Ir al contenido principal

Ideal para parejas

Es curioso el mecanismo psicológico de los celos. Ciega a quien los padece de manera obsesiva pero desaparecen por completo en cuanto la víctima pasa a ser verdugo. Son tan subjetivos que nunca se miden con el mismo rasero. Justamente lo que le ocurre a la protagonista de Sólo una noche. Le atormenta la sola idea de que su marido vaya de viaje de negocios con una explosiva compañera que evidentemente le gusta. Sus celos son más o menos fundados. Pero en cuanto aparece un viejo amor que marcó su vida se le activa un deseo oculto y se desvanecen los miedos.

La amenaza que tambalea los cimientos del matrimonio se encuentra en ambos lados de la pareja. Y ahí es donde radica precisamente el atractivo de una película que aborda el tema de la infidelidad con suma eficacia. Logra situar al espectador en todos los ángulos de este cuadrado amoroso, hasta el punto que resulta sencillo empatizar con cualquiera de las cuatro posturas. Porque los matrimonios no son entes impermeables. Están repletos de miedos, inseguridades y pensamientos ocultos.

Keira Knightley es la que mejor refleja las contradicciones de la vida en pareja. Entra en cólera por el bombón que ronda a su marido, sabe que existe una atracción mutua entre ellos y le da rabia que le ocultara su existencia precisamente para evitar la inevitable bronca posterior. Pero ay, cuando entra en escena un amor que mantenía adormecido en un rincón de su cerebro… O escondido en forma de fotografía entre las páginas de un libro… Es fantástica la escena en que ella elige con sumo cuidado la ropa interior que llevará al encuentro con él. Encuentro que por supuesto mantendrá oculto a su marido.

Mientras, el esposo se siente culpable desde el momento en que conoció a su nueva compañera, ataviada con el físico de Eva Mendes. Quiere a su mujer pero no puede evitar una atracción física que, para colmo, es correspondida. Consumido por los remordimientos, sabe que este viaje es como jugársela a los dados. ¿Cómo contener un impulso sexual irrefrenable?

El rol de los otros (así serían llamados) también tiene miga. Por aquellas cosas de las convenciones sociales, estoy convencido de que el personaje de Eva Mendes se juzgará de forma menos benevolente que el de Guillaume Canet, aunque ambos encarnen el objeto de deseo prohibido. De la misma forma, y sin desvelar el argumento de la película, pondría la mano en el fuego a que más de la mitad del aforo condena una infidelidad mucho más severamente que otra.

Para reflexionar y debatir precisamente está Sólo una noche. El filme de la debutante Massy Tadjedin prefiere detenerse en los estímulos y las indecisiones de cada uno de sus personajes antes que recrearse en las infidelidades propiamente dichas. Un elegante juego de secuencias nos conduce de un frente a otro en esa noche fatídica, mientras nosotros en la butaca nos sumergimos de lleno en el mar de sentimientos encontrados en el que viven sus protagonistas.

Sólo una noche es una cinta de detalles sin grandes alardes. La cara de satisfacción de Keira Knightley mientras flirtea con su antigua conquista o un zapato de tacón descubierto a última hora son mucho más sugerentes que las escenas de gran carga dramática que suelen explotar este tipo de filmes. Los diálogos, que abordan sin tapujos la situación (impagables las intervenciones del amigo editor), se unen también a un guión inteligente, estimulante, y que sin duda puede llegar a serlo mucho más con un visionado en pareja. El debate, desde luego, está garantizado.

Comentarios

Izengabe ha dicho que…
No me motiva, así a primera vista parece un poco empalago, y Keira me encanta, pero ya sabes, tengo tantas películas (y cada vez más series) acumuladas, que no creo que en su momento haga hueco para esta
POLE.T. ha dicho que…
A mi me encantó, sales del cine con muchas ganas de comentar todo lo que ha pasado por tu mente. Pero creo que no te voy a insistir con esta. Algo me dice que no te gustará... O eso puede que te motive más! jajaja
quest ha dicho que…
Me he esperado a VER esta peli para leer el post y comentarla. Y tengo que decir que me ha gustado. El final, con ese corte, me ha parecido estupendo. Muy en la línea de toda la peli, que lo aborda todo con una sencillez y claridad que no necesitamos un final más elaborado.

Eso sí, creo que en eso de qué infidelidad es la que crees que la gente denunciaría más puede que te equivoques. En el fondo somos unos románticos, jaja.

Y sí, sin duda es una peli para hablar de ella tras haberla visto.

He conseguido sorprenderte, eh?? jaja
quest ha dicho que…
Que sepas que acabo de leer otra crítica sobre esta peli que me ha gustado más. Una visión más profunda sobre el tema del film y sobre todo, sin dar tantos detalles del argumento.

Peligra tu reinado, jaja.

;)
POLE.T. ha dicho que…
De pasta de boniato me he quedado!! Quiero más detalles de esa visita al cine!

SPOILER: Entonces crees que a la gente le caerá mejor Eva Mendes y que condenarán más la actitud de Keira? Yo diría que no. Es lo deseable, pero se condena antes el acto físico que el psicológico, aunque este sea mucho más intenso. Keira me parece lo peor de lo peor! Lo suyo es un doble engaño. Y eso de guardar la foto del ex en un libro oculto...

