Ir al contenido principal

¿El retorno de la simiomanía?

Imaginen a la orca Willy urdiendo un plan con los delfines para huir de la esclava vida en el acuario. O a Beethoven pasando de llevarle las zapatillas a su amo y reclamando sus derechos como perro autosuficiente. Algo parecido es lo que nos plantea El origen del planeta de los simios, una fauna alzada en armas y en contra de la prepotencia humana. Si Willy y Beethoven nos despertaban ternura probablemente era por su papel de víctimas. Sin embargo, aquí los simios no adoptan ese rol pasivo y, más que producirnos pena, lo que nos provocan es auténtico pavor.

Siempre nos habían dicho que los animales no piensan, que reaccionan ante estímulos. Hasta que el hombre decidió experimentar con ellos una serie de fármacos contra el Alzhéimer que los dotó de una inteligencia superior a la humana. Ese es el argumento con el que han decidido explicarnos la trama de El planeta de los simios los mandamases de la Fox. El original de finales de los años 60, protagonizado por Charlton Heston, dejaba volar la imaginación del espectador, daba pie a todo tipo de interpretaciones. Esta actualización de la saga, sin embargo, lo deja todo bien mascadito, allanando el camino para un nuevo remake tras el fallido intento de Tim Burton.

Si para algo puede servir El origen del planeta de los simios es para recuperar la cinta que dio pie a todo el fenómeno. Aunque el paso de los años se deja notar evidentemente en los efectos especiales, ocurre justo el efecto contrario con los guiones. Parecían dirigidos a un público más inteligente. Esta precuela recién sacada de la manga no sólo sigue el esquema de un crescendo que pone a prueba la paciencia del personal hasta alcanzar el clímax final. También se nutre de la película original para contar lo mismo pero al revés (está plagada de guiños a su antecesora), aunque con idéntico mensaje.

Si allí Charlton Heston era la víctima de unos monos en posesión de la superioridad racional, aquí el damnificado por la inferioridad moral es Caesar, el simio que comienza a experimentar dotes extraordinarias gracias al medicamento desarrollado por el científico Will (correcto James Franco). Allí el mensaje venía revestido con metáfora. Aquí es tan evidente, que hasta un mono sin las neuronas estimuladas sería capaz de interpretarlo.

Aún así, la película tampoco supone un insulto para las mentes relajadas del verano. Como parecen repetir al unísono la mayoría de críticos, se trata de un entretenimiento inteligente, que revitaliza la saga de manera menos hiriente que sus secuelas de los años 70, nacidas a rebufo del éxito inesperado. Lo que más preocupa ahora es comprobar el rumbo que tomará este nuevo experimento después de la gran acogida en su primer fin de semana (54 millones de dólares en Estados Unidos). ¿Seguirán explotando el origen de la historia? ¿O probarán suerte con un tercer remake del original? Ambas cosas inquietan.

Comentarios

quest ha dicho que…
Hmmm... qué experimento más raro, no¿? Parece que la crisis de ideas es peor de lo que se imaginaba!!
POLE.T. ha dicho que…
A mi me sirvió al menos para recuperar la original, que la veía de pequeño, y comprobar que está muuuucho mejor!
quest ha dicho que…
La original es una de esas pelis que de pequeño te impacta y no la olvidas nunca, no te parece?? Yo recuerdo hasta dónde y con quién vi ese apoteósico final.
POLE.T. ha dicho que…
Yo recuerdo tenerla de fondo varias veces mientras la veían mis padres, pero nunca la llegué a ver entera. Lástima que el final ya lo tenía spoileadísimo... Me quedé con las ganas de ver la secuela, pero vi el trailer y comienza a desvariar que da gusto!
quest ha dicho que…
Yo llegué joven e inocente al final. Momentazo.
POLE.T. ha dicho que…
Sí, dicen que es de los mejores de la historia del cine y no me extraña.
POLE.T. ha dicho que…
Oye, en Vigo programan Super 8 + ET en los Yelmo! Lo digo porque aquí resulta que no lo hacen, son así de majos en esa cadena de cines... ET en pantalla grande! Yo quieroooo!!!
quest ha dicho que…
Eh, pues no es mala idea,... le echaré un vistazo.

Entradas populares de este blog

EMMYS 2016: Las nominaciones ideales en Drama

Un año más, los Emmy anuncian sus nominaciones rodeados de las inevitables polémicas por sus destacadas ausencias. Esta edición no iba a ser menos. Los olvidos nuevamente han sido más sonados que los aciertos, movidos por una inercia que suele ser la tónica en los premios más importantes de la televisión mundial. Sin embargo, esta vez los académicos han decidido dar una alegría a aquellos que veníamos reivindicando The Americans como una de las mejores series actuales. Tanto la creación de Joe Weisberg como sus protagonistas, Keri Russell y Matthew Rhys, han logrado por fin el reconocimiento de unos galardones que los han ignorado sistemáticamente durante sus tres primeras temporadas. Son la excepción de unos Emmy que han decidido pasar de largo nuevamente de The Affair y The Leftovers, sin duda, dos de las producciones más destacadas en los dos últimos años. Por eso mismo, y por otros importantes resbalones, ahí van mis nominaciones ideales en la categoría dramática.

MEJOR SERIE DRAM…

Un Eastwood de retirada

Clint Eastwood ya está de vuelta de todo. Le importa un pimiento si su apoyo a Donald Trump le comporta enemigos o si su definición actual de la generación de mariquitas traspasa lo políticamente correcto y ofende al personal. Tampoco su filmografía parece importarle demasiado. Pocos reparos ha tenido en presentar auténticos bodrios como Jersey boys o cintas mediocres como Más allá de la vida o El francotirador. En su historial ya se encuentran Los puentes de Madison, Sin perdón, Mystic River o Million dollar baby. Ya no necesita reivindicarse. Mucho menos con 86 años, la edad suficiente para restar trascendencia a esta época de polémicas efímeras. El actor ya se labró su carrera como director y ahora corresponde al público determinar si su talento sigue en forma o se mantiene gracias a una base de fieles seguidores.

Sully corresponde a esa cada vez más amplia y frecuente lista de películas en su carrera que simplemente alcanzan la corrección, adoptando ese tono grandilocuente y pat…

MOONLIGHT | Camaleón a la fuerza

Una historia sobre homosexualidad dentro de la comunidad negra parecía una vuelta de tuerca, un quién da más dentro del cine de denuncia social que podría suponer el reclamo perfecto para una Academia de Hollywood deseando resarcir sus pecados discriminatorios. Por suerte, Moonlight no pertenece a ese grupo de cintas que buscan a toda costa la exaltación, que se convierten en estandartes de la lucha contra la opresión de la hegemonía blanca y heterosexual. La propuesta de Barry Jenkins es mucho más valiosa, ya que con su premisa y, sobre todo, su puesta en escena, logra abarcar un sentimiento prácticamente universal, el del miedo a la propia identidad.

Little, Chorin y Black no son sólo los tres actos en los que se divide la trama sino las tres fases de un complicado proceso de asimilación personal, el que sufre un niño, adolescente y adulto lidiando consigo mismo y su entorno de barrio marginal en Miami. Esta vez la marginación no surge del racismo sino desde dentro, desde el propio …