Ir al contenido principal

SHOCKS SEMANALES #15

El tráiler de Carnage
¿Nueva nominación para Kate Winslet? ¿Resurgimiento definitivo de Jodie Foster? Paren atención a este tráiler porque, sin duda, ambas actrices se dejan la piel en la nueva película de Roman Polanski, una adaptación de la obra de teatro Un dios salvaje, que aquí protagonizaron Maribel Verdú y Aitana Sánchez-Gijón. El argumento es simple: dos matrimonios se reúnen para solucionar una pelea escolar entre sus hijos y terminan comportándose peor que ellos. Humor hilarante con crítica social que ya huele a Oscar.

Tatiana y la telebasuraTengo una visión particular, y discutible, del concepto telebasura. Suelo defender a Sálvame y compañía porque sus contenidos forman parte de un guión en busca de polémicas prefabricadas, plenamente ficticias. La auténtica mierda surge cuando se escarba en las miserias de personas ajenas al circo. Y eso es justo lo que sucedió el pasado viernes cuando una inocente Tatiana (recién llegada de Supervivientes) acudió al programa pensando que su testimonio serviría de ejemplo para otras mujeres maltratadas. Cuéntanos cómo te violaron, cómo intentaste acabar con tu vida, le insistían a pesar de su angustioso llanto. Su visita para lo único que sirvió es como ejemplo de absoluta falta de tacto y escrúpulos. Pura telebasura.

Póster de American Horror Story
Con cuentagotas nos llega la promoción de una de las series más esperadas de la nueva temporada, pero con cada pequeña dosis aumenta más si cabe el grado de expectación. Tras los inquietantes teasers, ahora es el turno de un póster terroríficamente bello. Un ser revestido de látex amenaza a una embarazada tendida de forma muy sensual sobre una habitación roja. Imagen que nada tiene que ver con la sinopsis oficial de una serie que parece mezclar terror, erotismo y elementos paranormales de forma bastante inusual. ¿Entenderemos algo? No tengo ni idea pero, de momento, nos tiene embobados.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

ÓRBITA 9 | Una odisea pseudoespacial

A Órbita 9 le ha pasado lo mismo que le ocurrió en su día a Blancanieves con The Artist o a La isla mínima con True detective. La todopoderosa Hollywood lastró en cierta forma sus innovadoras propuestas adelantándose en su estreno. Y es que el mismo día que llega a nuestras pantallas esta ambiciosa coproducción española y colombiana aterrizan Jake Gyllenhaal y Ryan Reynolds con Life, aunque la referencia que claramente lapida toda posibilidad de sorpresa llegó semanas antes con Passengers. Hay escenas de la cinta española que recuerdan sobremanera a la superproducción protagonizada por Jennifer Lawrence. Pero este tercer caso de simultaneidad de estrenos entre Estados Unidos y España difiere de los dos anteriores en una pequeña particularidad. No importa cuál se estrenó primero ni cuánto influyó en su resonancia. Ambos han resultado de lo más prescindibles.

De entrada, ha sido la propia promoción de la película la que ha echado por tierra el único giro argumental por el que merecería…

Sin etiquetas

Qué gran golpe nos habría propinado Tomboy si desconociéramos el argumento de la cinta antes de entrar en la sala. Con la boca abierta nos habría dejado esa escena en la que el hasta el momento protagonista de la cinta, un niño de 10 años, se levanta de la bañera y nos desvela que en realidad tiene vagina. Tan valiente como esa imagen de una menor desnuda, irreproducible en otra cinematografía que no sea la francesa, hubiera sido mantener el secreto hasta ese instante. La experiencia habría sido inmejorable.

Pero el marketing manda y había que vender la película de alguna manera. Difícil resistirse a la tentación de titular con el reclamo de una niña que se hace pasar por chico. Es probable que de otra forma sólo unos pocos aventurados se hubiesen atrevido a verla, así que bienvenida la estrategia de venta si con ella se consiguen más espectadores para una cinta modesta, silenciosa, pero que seguro es la más gratificante de una cartelera de puente de mayo tan desalentadora.

Más que el…