Ir al contenido principal

Gran relevo generacional

Creemos que los cómics son un reducto para freakies. ¿Quién sino puede sentir tanta fascinación por una lectura tan gráfica, con personajes tan estereotipados e inverosímiles, por historias que sabemos cómo empiezan pero que jamás conoceremos cómo terminan? Pues bien, señoras y señores, en el cómic está el origen de una de las películas más gratificantes del año. Detrás de la trama de X-Men Primera Generación, cargada de elementos históricos, que para sí quisieran tantos y tantos filmes vacíos de contenido, se encuentra el autor de un tebeo. Y del estilo comiquero nacen también las imágenes más impresionantes de esta superproducción que no por llevar esa etiqueta merece menos consideración.

Es difícil defender una película fruto de tantas secuelas, precuelas y otras estrategias de una industria cinematográfica en crisis de creatividad. Se está produciendo tal despropósito con el mundo de los superhéroes, en parte motivado por las propias editoriales que como la Marvel se han puesto las pilas en el negocio, que cuesta convencer a alguien de las excelencias de una nueva vuelta de tuerca en el género. Pero estamos ante X-Men, una saga que es prácticamente una excepción en el panorama.

Mientras la mayoría de adaptaciones de cómics van pasando de mano en mano, de cajón en cajón de productoras y directores bien dispares, parece que la llamada Patrulla X va manteniendo una inusual coherencia argumental en sus diferentes entregas. Y todo se debe, según parece, a la insistencia de Bryan Singer, el responsable de las dos primeras partes, las más aplaudidas por crítica y público, y productor también de esta primera generación.

Sí, de acuerdo, el Batman de Nolan puede parecer más brillante, pero ahí está Batman&Robin para manchar eternamente el expediente de la saga. O justo lo que ocurre al revés con Superman. El último intento de revitalizar al personaje, en manos de Singer por cierto, supuso un sonoro fracaso. Los X-Men, en cambio, mantienen su esencia, su fidelidad al original, sin herir la sensibilidad de los más fieles seguidores del cómic. El listón, de momento, permanece inalterable y muy elevado.

¿Era necesaria esta precuela? Pues visto el resultado se nos antoja casi imprescindible para conocer el origen de la rivalidad entre los dos personajes principales y antagónicos de la serie, el profesor X y Magneto. Sin ser un aficionado visceral de los cómics ni de la saga cinematográfica, la amistad y posterior disputa entre ambos me ha resultado apasionante. Pocas veces el concepto de precuela ha sido concebido con tanto sentido, enlazando con las posteriores entregas de manera tan satisfactoria y emocionante.

Los fóbicos a la ciencia ficción y a los efectos especiales convendrán conmigo que X-Men entremezcla de forma muy inteligente los superpoderes con un contexto histórico reconocible, el de la Guerra Fría. La perpetua batalla entre el bien y el mal, por otro lado, no se plantea desde la superficie, hasta el punto que uno llega a empatizar con ambas posturas. Incluso el complejo y la incomprensión del superhéroe, otro de los clásicos del género, se trata de una manera más profunda de lo habitual.

Pero es que no sólo el argumento se aleja de lo simplista. La puesta en escena nos regala auténticas obras de arte, como la escena, con diálogo brillante incluido, entre el judío con sed de venganza y los nazis exiliados. Una auténtica lección sobre el buen uso de la tecnología digital. Como también es el máximo exponente la escena de la moneda atravesando un cráneo, equiparable al mejor Tarantino, capaz de encontrar la belleza en el horror y la muerte.

Aplaudimos, por tanto, esta primera generación, porque incluso en el apartado interpretativo cuesta encontrar fisuras. El tándem protagonista que conforman James McAvoy y Michael Fassbender está a la altura de los veteranos Patrick Stewart e Ian McKellen. También el fichaje de las televisivas January Jones (Mad men) y Rose Byrne (Damages) resulta todo un acierto, por no mencionar la apuesta segura que supone contar con Kevin Bacon como malvado. Ahora sólo cabe esperar que este nuevo acierto en la saga X-Men no active la máquina de hacer churros en la que se ha convertido el mundo del cómic adaptado a la gran pantalla.

