Ir al contenido principal

Matrimonio de conveniencia

Olvídense de Super 8. La auténtica invasión alienígena la está llevando a cabo Steven Spielberg a lo largo y ancho de la pequeña y gran pantalla con su arsenal de proyectos. Lo de este hombre con los extraterrestres comienza a ser preocupante. No conforme con marcar nuestra infancia de por vida con E.T. y en menor medida con ‘Encuentros en la tercera fase’, ahora pretende retomar el furor por los bichos de otro planeta con la serie Falling Skies, la recién estrenada Super 8 y la inminente Cowboys contra aliens, todas ellas en calidad de productor.

Hasta las narices he terminado estos días viendo a todos los medios sin excepción comparar Super 8 con E.T., Encuentros en la tercera fase y Los Goonies. Sí, de acuerdo, J.J. Abrams ha decidido hacerle la pelota al rey de Hollywood y el monarca se ha dejado regalar el oído (o más bien la vista) con una sucesión de imágenes claramente inspirada en sus obsesiones. O justo al revés, el director judío tiene un ego tan grande que se ha buscado a un subalterno influyente para que el autohomenaje no resultara tan evidente.

En todo caso, muchos de los críticos deberían superar de una vez su niñez y no dejarse llevar tanto por los buenos recuerdos de la infancia a la hora de valorar una película. Está claro que Super 8 es un digno retorno al cine de los años 80, con su elogio de la amistad y de la imaginación, pero de ahí a considerarlo ya un clásico inmediato, como algunos ya se han aventurado, movidos por un furor contagioso, hay un gran trecho.

J.J. Abrams nos presenta una película entretenida que desde luego es todo un tributo a Steven Spielberg, director que gustará más o menos pero que sin duda es merecedor de todo reconocimiento. Hay situaciones directamente extraídas de su imaginario, secuencias que prácticamente calcan los filmes antes citados. Incluso la afición de los jóvenes protagonistas por grabar con cámaras domésticas es una alusión directa a sus inicios, un signo de admiración hacia Spielberg casi tan evidente como la del protagonista de Dawson crece.

Pero tampoco falta la marca J.J. Abrams en esta fusión entre dos de los grandes nombres de Hollywood. La más evidente de ellas se encuentra en la banda sonora, de nuevo a cargo de Michael Giacchino, y que tanto recuerda a los momentos trascendentales y ralentizados de Lost. La obsesión del maestro de las gafas de pasta por las presencias amenazantes, allí un humo negro, aquí un alien gigante, también es un tema recurrente en su carrera. Por no hablar de la secuencia caótica, aterradora, del descarrilamiento del tren y que enseguida nos retrotrae al piloto con el avión de Perdidos.

De hecho, podemos afirmar que Super 8 resulta prometedora hasta justo después de ese momento, sin duda el más sobresaliente de la película, el único que logra dejarnos con la boca abierta. Hasta ese instante, el filme nos va presentando a una pandilla de amigos entrañable, cuyos contratiempos para rodar una película de zombies son los que mantienen enganchado a la pantalla. El casting de pequeños actores es uno de los motivos por los que el espectador logra identificarse tanto con sus aventuras.

Sin embargo, desde el momento en que se descubre el misterio que rodea al accidente de tren, Super 8 va adquiriendo poco a poco un tono desmesurado que la convierte en un sucedáneo mal logrado de La guerra de los mundos. En el desenlace prima el despliegue de efectos especiales antes que la resolución de la trama infantil que da nombre a la película, relegada a los títulos de crédito finales. De repente, la trama que se ha ido desgranando poco a poco y de forma muy calculada, se desenfrena hacia un final acelerado e inverosímil incluso para un género de ciencia ficción.

La conclusión que se extrae de este matrimonio de conveniencia entre J.J. Abrams y Steven Spielberg es que el primero es más bueno revitalizando sagas míticas como Star trek o Misión imposible y maquinando argumentos adictivos para la televisión y que el segundo, por su parte, es mucho más sugerente cuando abandona los juguetitos que le brinda la industria audiovisual para abordar temas más arriesgados (La lista de Schindler, Munich). Finalmente, la unión entre estas dos fuerzas no ha resultado tan satisfactoria como era de esperar.

Comentarios

TAKHISISEAM ha dicho que…
Bueno, aunque no sea una maravilla, la veré.
quest ha dicho que…
Munich es de Spielberg?? No tenía ni idea!

La guerra de los mundos me pareció un bluff tan grande que la simple comparación a ella elimina todo el interés que pueda tener por ella.

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Sin etiquetas

Qué gran golpe nos habría propinado Tomboy si desconociéramos el argumento de la cinta antes de entrar en la sala. Con la boca abierta nos habría dejado esa escena en la que el hasta el momento protagonista de la cinta, un niño de 10 años, se levanta de la bañera y nos desvela que en realidad tiene vagina. Tan valiente como esa imagen de una menor desnuda, irreproducible en otra cinematografía que no sea la francesa, hubiera sido mantener el secreto hasta ese instante. La experiencia habría sido inmejorable.

Pero el marketing manda y había que vender la película de alguna manera. Difícil resistirse a la tentación de titular con el reclamo de una niña que se hace pasar por chico. Es probable que de otra forma sólo unos pocos aventurados se hubiesen atrevido a verla, así que bienvenida la estrategia de venta si con ella se consiguen más espectadores para una cinta modesta, silenciosa, pero que seguro es la más gratificante de una cartelera de puente de mayo tan desalentadora.

Más que el…

Refugiados, otra víctima del hype desorbitado

Lancemos desde aquí una advertencia a nuestras televisiones. Dejen de promocionar sus nuevas apuestas de ficción como la panacea de la ficción española, como el antes y el después que nos equiparará de una vez por todas con el panorama televisivo internacional. Traslademos también el aviso a nuestros compañeros periodistas. Avísennos cuando realmente un producto de nuestro país rompa esquemas, aporte auténticas novedades y no esté en todo momento con el ojo puesto en los grandes referentes, los que marcan tendencia. Porque de todo el arsenal de grandes novedades que nos esperaban esta temporada, sólo una, El ministerio del tiempo, ha asumido un gran riesgo y pulverizado moldes. 
Flaco favor le hacemos a las productoras españolas si generamos excesiva y precipitada expectación con propuestas que, sólo faltaría, se adecuan a los nuevos tiempos pero que en realidad no tienen ni tendrán un peso determinante en el mercado internacional. Desde el momento en que, tanto desde los medios como …