Ir al contenido principal

Especial USA: Sin rastro de Grey en Seattle

Que Anatomía de Grey se desarrolle en Seattle es una mera anécdota. La ciudad nunca ha influido ni influirá en el argumento del drama médico creado por Shonda Rimes y sólo sirve como un bonito escenario para las cortinillas de la serie, con un especial protagonismo del Space Needle, una de sus grandes atracciones turísticas. Desde esta torre de 184 metros construida en 1962 se obtienen las mejores vistas de la urbe más grande del estado de Washington.
El segundo reclamo turístico de Seattle, el Pike Place Market, aparece en Anatomía de Grey en contadas ocasiones, concretamente cada vez que se abren las puertas del ascensor del hospital y vemos su famoso letrero con letras rojas en forma de póster. Ni siquiera el centro médico en el que se desarrollan las tramas, el Seattle Grace, existe en la realidad. La fachada en la que se han rodado algunos exteriores pertenece al Veterans Hospital, no de Seatlle sino de Los Ángeles, donde se rueda íntegramente la serie.
La única ocasión en la que el equipo se desplazó a la ciudad de Washington fue en el episodio 15 de la tercera temporada, cuando uno de sus famosos ferrys choca contra el muelle y casi perdemos a la mismísima Grey (¿alguien la hubiera echado en falta?). Pero ni siquiera en esas secuencias podemos estar seguros de qué imágenes fueron rodadas in situ, porque en la mayoría se utilizó un croma. Con lo cual, podemos afirmar que Anatomía de Grey se desarrolla en una Seatlle de cartón piedra de la misma forma que se podría haber ambientado en Bellvitge. La ciudad, desde luego, tiene el atractivo suficiente para merecer un mayor protagonismo.

Comentarios

quest ha dicho que…
Yo también estaba a favor de que Meredith se ahogase en ese capítulo. Pero claro, si la tía cada día sobrevive a su propio llanto, está claro que para ella aquello fue como chapotear en un charco.
POLE.T. ha dicho que…
Tu viste ese capítulo? Estás de suerte, parece que en la octava ya nos quitarán a Meredith and company de la serie. Me planteo si dejar de verla.
quest ha dicho que…
Sí, yo vi la serie hasta que hicieron un par de capítulos seguidos intentando colarme el spin off. Y eso fue después de lo del ferry. A veces me siento coherente por haberla abandonado, pero otras me da penita, lo reconozco. Arrebatos que le dan a uno, jeje.
POLE.T. ha dicho que…
Sí, porque te has perdido algunos memorables! Pero los mejores son de las primeras. Para mi, sin duda, el de la bomba en un hombre con Christina Ricci. Espectacular!!

Entradas populares de este blog

EMMYS 2016: Las nominaciones ideales en Drama

Un año más, los Emmy anuncian sus nominaciones rodeados de las inevitables polémicas por sus destacadas ausencias. Esta edición no iba a ser menos. Los olvidos nuevamente han sido más sonados que los aciertos, movidos por una inercia que suele ser la tónica en los premios más importantes de la televisión mundial. Sin embargo, esta vez los académicos han decidido dar una alegría a aquellos que veníamos reivindicando The Americans como una de las mejores series actuales. Tanto la creación de Joe Weisberg como sus protagonistas, Keri Russell y Matthew Rhys, han logrado por fin el reconocimiento de unos galardones que los han ignorado sistemáticamente durante sus tres primeras temporadas. Son la excepción de unos Emmy que han decidido pasar de largo nuevamente de The Affair y The Leftovers, sin duda, dos de las producciones más destacadas en los dos últimos años. Por eso mismo, y por otros importantes resbalones, ahí van mis nominaciones ideales en la categoría dramática.

MEJOR SERIE DRAM…

Un Eastwood de retirada

Clint Eastwood ya está de vuelta de todo. Le importa un pimiento si su apoyo a Donald Trump le comporta enemigos o si su definición actual de la generación de mariquitas traspasa lo políticamente correcto y ofende al personal. Tampoco su filmografía parece importarle demasiado. Pocos reparos ha tenido en presentar auténticos bodrios como Jersey boys o cintas mediocres como Más allá de la vida o El francotirador. En su historial ya se encuentran Los puentes de Madison, Sin perdón, Mystic River o Million dollar baby. Ya no necesita reivindicarse. Mucho menos con 86 años, la edad suficiente para restar trascendencia a esta época de polémicas efímeras. El actor ya se labró su carrera como director y ahora corresponde al público determinar si su talento sigue en forma o se mantiene gracias a una base de fieles seguidores.

Sully corresponde a esa cada vez más amplia y frecuente lista de películas en su carrera que simplemente alcanzan la corrección, adoptando ese tono grandilocuente y pat…

MOONLIGHT | Camaleón a la fuerza

Una historia sobre homosexualidad dentro de la comunidad negra parecía una vuelta de tuerca, un quién da más dentro del cine de denuncia social que podría suponer el reclamo perfecto para una Academia de Hollywood deseando resarcir sus pecados discriminatorios. Por suerte, Moonlight no pertenece a ese grupo de cintas que buscan a toda costa la exaltación, que se convierten en estandartes de la lucha contra la opresión de la hegemonía blanca y heterosexual. La propuesta de Barry Jenkins es mucho más valiosa, ya que con su premisa y, sobre todo, su puesta en escena, logra abarcar un sentimiento prácticamente universal, el del miedo a la propia identidad.

Little, Chorin y Black no son sólo los tres actos en los que se divide la trama sino las tres fases de un complicado proceso de asimilación personal, el que sufre un niño, adolescente y adulto lidiando consigo mismo y su entorno de barrio marginal en Miami. Esta vez la marginación no surge del racismo sino desde dentro, desde el propio …