Ir al contenido principal

Especial USA: Visitando Alcatraz

Meses antes de que se estrene una de las series más esperadas de la temporada, desembarcamos en Alcatraz, donde el gurú televisivo J.J. Abrams ha decidido ubicar su nueva producción para la Fox. Algo desprende esta mítica prisión de alta seguridad que despierta la curiosidad de todos y que de bien seguro contribuirá al éxito de la ficción protagonizada por Sam Neill. Desde luego, la combinación de este entorno único y misterioso y de la ciencia ficción marca J.J. debería suponer un motivo suficiente para augurarle a Alcatraz una buena acogida entre la audiencia.

La serie, todavía pendiente de fecha de estreno, narrará la misteriosa reaparición en la actualidad de guardianes y prisioneros de la cárcel desaparecidos décadas atrás. La encargada de la investigación será la agente Rebecca Madsen (Sarah Jones), que contará también con la ayuda del Dr. Diego Soto (supondrá el regreso de Jorge García tras el final de Perdidos), el mayor experto del mundo en Alcatraz. Sam Neill, por su parte, interpretará al jefe de una agencia gubernamental con mucho que ocultar.
Desconocemos si la serie nos obsequiará con varios exteriores de la célebre prisión. Lo más seguro es que los planos de la auténtica cárcel se reduzcan a meras cortinillas y el resto del rodaje haya tenido lugar en algún estudio de Hollywood. En todo caso, la visita a Alcatraz es una de las paradas indispensables de la ciudad de San Francisco. Aunque el paso del tiempo se deja notar en buena parte de su entorno, el interior se conserva en muy buenas condiciones. Y sobre todo mantiene la atmósfera de lo que debió ser un lugar sórdido y terrorífico. La experiencia de pasar un minuto encerrado en una celda de aislamiento ha sido una de las más sobrecogedoras de todo el viaje. Algunos prisioneros sufrieron esa tortura durante dos semanas.

Por lo que se deduce del tráiler de la serie, parece que el argumento no se centrará tanto en las vicisitudes de los presos sino más bien en la investigación en torno al misterio de las desapariciones. Más ciencia ficción que realismo carcelario. No estamos, por tanto, ante una nueva Prison break ambientada en una cárcel histórica, que sería quizá lo más deseable. En todo caso, habrá que esperar hasta el estreno para comprobar si esta vez a J.J. Abrams la trama no se le va de las manos como le ocurrió con Perdidos y como le podría estar ocurriendo con Fringe. Crucemos los dedos.


Comentarios

quest ha dicho que…
Joer, otro repor del viaje?? Yo te haría corresponsal en USA!!

Los derechos en España creo que los tiene laSexta... supongo que sabrán sacarle partido, rollo The Walking Dead. Para algo nuevo que van a ofrecer...
POLE.T. ha dicho que…
Y no acaba aquí la cosa... Todavía me queda el mejor! Ahí sí que me sentí corresponsal, corresponsal.

The walking dead va a ser más truño todavía. Quieren el doble de capítulos con la mitad de presupuesto. Y sin su creador. Abandónala.
quest ha dicho que…
Sí, yo también tengo la sensación de que irá a peor. Pero me esperaré a comprobarlo.

Entradas populares de este blog

EMMYS 2016: Las nominaciones ideales en Drama

Un año más, los Emmy anuncian sus nominaciones rodeados de las inevitables polémicas por sus destacadas ausencias. Esta edición no iba a ser menos. Los olvidos nuevamente han sido más sonados que los aciertos, movidos por una inercia que suele ser la tónica en los premios más importantes de la televisión mundial. Sin embargo, esta vez los académicos han decidido dar una alegría a aquellos que veníamos reivindicando The Americans como una de las mejores series actuales. Tanto la creación de Joe Weisberg como sus protagonistas, Keri Russell y Matthew Rhys, han logrado por fin el reconocimiento de unos galardones que los han ignorado sistemáticamente durante sus tres primeras temporadas. Son la excepción de unos Emmy que han decidido pasar de largo nuevamente de The Affair y The Leftovers, sin duda, dos de las producciones más destacadas en los dos últimos años. Por eso mismo, y por otros importantes resbalones, ahí van mis nominaciones ideales en la categoría dramática.

MEJOR SERIE DRAM…

Un Eastwood de retirada

Clint Eastwood ya está de vuelta de todo. Le importa un pimiento si su apoyo a Donald Trump le comporta enemigos o si su definición actual de la generación de mariquitas traspasa lo políticamente correcto y ofende al personal. Tampoco su filmografía parece importarle demasiado. Pocos reparos ha tenido en presentar auténticos bodrios como Jersey boys o cintas mediocres como Más allá de la vida o El francotirador. En su historial ya se encuentran Los puentes de Madison, Sin perdón, Mystic River o Million dollar baby. Ya no necesita reivindicarse. Mucho menos con 86 años, la edad suficiente para restar trascendencia a esta época de polémicas efímeras. El actor ya se labró su carrera como director y ahora corresponde al público determinar si su talento sigue en forma o se mantiene gracias a una base de fieles seguidores.

Sully corresponde a esa cada vez más amplia y frecuente lista de películas en su carrera que simplemente alcanzan la corrección, adoptando ese tono grandilocuente y pat…

MOONLIGHT | Camaleón a la fuerza

Una historia sobre homosexualidad dentro de la comunidad negra parecía una vuelta de tuerca, un quién da más dentro del cine de denuncia social que podría suponer el reclamo perfecto para una Academia de Hollywood deseando resarcir sus pecados discriminatorios. Por suerte, Moonlight no pertenece a ese grupo de cintas que buscan a toda costa la exaltación, que se convierten en estandartes de la lucha contra la opresión de la hegemonía blanca y heterosexual. La propuesta de Barry Jenkins es mucho más valiosa, ya que con su premisa y, sobre todo, su puesta en escena, logra abarcar un sentimiento prácticamente universal, el del miedo a la propia identidad.

Little, Chorin y Black no son sólo los tres actos en los que se divide la trama sino las tres fases de un complicado proceso de asimilación personal, el que sufre un niño, adolescente y adulto lidiando consigo mismo y su entorno de barrio marginal en Miami. Esta vez la marginación no surge del racismo sino desde dentro, desde el propio …