Ir al contenido principal

Nueva promesa del suspense

El thriller vive desde hace tiempo una época dorada en el cine español. Desde que un buen día Amenábar presentara su brillante opera prima Tesis son ya muchos los realizadores que han ido desfilando por nuestras pantallas con producciones de suspense de altísima calidad. Juan Antonio Bayona, Guillem Morales, Juan Carlos Fresnadillo. Si por algo han destacado fuera de nuestras fronteras es por haber arriesgado en un género que parecemos dominar a la perfección.

Esta introducción sería idónea si no fuera porque el director de La cara oculta no es precisamente español. Andrés Baiz, más conocido como Andi, es colombiano y estrena ahora su segundo largometraje tras la aplaudida Satanás. Salvo ese detalle sin importancia, podemos afirmar sin miedo a provocar conflictos de identidad, que Baiz encaja como un guante en esa lista de grandes promesas del cine español con mucho que decir en el terreno del thriller.

Atmósfera inquietante, giros argumentales, excelente factura. Son algunas de las bazas con las que han jugado películas como El orfanato o El habitante incierto y que La cara oculta toma como referencia. El filme trabaja los tiempos con absoluta precisión, a un ritmo intrigante que no desfallece en ningún momento. La inspiración, que no plagio, no sólo se reduce a la forma sino que también alguna trama del argumento nos retrotrae fugazmente a los prodigios de Bayona y Morales. Pero aún así, Baiz es capaz de ofrecer una trama adictiva y, a pesar de todo, novedosa.

La cara oculta sólo tiene un gran problema. La necesaria promoción de la película ha decidido destripar sin miramientos el principal giro argumental de la historia, no sólo en los tráilers para televisión y en el propio cartel sino incluso en el título que han decidido darle al filme al otro lado del charco. No citaré aquí la palabra mágica para no formar parte de ese atentado spoileante llevado a cabo desde dentro, pero resulta curioso comprobar cómo algunas distribuidoras deciden arrojar piedras sobre su propio tejado.

El argumento se centra en Adrián, un director de orquesta recién fichado por la Filarmónica de Bogotá y cuya novia ha desaparecido después de abandonarle con un mensaje de despedida en la cámara de fotos. En plena borrachera, el joven conoce a una camarera con la que comenzará una nueva relación. En su imponente caserón, la chica empezará a experimentar fenómenos extraños. Y hasta ahí debería poder leerse para disfrutar al máximo de la trama.

Ya conocíamos el don de Quim Gutiérrez, y que muchos actores persiguen, de la naturalidad. Hemos podido seguir su evolución desde prácticamente la niñez. En cambio, a Clara Lago la teníamos algo más perdida desde que estuviera nominada al Goya a mejor actriz revelación por El viaje de Carol. De ahí que su papel en La cara oculta sea el más sorprendente de todo el metraje. La aportación de ambos actores, jóvenes y en racha, supone el broche de oro para esta elegante cinta de suspense.

Pero si ver a Quim Gutiérrez ataviado con frac y dirigiendo una orquesta no resultara suficiente experiencia sensorial, Baiz decide regalarnos también una exquisita puesta en escena, regada con planos meticulosamente estudiados y una banda sonora a la altura de una sinfónica. Los filmes que, como este, se alargan demasiado a la hora de desvelar el misterio principal suelen acelerarse después con resoluciones atropelladas. Sin embargo, en este caso el preámbulo sirve después para engrandecer la segunda parte de la cinta, no como meros flashbacks sino como nuevos y sugerentes puntos de vista. De esta manera, de principio a final, nada en La cara oculta se deja al azar, primero de los requisitos para poder convertirse en un maestro del thriller.

Comentarios

Izengabe ha dicho que…
Vamos, que la película es colombiana, ya me pareció raro cuando lo vi en Filmaffinity... Estaba claro que sería por el director...

Tiene buena pinta, me la apunto para ver en unos meses, aunque la Lago no me gusta nada, me parece un poco repelente, pero Quim contrarresta
POLE.T. ha dicho que…
Ya conoces mi predilección por Quim, pero aunque me cueste admitirlo, ella está incluso mejor que él! Muy buena la peli, me sorprendió.

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Las 12 mejores escenas de Breaking Bad a las puertas del ansiado final

Nueva fecha para marcar en la historia de la televisión. El próximo 29 de septiembre finaliza Breaking bad, que sin desvelarnos todavía su desenlace ya se ha hecho un hueco en el olimpo de las grandes series, ese lugar sagrado donde cohabitan Los soprano y The wire. Si se mantiene el nivel de esta quinta temporada, el capítulo promete despedirse por todo lo alto. Pero en caso de que Vince Gilligan, su creador, no cumpla con las enormes expectativas, puede descansar tranquilo. Nos deja para el recuerdo una retahíla de escenas memorables. Lo que viene a continuación no es más que el botón de una muestra inabarcable de grandes momentos.


1. Primera escena (1x01 - Pilot)
Si la regla de oro de toda novela es captar al lector desde la primera frase, desde luego esa pareció ser la consigna seguida también por Vince Gilligan en Breaking bad. Un hombre en calzoncillos y una máscara antigás conduce histéricamente una autocaravana por una carretera desierta de Nuevo México. A su lado, el copiloto…

ESPECIAL SITGES 2017 | A GHOST STORY | La muerte desde la muerte

El amor y la muerte conforman un pack muy jugoso para el cine, que ha sabido retratarlo desde todos los ángulos posibles. Pero quién iba a decirnos que las reflexiones más desgarradoras y clarividentes sobre el vacío emocional llegarían de la mano de la ciencia ficción, de un relato imaginario que con una intencionada apuesta formal sitúa el punto de vista en un fantasma de sábana blanca. Una presencia sin expresión que observa la evolución de su entorno tras su fallecimiento. Una mirada sin ojos, un cuerpo sin forma ni voz que transmite más emociones que tantos otros intentos fallidos.

Es una lástima que esa apuesta formal lastre en cierta forma la apabullante evolución del metraje. A Ghost Story arranca petulante, encantada de conocerse, sometiendo al espectador a auténticos actos de fe, como vislumbrar a Rooney Mara en plano fijo degustando un pastel durante varios interminables minutos. Algunos lo han calificado de hipster en su sentido más peyorativo. Su formato cuadrado con bord…