Ir al contenido principal

Matrimonio de conveniencia

Olvídense de Super 8. La auténtica invasión alienígena la está llevando a cabo Steven Spielberg a lo largo y ancho de la pequeña y gran pantalla con su arsenal de proyectos. Lo de este hombre con los extraterrestres comienza a ser preocupante. No conforme con marcar nuestra infancia de por vida con E.T. y en menor medida con ‘Encuentros en la tercera fase’, ahora pretende retomar el furor por los bichos de otro planeta con la serie Falling Skies, la recién estrenada Super 8 y la inminente Cowboys contra aliens, todas ellas en calidad de productor.

Hasta las narices he terminado estos días viendo a todos los medios sin excepción comparar Super 8 con E.T., Encuentros en la tercera fase y Los Goonies. Sí, de acuerdo, J.J. Abrams ha decidido hacerle la pelota al rey de Hollywood y el monarca se ha dejado regalar el oído (o más bien la vista) con una sucesión de imágenes claramente inspirada en sus obsesiones. O justo al revés, el director judío tiene un ego tan grande que se ha buscado a un subalterno influyente para que el autohomenaje no resultara tan evidente.

En todo caso, muchos de los críticos deberían superar de una vez su niñez y no dejarse llevar tanto por los buenos recuerdos de la infancia a la hora de valorar una película. Está claro que Super 8 es un digno retorno al cine de los años 80, con su elogio de la amistad y de la imaginación, pero de ahí a considerarlo ya un clásico inmediato, como algunos ya se han aventurado, movidos por un furor contagioso, hay un gran trecho.

J.J. Abrams nos presenta una película entretenida que desde luego es todo un tributo a Steven Spielberg, director que gustará más o menos pero que sin duda es merecedor de todo reconocimiento. Hay situaciones directamente extraídas de su imaginario, secuencias que prácticamente calcan los filmes antes citados. Incluso la afición de los jóvenes protagonistas por grabar con cámaras domésticas es una alusión directa a sus inicios, un signo de admiración hacia Spielberg casi tan evidente como la del protagonista de Dawson crece.

Pero tampoco falta la marca J.J. Abrams en esta fusión entre dos de los grandes nombres de Hollywood. La más evidente de ellas se encuentra en la banda sonora, de nuevo a cargo de Michael Giacchino, y que tanto recuerda a los momentos trascendentales y ralentizados de Lost. La obsesión del maestro de las gafas de pasta por las presencias amenazantes, allí un humo negro, aquí un alien gigante, también es un tema recurrente en su carrera. Por no hablar de la secuencia caótica, aterradora, del descarrilamiento del tren y que enseguida nos retrotrae al piloto con el avión de Perdidos.

De hecho, podemos afirmar que Super 8 resulta prometedora hasta justo después de ese momento, sin duda el más sobresaliente de la película, el único que logra dejarnos con la boca abierta. Hasta ese instante, el filme nos va presentando a una pandilla de amigos entrañable, cuyos contratiempos para rodar una película de zombies son los que mantienen enganchado a la pantalla. El casting de pequeños actores es uno de los motivos por los que el espectador logra identificarse tanto con sus aventuras.

Sin embargo, desde el momento en que se descubre el misterio que rodea al accidente de tren, Super 8 va adquiriendo poco a poco un tono desmesurado que la convierte en un sucedáneo mal logrado de La guerra de los mundos. En el desenlace prima el despliegue de efectos especiales antes que la resolución de la trama infantil que da nombre a la película, relegada a los títulos de crédito finales. De repente, la trama que se ha ido desgranando poco a poco y de forma muy calculada, se desenfrena hacia un final acelerado e inverosímil incluso para un género de ciencia ficción.

La conclusión que se extrae de este matrimonio de conveniencia entre J.J. Abrams y Steven Spielberg es que el primero es más bueno revitalizando sagas míticas como Star trek o Misión imposible y maquinando argumentos adictivos para la televisión y que el segundo, por su parte, es mucho más sugerente cuando abandona los juguetitos que le brinda la industria audiovisual para abordar temas más arriesgados (La lista de Schindler, Munich). Finalmente, la unión entre estas dos fuerzas no ha resultado tan satisfactoria como era de esperar.

Comentarios

TAKHISISEAM ha dicho que…
Bueno, aunque no sea una maravilla, la veré.
quest ha dicho que…
Munich es de Spielberg?? No tenía ni idea!

La guerra de los mundos me pareció un bluff tan grande que la simple comparación a ella elimina todo el interés que pueda tener por ella.

Entradas populares de este blog

EMMYS 2016: Las nominaciones ideales en Drama

Un año más, los Emmy anuncian sus nominaciones rodeados de las inevitables polémicas por sus destacadas ausencias. Esta edición no iba a ser menos. Los olvidos nuevamente han sido más sonados que los aciertos, movidos por una inercia que suele ser la tónica en los premios más importantes de la televisión mundial. Sin embargo, esta vez los académicos han decidido dar una alegría a aquellos que veníamos reivindicando The Americans como una de las mejores series actuales. Tanto la creación de Joe Weisberg como sus protagonistas, Keri Russell y Matthew Rhys, han logrado por fin el reconocimiento de unos galardones que los han ignorado sistemáticamente durante sus tres primeras temporadas. Son la excepción de unos Emmy que han decidido pasar de largo nuevamente de The Affair y The Leftovers, sin duda, dos de las producciones más destacadas en los dos últimos años. Por eso mismo, y por otros importantes resbalones, ahí van mis nominaciones ideales en la categoría dramática.

MEJOR SERIE DRAM…

Un Eastwood de retirada

Clint Eastwood ya está de vuelta de todo. Le importa un pimiento si su apoyo a Donald Trump le comporta enemigos o si su definición actual de la generación de mariquitas traspasa lo políticamente correcto y ofende al personal. Tampoco su filmografía parece importarle demasiado. Pocos reparos ha tenido en presentar auténticos bodrios como Jersey boys o cintas mediocres como Más allá de la vida o El francotirador. En su historial ya se encuentran Los puentes de Madison, Sin perdón, Mystic River o Million dollar baby. Ya no necesita reivindicarse. Mucho menos con 86 años, la edad suficiente para restar trascendencia a esta época de polémicas efímeras. El actor ya se labró su carrera como director y ahora corresponde al público determinar si su talento sigue en forma o se mantiene gracias a una base de fieles seguidores.

Sully corresponde a esa cada vez más amplia y frecuente lista de películas en su carrera que simplemente alcanzan la corrección, adoptando ese tono grandilocuente y pat…

MOONLIGHT | Camaleón a la fuerza

Una historia sobre homosexualidad dentro de la comunidad negra parecía una vuelta de tuerca, un quién da más dentro del cine de denuncia social que podría suponer el reclamo perfecto para una Academia de Hollywood deseando resarcir sus pecados discriminatorios. Por suerte, Moonlight no pertenece a ese grupo de cintas que buscan a toda costa la exaltación, que se convierten en estandartes de la lucha contra la opresión de la hegemonía blanca y heterosexual. La propuesta de Barry Jenkins es mucho más valiosa, ya que con su premisa y, sobre todo, su puesta en escena, logra abarcar un sentimiento prácticamente universal, el del miedo a la propia identidad.

Little, Chorin y Black no son sólo los tres actos en los que se divide la trama sino las tres fases de un complicado proceso de asimilación personal, el que sufre un niño, adolescente y adulto lidiando consigo mismo y su entorno de barrio marginal en Miami. Esta vez la marginación no surge del racismo sino desde dentro, desde el propio …