Ir al contenido principal

Especial USA: Localizaciones de Twin Peaks

Uno de los motivos que convirtieron a Twin Peaks en todo un éxito fue la atmósfera de la serie, rodada en paisajes tan fríos y sórdidos como la trama que envolvía el asesinato de Laura Palmer. El pueblo que da nombre a esta inolvidable producción de David Lynch no existe, pero el rodaje de exteriores se llevó a cabo en dos localidades muy cercanas a Seattle, Snoqualmie y North Bend, que todavía hoy logran trasladarte a la aterradora ambientación de la serie.

Al contrario de lo que podría parecer, la zona no explota para nada el fenómeno Twin Peaks. Ni siquiera en la tienda de souvenirs más cercana a las cataratas de Snoqualmie (protagonistas de la cabecera y de varias escenas) encontraremos ni una sola referencia a la serie. Sin embargo, incluso para no seguidores, la visita a este entorno natural merece la pena. No en vano, recibe un millón y medio de visitantes al año.
En lo alto de la cascada sigue vislumbrándose el hotel donde pernoctaba el agente Cooper, remodelado por completo y convertido ahora en estancia de lujo con spa incluido (y también con precios que oscilan los 300 dólares por noche). Mientras, en el centro del pueblo, a unos pocos metros en coche, encontraremos un museo de trenes entre cuyos vagones destartalados probablemente descanse el que sirvió como escena de un crimen.
Cercano a Snoqualmie se encuentra North Bend, un pequeño pueblo con mucha menos presencia turística. Y eso a pesar de contar con un reclamo para los adictos a las series: la cafetería Double R Diner, regentada por Norma Jennings y en la que el agente Cooper degustaba su deliciosa tarta de arándanos. Ahora se llama Tweedy’s y sus actuales dueños la remodelaron por completo después de sufrir un incendio. En la fachada hay numerosas referencias a Twin Peaks, incluso venden camisetas con el nombre.
Pero al traspasar la puerta del café dispuestos a cenar parecía que nunca hubiesen visto a un forastero. Todas las miradas se dirigieron a nosotros, como si de extraterrestres nos tratáramos. Eran las siete de la tarde. Iban a cerrar. El recibimiento fue tan hostil que hasta nos tembló el pulso al hacer la foto. La sensación de que los extraños no son bienvenidos se extiende a todo el pueblo. De hecho, en ambas poblaciones sólo había dos moteles de mala muerte para dormir, cuando en localidades mucho menos conocidas la oferta es amplísima. Huimos despavoridos.

Comentarios

quest ha dicho que…
¡¡¡Qué bueno!!!

Eso es aprovechar un viaje!
POLE.T. ha dicho que…
Se lo enseñé a una super fan de la serie y me hizo ver que no lo he aprovechado nada!! Había muchas más localizaciones de la serie a escasos metros!

Pero bueno, con eso ya me conformo!
POLE.T. ha dicho que…
Dios mío, mi blog recobra vida!! jajaja. Sólo tengo un fan, qué triste!!
quest ha dicho que…
JAJA... ahora tengo la condición de fan?? jaja.

Pues que te hayas parado sólo para sacar este par de fotos ya me parece admirable... pero claro, hablamos de una serie de culto, siempre habrá quien esté súper puesto sobre ella.
POLE.T. ha dicho que…
De hecho, fuimos a propósito! Estaba a sólo media hora de Seattle, no se puede obviar! Y merece la pena, el pueblo es sórdido como él solo.
Luis Ogando ha dicho que…
MUERO DE AMOR Y ENVIDIA <3 <3 <3
POLE.T. ha dicho que…
Y de miedo también. Realmente daba muuucho miedo el lugar! No explotaban nada la serie!
EL JUSTICIERO ha dicho que…
Yo estuve en la zona y me alojé en un resort cercano, fuimos al bar de Tweedy y la verdad que nos recibieron muy bien, habia una camarera gordita de unos 50 años muy simpatica y dicharachera, pero si que es cierto que no explotan mucho la serie en ambos pueblos, solo vi algunas fotografias de la serie en el pasillo que daba a los servicios del bar tweedy.

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Sin etiquetas

Qué gran golpe nos habría propinado Tomboy si desconociéramos el argumento de la cinta antes de entrar en la sala. Con la boca abierta nos habría dejado esa escena en la que el hasta el momento protagonista de la cinta, un niño de 10 años, se levanta de la bañera y nos desvela que en realidad tiene vagina. Tan valiente como esa imagen de una menor desnuda, irreproducible en otra cinematografía que no sea la francesa, hubiera sido mantener el secreto hasta ese instante. La experiencia habría sido inmejorable.

Pero el marketing manda y había que vender la película de alguna manera. Difícil resistirse a la tentación de titular con el reclamo de una niña que se hace pasar por chico. Es probable que de otra forma sólo unos pocos aventurados se hubiesen atrevido a verla, así que bienvenida la estrategia de venta si con ella se consiguen más espectadores para una cinta modesta, silenciosa, pero que seguro es la más gratificante de una cartelera de puente de mayo tan desalentadora.

Más que el…

Refugiados, otra víctima del hype desorbitado

Lancemos desde aquí una advertencia a nuestras televisiones. Dejen de promocionar sus nuevas apuestas de ficción como la panacea de la ficción española, como el antes y el después que nos equiparará de una vez por todas con el panorama televisivo internacional. Traslademos también el aviso a nuestros compañeros periodistas. Avísennos cuando realmente un producto de nuestro país rompa esquemas, aporte auténticas novedades y no esté en todo momento con el ojo puesto en los grandes referentes, los que marcan tendencia. Porque de todo el arsenal de grandes novedades que nos esperaban esta temporada, sólo una, El ministerio del tiempo, ha asumido un gran riesgo y pulverizado moldes. 
Flaco favor le hacemos a las productoras españolas si generamos excesiva y precipitada expectación con propuestas que, sólo faltaría, se adecuan a los nuevos tiempos pero que en realidad no tienen ni tendrán un peso determinante en el mercado internacional. Desde el momento en que, tanto desde los medios como …