más sorprendente de todo el metraje. La aportación de ambos actores, jóvenes y en racha, supone el broche de oro para esta elegante cinta de suspense.

Pero si ver a Quim Gutiérrez ataviado con frac y dirigiendo una orquesta no resultara suficiente experiencia sensorial, Baiz decide regalarnos también una exquisita puesta en escena, regada con planos meticulosamente estudiados y una banda sonora a la altura de una sinfónica. Los filmes que, como este, se alargan demasiado a la hora de desvelar el misterio principal suelen acelerarse después con resoluciones atropelladas. Sin embargo, en este caso el preámbulo sirve después para engrandecer la segunda parte de la cinta, no como meros flashbacks sino como nuevos y sugerentes puntos de vista. De esta manera, de principio a final, nada en La cara oculta se deja al azar, primero de los requisitos para poder convertirse en un maestro del thriller.

Comentarios

Izengabe ha dicho que…
Vamos, que la película es colombiana, ya me pareció raro cuando lo vi en Filmaffinity... Estaba claro que sería por el director...

Tiene buena pinta, me la apunto para ver en unos meses, aunque la Lago no me gusta nada, me parece un poco repelente, pero Quim contrarresta
POLE.T. ha dicho que…
Ya conoces mi predilección por Quim, pero aunque me cueste admitirlo, ella está incluso mejor que él! Muy buena la peli, me sorprendió.

Entradas populares de este blog

EMMYS 2016: Las nominaciones ideales en Drama

Un año más, los Emmy anuncian sus nominaciones rodeados de las inevitables polémicas por sus destacadas ausencias. Esta edición no iba a ser menos. Los olvidos nuevamente han sido más sonados que los aciertos, movidos por una inercia que suele ser la tónica en los premios más importantes de la televisión mundial. Sin embargo, esta vez los académicos han decidido dar una alegría a aquellos que veníamos reivindicando The Americans como una de las mejores series actuales. Tanto la creación de Joe Weisberg como sus protagonistas, Keri Russell y Matthew Rhys, han logrado por fin el reconocimiento de unos galardones que los han ignorado sistemáticamente durante sus tres primeras temporadas. Son la excepción de unos Emmy que han decidido pasar de largo nuevamente de The Affair y The Leftovers, sin duda, dos de las producciones más destacadas en los dos últimos años. Por eso mismo, y por otros importantes resbalones, ahí van mis nominaciones ideales en la categoría dramática.

MEJOR SERIE DRAM…

Un Eastwood de retirada

Clint Eastwood ya está de vuelta de todo. Le importa un pimiento si su apoyo a Donald Trump le comporta enemigos o si su definición actual de la generación de mariquitas traspasa lo políticamente correcto y ofende al personal. Tampoco su filmografía parece importarle demasiado. Pocos reparos ha tenido en presentar auténticos bodrios como Jersey boys o cintas mediocres como Más allá de la vida o El francotirador. En su historial ya se encuentran Los puentes de Madison, Sin perdón, Mystic River o Million dollar baby. Ya no necesita reivindicarse. Mucho menos con 86 años, la edad suficiente para restar trascendencia a esta época de polémicas efímeras. El actor ya se labró su carrera como director y ahora corresponde al público determinar si su talento sigue en forma o se mantiene gracias a una base de fieles seguidores.

Sully corresponde a esa cada vez más amplia y frecuente lista de películas en su carrera que simplemente alcanzan la corrección, adoptando ese tono grandilocuente y pat…

MOONLIGHT | Camaleón a la fuerza

Una historia sobre homosexualidad dentro de la comunidad negra parecía una vuelta de tuerca, un quién da más dentro del cine de denuncia social que podría suponer el reclamo perfecto para una Academia de Hollywood deseando resarcir sus pecados discriminatorios. Por suerte, Moonlight no pertenece a ese grupo de cintas que buscan a toda costa la exaltación, que se convierten en estandartes de la lucha contra la opresión de la hegemonía blanca y heterosexual. La propuesta de Barry Jenkins es mucho más valiosa, ya que con su premisa y, sobre todo, su puesta en escena, logra abarcar un sentimiento prácticamente universal, el del miedo a la propia identidad.

Little, Chorin y Black no son sólo los tres actos en los que se divide la trama sino las tres fases de un complicado proceso de asimilación personal, el que sufre un niño, adolescente y adulto lidiando consigo mismo y su entorno de barrio marginal en Miami. Esta vez la marginación no surge del racismo sino desde dentro, desde el propio …