Ir al contenido principal

Bienvenidos al show de Oprah

Oprah Winfrey, la diva de la televisión estadounidense, más conocida como O, esa a la que Ana Rosa Quintana intenta emular con todas sus fuerzas, se ha convertido no sólo ya en una influenciable comentarista cinematográfica sino también en toda una empresaria del ramo a través de su productora Harpo. Desde la comodidad que conlleva ser una de las mujeres más poderosas del planeta, la presentadora siente una especial predilección por las causas benéficas, situándose en esa difusa frontera entre la solidaridad y el amarillismo.
Su última propuesta, Precious, ha logrado enternecer a buena parte de la crítica y, lo más importante, se ha situado en la lista de las diez nominadas a mejor película de la Academia de Hollywood. Toda una hazaña en la que seguro ha tenido que ver el poderosísimo altavoz que supone The Oprah Winfrey Show, programa con casi 25 años de historia y que en 2011 verá su final. Y es que todo lo que aparece en el espacio televisivo de esta presentadora transformada en deidad se convierte de inmediato en superventas. Desde luego, una película de producción propia no habrá sido la excepción.
Precious bien podría ser uno de los muchos testimonios del programa de Winfrey, en el que, tal como aplica a rajatabla su aprendiz española Ana Rosa, las historias humanas no son más que auténticos dramas en los que escarbar. En la película, como en este tipo de espacios, se hurga hasta el fondo en la herida. Todo se muestra, nada se omite. Y al espectador no le queda otro remedio que asistir al espectáculo lacrimal con el corazón encogido.
Precious es una adolescente negra, obesa y embarazada de su segundo hijo. El primer retoño es una niña con síndrome de Down a la que llaman Mongo y ambos son fruto de las reiteradas violaciones de su padre. En casa, su madre la humilla, la amenaza con sartenes y le lanza televisores. En clase, sus compañeros la humillan, la llaman foca y la empujan al suelo. Todo un drama desesperanzador que convierte a El color púrpura, la primera incursión cinematográfica de O, en una comedia romántica al uso.
Winfrey ha encontrado en la novela Push de Sapphire su historia ideal. Con el pretexto de la denuncia social, el mismo que suelen utilizar con las mujeres maltratadas, se adentra de lleno en las miserias humanas, convirtiendo a las víctimas en una mera atracción dramática. Por si no se apreciara suficiente su sello personal, la presentadora incluso tiene la desfachatez de nombrarse a sí misma en boca de la protagonista, que proclama su consejo como si de una líder espiritual se tratara.
La gran baza de este telefilme de sobremesa venido a más se encuentra, sin duda alguna, en el reparto. Sorprende que una desconocida clienta del McDonald’s pueda asumir un papel protagonista tan amargo como lo lleva a cabo Gabourey Sidibe, de la misma forma que llama la atención el irreconocible rostro de una Mariah Carey sin maquillar. Pero lo que verdaderamente eriza la piel es la impresionante actuación de Mo’nique. Los diálogos de esta madre repulsiva son el único momento en el que se agradece el sensacionalismo que derrocha Precious. Sólo una actriz de este calibre, la gran merecedora del Oscar a la mejor interpretación secundaria, podría rezumar credibilidad con un guión de telenovela del que sólo cabría esperar sobreactuación.

Comentarios

quest ha dicho que…
Me ha gustado mucho esta crítica... muy bien hilada e instructiva sobre qué es la peli... pero sin condicionar al lector. Das tu opinión sin obviedades y detallas lo relevante.

En serio, me gusta mucho cómo lo has explicado.

Enhorabuena.
Izengabe ha dicho que…
No recordaba que la peli era de Oprah, no sé mucho de ella pero por lo visto va demasiado de diva y apuesto por que esta sobrevalorada en USA, encima si como tú dices en la peli hasta la prota la idolatra... teniendo en cuenta que la idea de la peli es de la propia Oprah ese hecho echa un poco hacía atrás, ¡cuánta prepotencia!

Aún así estoy seguro de que veré la peli, pero no será en el cine... jajjaja
POLE.T. ha dicho que…
Me alegro!! Es raro, pero me suelen inspirar más las pelis que no me han gustado demasiado que las que me encantan. Cuesta mucho más argumentar, no crees?
POLE.T. ha dicho que…
Cuando ves el trailer sabes que será un dramón del siglo, pero que seguro que te gustará porque nos van los dramones. Pero luego resulta que es demasiado exagerada. Si hasta a mi madre, que iba entusiasmada, no le gustó!!

