Ir al contenido principal

Especial USA: Sin rastro de Grey en Seattle

Que Anatomía de Grey se desarrolle en Seattle es una mera anécdota. La ciudad nunca ha influido ni influirá en el argumento del drama médico creado por Shonda Rimes y sólo sirve como un bonito escenario para las cortinillas de la serie, con un especial protagonismo del Space Needle, una de sus grandes atracciones turísticas. Desde esta torre de 184 metros construida en 1962 se obtienen las mejores vistas de la urbe más grande del estado de Washington.
El segundo reclamo turístico de Seattle, el Pike Place Market, aparece en Anatomía de Grey en contadas ocasiones, concretamente cada vez que se abren las puertas del ascensor del hospital y vemos su famoso letrero con letras rojas en forma de póster. Ni siquiera el centro médico en el que se desarrollan las tramas, el Seattle Grace, existe en la realidad. La fachada en la que se han rodado algunos exteriores pertenece al Veterans Hospital, no de Seatlle sino de Los Ángeles, donde se rueda íntegramente la serie.
La única ocasión en la que el equipo se desplazó a la ciudad de Washington fue en el episodio 15 de la tercera temporada, cuando uno de sus famosos ferrys choca contra el muelle y casi perdemos a la mismísima Grey (¿alguien la hubiera echado en falta?). Pero ni siquiera en esas secuencias podemos estar seguros de qué imágenes fueron rodadas in situ, porque en la mayoría se utilizó un croma. Con lo cual, podemos afirmar que Anatomía de Grey se desarrolla en una Seatlle de cartón piedra de la misma forma que se podría haber ambientado en Bellvitge. La ciudad, desde luego, tiene el atractivo suficiente para merecer un mayor protagonismo.

Comentarios

quest ha dicho que…
Yo también estaba a favor de que Meredith se ahogase en ese capítulo. Pero claro, si la tía cada día sobrevive a su propio llanto, está claro que para ella aquello fue como chapotear en un charco.
POLE.T. ha dicho que…
Tu viste ese capítulo? Estás de suerte, parece que en la octava ya nos quitarán a Meredith and company de la serie. Me planteo si dejar de verla.
quest ha dicho que…
Sí, yo vi la serie hasta que hicieron un par de capítulos seguidos intentando colarme el spin off. Y eso fue después de lo del ferry. A veces me siento coherente por haberla abandonado, pero otras me da penita, lo reconozco. Arrebatos que le dan a uno, jeje.
POLE.T. ha dicho que…
Sí, porque te has perdido algunos memorables! Pero los mejores son de las primeras. Para mi, sin duda, el de la bomba en un hombre con Christina Ricci. Espectacular!!

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

SAUVAGE | Deseando amar

¿Puede haber lugar para la ternura en un entorno tan descorazonador como el de la prostitución callejera? Sauvage no escatima esfuerzos en reflejar la crudeza de un ambiente sumamente hostil, desprovisto de toda belleza, con una sucesión de escenas terroríficas que avasallan el deseo y el placer y lo convierten en lo más cercano a la tortura. Pero a su vez, el debutante Camille Vidal-Naquet nos reserva un par o tres de momentos absolutamente hermosos, los que muestran la desesperación de un joven chapero por encontrar lo más cercano al amor.

Léo besa a sus clientes, desde jóvenes repugnantes a señores mayores en busca de compañía. No disfruta de su trabajo pero tampoco lo cosifica. Hurga entre la miseria tratando de hallar algún gesto de cariño que lo reconcilie con la humanidad. Mientras, bebe los vientos por un personaje tóxico, un compañero de fatigas que lo degrada a niveles mucho más bajos que los de su clientela. La humillación que se autoinflige resulta mucho más dolorosa q…

El portazo de Almodóvar a 'El País'

Se resistía Almodóvar la otra noche con Carlos del Amor a reconocer que La piel que habito ha supuesto un giro radical en su carrera. Los periodistas andan estos días desorientados, divididos entre los que aseguran haber visto en su último filme territorios jamás explorados, alcanzando así una supuesta madurez, y los que por el contrario se muestran convencidos de que la obra reúne todos los rasgos y manías que han hecho único al director manchego. En la entrevista que mantuvo con el seductor representante cultural de TVE no sacó de dudas a nadie: “La piel que habito no podría haber sido posible sin ninguna de mis anteriores películas”.

Almodóvar no se moja y, por tanto, toca sacar conclusiones propias. Vayamos por partes. Aseguraban que nuestro ochentero más internacional exploraba por primera vez el género de terror, territorios y atmósferas oscuras para un director con tendencia al color. En efecto, La piel que habito resulta más inquietante que sus anteriores propuestas, aunque s…