Una crítica mejor?? Imposible! Donde??? jajaja

;)
quest ha dicho que…
Ya te daré datos sobre el visionado, jeje.

SPOILER: Sí, creo que públicamente la gente denunciaría más el tema sentimental que el físico... quedas mejor. E insisto: Somos unos románticos. Aunque si hay que escoger, por reputación la mayoría preferiría que su pareja le hiciese lo de Keira y no lo del otro. Porque socialmente lo segundo supone llevar cornamenta y escarnio público y lo primero no, es más profundo y fácil que nadie se entere. Aunque yo creo que es más doloroso.
POLE.T. ha dicho que…
Claro, ahí está la gracia de lo de Keira, que es difícil que su marido se entere, porque es algo que ella decide guardarse para sí misma y obviarlo para no alterar la normalidad. Muy doloroso.

El marido, en cambio, echa una canita al aire y enseguida se arrepiente. Qué te parece la escena en que Eva Mendes se entera de que el tío se ha marchado? Brutaaalll!!!
quest ha dicho que…
Veo que hoy sólo te comunicas por aquí...

Pues precisamente en esa escena me pareció ver las carencias interpretativas de Eva Mendes... la veía y pensaba "¡¡aguanta el plano, aguantaaaaa!!"

Me gustó mucho más la cara del tío al final, cuando ve los zapatos. Porque a pesar de que es un poco paradito, su interpretación no tiene mucho mérito, sólo tiene que mantener una cara de desconcierto permanente: primero por los celos de la esposa, luego por ligarse a la otra, más tarde por consumar en contra de su interés, después por sus remordimientos por haberlo hecho y finalmente por lo que se encuentra a llegar a casa.

No hay duda, no hay rabia, no hay nada que no sea estupefacción por su parte!
POLE.T. ha dicho que…
Desde luego el tal Sam Worthington no merece un oscar por la interpretación. Pero ya va bien para su papel su cara de tonto. Ella en cambio, Keira, sí merece ya un premio. Me encanta su escena en el sofá del restaurante flirteando con el francés. Eva Mendes es feísima, directamente.

Entradas populares de este blog

EMMYS 2016: Las nominaciones ideales en Drama

Un año más, los Emmy anuncian sus nominaciones rodeados de las inevitables polémicas por sus destacadas ausencias. Esta edición no iba a ser menos. Los olvidos nuevamente han sido más sonados que los aciertos, movidos por una inercia que suele ser la tónica en los premios más importantes de la televisión mundial. Sin embargo, esta vez los académicos han decidido dar una alegría a aquellos que veníamos reivindicando The Americans como una de las mejores series actuales. Tanto la creación de Joe Weisberg como sus protagonistas, Keri Russell y Matthew Rhys, han logrado por fin el reconocimiento de unos galardones que los han ignorado sistemáticamente durante sus tres primeras temporadas. Son la excepción de unos Emmy que han decidido pasar de largo nuevamente de The Affair y The Leftovers, sin duda, dos de las producciones más destacadas en los dos últimos años. Por eso mismo, y por otros importantes resbalones, ahí van mis nominaciones ideales en la categoría dramática.

MEJOR SERIE DRAM…

Un Eastwood de retirada

Clint Eastwood ya está de vuelta de todo. Le importa un pimiento si su apoyo a Donald Trump le comporta enemigos o si su definición actual de la generación de mariquitas traspasa lo políticamente correcto y ofende al personal. Tampoco su filmografía parece importarle demasiado. Pocos reparos ha tenido en presentar auténticos bodrios como Jersey boys o cintas mediocres como Más allá de la vida o El francotirador. En su historial ya se encuentran Los puentes de Madison, Sin perdón, Mystic River o Million dollar baby. Ya no necesita reivindicarse. Mucho menos con 86 años, la edad suficiente para restar trascendencia a esta época de polémicas efímeras. El actor ya se labró su carrera como director y ahora corresponde al público determinar si su talento sigue en forma o se mantiene gracias a una base de fieles seguidores.

Sully corresponde a esa cada vez más amplia y frecuente lista de películas en su carrera que simplemente alcanzan la corrección, adoptando ese tono grandilocuente y pat…

MOONLIGHT | Camaleón a la fuerza

Una historia sobre homosexualidad dentro de la comunidad negra parecía una vuelta de tuerca, un quién da más dentro del cine de denuncia social que podría suponer el reclamo perfecto para una Academia de Hollywood deseando resarcir sus pecados discriminatorios. Por suerte, Moonlight no pertenece a ese grupo de cintas que buscan a toda costa la exaltación, que se convierten en estandartes de la lucha contra la opresión de la hegemonía blanca y heterosexual. La propuesta de Barry Jenkins es mucho más valiosa, ya que con su premisa y, sobre todo, su puesta en escena, logra abarcar un sentimiento prácticamente universal, el del miedo a la propia identidad.

Little, Chorin y Black no son sólo los tres actos en los que se divide la trama sino las tres fases de un complicado proceso de asimilación personal, el que sufre un niño, adolescente y adulto lidiando consigo mismo y su entorno de barrio marginal en Miami. Esta vez la marginación no surge del racismo sino desde dentro, desde el propio …