Y quería denunciar también el doblaje patético de la protagonista, una tiarrona seguramente con voz de camionero y a la que le han puesto una vocecilla de retrasada que no le pega nada. Desmerece un montón la actuación de la chica, que yo creo que lo hace genial.
quest ha dicho que…
Estoy de acuerdo, cuando algo te gusta es fácil llevarse por argumentos irracionales... mientras que si no te gusta le buscas justificación... coincido contigo en eso.

Aún así si una peli no me gusta NADA (véase Avatar) también soy irracional del todo..
POLE.T. ha dicho que…
jajajajaja!

Podriamos debatir con una especide 'A favor' y 'En contra' al puro estilo Fotogramas sobre Avatar!!
Izengabe ha dicho que…
A mi también me cuesta mucho más defender algo que me gusta que despotricar sobre algo que no me ha gustado... Desgraciadamente me parece que a casi todo el mundo le pasa lo mismo
quest ha dicho que…
Si hay que debatir sobre Avatar ya sabes de qué lado ponerme.

:D
POLE.T. ha dicho que…
A ver si un día me animo a escribir el comentario y entonces escribes tu la contra, te apetece? jajajaj
rehlu ha dicho que…
Muy buena reseña la de precious, coincido totalmente contigo, mi crítica es muy parecida, parece plagio pero sabemos que no ,,,

Mo´nique se llevará la estatuilla, no cabe ninguna duda
POLE.T. ha dicho que…
Es lo que tiene comentar las pelis, que acabas recopilando impresiones!! Lo de Oprah es que es descarado!
quest ha dicho que…
jeje... tremendo honor escribirte la contra, no sé si sabré.

Por cierto, no vas a comentar up in the air??
POLE.T. ha dicho que…
No tengo la menor duda de que sabrás! Ni que fuera yo Fernández-Santos!

Up in the air la tengo pendiente... No doy abasto!

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Especial USA: Localizaciones de Twin Peaks

Uno de los motivos que convirtieron a Twin Peaks en todo un éxito fue la atmósfera de la serie, rodada en paisajes tan fríos y sórdidos como la trama que envolvía el asesinato de Laura Palmer. El pueblo que da nombre a esta inolvidable producción de David Lynch no existe, pero el rodaje de exteriores se llevó a cabo en dos localidades muy cercanas a Seattle, Snoqualmie y North Bend, que todavía hoy logran trasladarte a la aterradora ambientación de la serie.

Al contrario de lo que podría parecer, la zona no explota para nada el fenómeno Twin Peaks. Ni siquiera en la tienda de souvenirs más cercana a las cataratas de Snoqualmie (protagonistas de la cabecera y de varias escenas) encontraremos ni una sola referencia a la serie. Sin embargo, incluso para no seguidores, la visita a este entorno natural merece la pena. No en vano, recibe un millón y medio de visitantes al año.
En lo alto de la cascada sigue vislumbrándose el hotel donde pernoctaba el agente Cooper, remodelado por completo …

PIELES | El mal gusto

Algo extraño estaba ocurriendo. El debut en la dirección de Eduardo Casanova, el eterno Fidel de Aída, apadrinado por Álex de la Iglesia y arropado por buena parte de la flor y nata del cine español, se estrenaba exclusivamente en un solo cine de la ciudad de Barcelona. Sin embargo, el fenómeno era tal que la propia taquillera de los cines Maldà, acostumbrados a las mil y una piruetas para incentivar la venta de entradas, subió perpleja al escenario para inmortalizar el llenazo antes de la proyección. 170 personas se vieron obligadas a desplazarse hasta la recóndita sala para comprobar qué nos tenía preparado el mal llamado nuevo enfant terrible del cine patrio. Finalizada la sesión, llegó la clarividencia.

Me imagino las excusas. No se apuesta por el riesgo, la industria de Hollywood lo engulle todo, el público está aborregado, las descargas ilegales. Todas ellas justificadas en muchos casos. No en este. Casanova puede sentirse afortunado de haber podido estrenar Pieles en un solo c…