Comentarios

quest ha dicho que…
Entiendo que para disfrutarla habrá que tener vistas las anteriores. Pereza. Aunque tu crítica despierta curiosidad.

La última de superheroes que vi fue El caballero oscuro y me gustó mucho. Teniendo en cuenta que la anterior había sido la última de Superman...
POLE.T. ha dicho que…
Pues no! Puedes verla sin problemas sin haber visto las siguientes. Lo que sí se disfrutan más determinados guiños. Pero la peli puede servir perfectamente para que te enganches a las siguientes.

Miedo me da el reboot (que no sé muy bien qué es pero creo que es rebautizo) de Superman!
quest ha dicho que…
Cómo¿? Habrá otra de Superman¿?

Que paren ya!!! Era mi superheroe favorito de crío. Ahora me va un perfil más atormentado, tipo Batman.
POLE.T. ha dicho que…
Claro, más acorde con tu personalidad turbadora y siniestra no? Jajaja Yo no sé con qué superheroe quedarme. Spiderman me han gustado bastante pero esta tb va a sufrir un reboot!
quest ha dicho que…
Claro, Batman me pega más!!!


Porque los demás se atormentan por sus poderes, que son distintos, blablabla... pero es que Batman no tiene ningún poder y eso me fascina!
POLE.T. ha dicho que…
Y qué actor te ha gustado más como Batman?
quest ha dicho que…
Pues no las vi todas... pero la última me encantó, así que me quedo con esa.
POLE.T. ha dicho que…
Pero no has visto la anterior de Nolan? Esa estaba muy bien tb! La tercera ya está en marcha!
quest ha dicho que…
Sí, también la vi... pero las expectativas... ya sabes... de la última no esperaba nada y de la de Nolan ya había escuchado maravillas.
POLE.T. ha dicho que…
Pero las dos son de Nolan no? Ahora no me acuerdo como se llamaba la primera!
quest ha dicho que…
Cierto, ambas son de Nolan. La primera era Batman Begins.

No hay nada como la Wikipedia para parecer listísimo!!
POLE.T. ha dicho que…
Batman begins!!! Con Katie Holmes!!! Gracias me daba pereza buscarlo en el movil

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Especial USA: Localizaciones de Twin Peaks

Uno de los motivos que convirtieron a Twin Peaks en todo un éxito fue la atmósfera de la serie, rodada en paisajes tan fríos y sórdidos como la trama que envolvía el asesinato de Laura Palmer. El pueblo que da nombre a esta inolvidable producción de David Lynch no existe, pero el rodaje de exteriores se llevó a cabo en dos localidades muy cercanas a Seattle, Snoqualmie y North Bend, que todavía hoy logran trasladarte a la aterradora ambientación de la serie.

Al contrario de lo que podría parecer, la zona no explota para nada el fenómeno Twin Peaks. Ni siquiera en la tienda de souvenirs más cercana a las cataratas de Snoqualmie (protagonistas de la cabecera y de varias escenas) encontraremos ni una sola referencia a la serie. Sin embargo, incluso para no seguidores, la visita a este entorno natural merece la pena. No en vano, recibe un millón y medio de visitantes al año.
En lo alto de la cascada sigue vislumbrándose el hotel donde pernoctaba el agente Cooper, remodelado por completo …

PIELES | El mal gusto

Algo extraño estaba ocurriendo. El debut en la dirección de Eduardo Casanova, el eterno Fidel de Aída, apadrinado por Álex de la Iglesia y arropado por buena parte de la flor y nata del cine español, se estrenaba exclusivamente en un solo cine de la ciudad de Barcelona. Sin embargo, el fenómeno era tal que la propia taquillera de los cines Maldà, acostumbrados a las mil y una piruetas para incentivar la venta de entradas, subió perpleja al escenario para inmortalizar el llenazo antes de la proyección. 170 personas se vieron obligadas a desplazarse hasta la recóndita sala para comprobar qué nos tenía preparado el mal llamado nuevo enfant terrible del cine patrio. Finalizada la sesión, llegó la clarividencia.

Me imagino las excusas. No se apuesta por el riesgo, la industria de Hollywood lo engulle todo, el público está aborregado, las descargas ilegales. Todas ellas justificadas en muchos casos. No en este. Casanova puede sentirse afortunado de haber podido estrenar Pieles en un solo c…