Ir al contenido principal

2 Season finale (with ¡spoilers!)

Lejos queda aquel primer pronóstico en el que me aventuraba a ver tantas y tantas novedades. De todo aquel avance de series, tan sólo ha sobrevivido Boardwalk Empire. Y es que en esta temporada 2010-2011 las únicas que han aportado proyectos interesantes y con buenos resultados de audiencia han sido las cadenas de televisión por cable. Este domingo finalizaban en Estados Unidos dos de las más destacadas: The Killling (AMC) y Juego de Tronos (HBO). Repasemos los desenlaces de ambas series que, cada uno a su manera, han logrado crear la expectación suficiente para que esperemos con ansia su segunda temporada.

Killing me softly¿Quién mató a Rosie Larsen? Bajo esa premisa nos vendieron este apasionante thriller que muchos se han aventurado en comparar con Twin Peaks. Hasta hace pocos días la AMC no confirmó la segunda temporada de The Killing y desde ese momento la principal incógnita de la serie quedó eclipsada por otra cuestión: ¿resolverían los guionistas el caso antes de la nueva tanda de capítulos?

Pues bien, el desenlace del episodio 13 nos lo ha dejado bien claro. Deberemos esperar unos cuantos meses para conocer la identidad del asesino de Rosie Larsen. Decisión arriesgada la que han tomado los responsables de The Killing. Son muchos los seguidores que ya amenazaban con dejar la serie si la investigación no llegaba a buen puerto en la primera temporada. Pero, claro está, se trata más bien de una reacción en caliente que, yo al menos, pasaré por alto en cuanto lleguen los nuevos capítulos.

Sin duda, hubiera sido deseable que la serie tomara la senda de otras producciones como Damages o Dexter, que concluyen el caso principal con cada nueva temporada pero sin renunciar a un cliffhanger final que deje a la audiencia con la boca abierta. La trama de The Killing, sin embargo, se centra tanto en resolver el misterio del asesinato de Rosie que hubiera sido complicado mantener a la audiencia una vez proporcionadas todas las respuestas. De esta manera, intuimos que la estrategia será desvelar el ansiado nombre en mitad de la segunda temporada para dar paso inmediatamente a un nuevo caso que nos mantenga enganchados a la pantalla.

Esta pequeña decepción que ha supuesto no conocer la identidad del asesino se pasa por alto con los vibrantes minutos finales del capítulo. Por fin vemos a Sarah Linden (la gran revelación Mireille Enos) embarcada en al avión hacia Sonoma. El caso parece resuelto con la detención del candidato Richmond. Demasiado sencillo todo. Hasta que una llamada en el último instante nos revela que la prueba presentada por el agente Holder contra el alcaldable es falsa. Los que veían algo oscuro en el compañero de Linden acertaron de lleno.

Por si fuera poco, Belko, el trastocado ayudante del padre de Rosie, se dispone a matar a Richmond a punta de pistola, mientras la madre de la víctima, todavía sin superar mínimamente la muerte de su hija, abandona el hogar. Quedan, por tanto, muchos flecos en el aire por resolver:

- ¿Quién contrata al agente Holder para que manipule las pruebas en contra de Richmond?
Probablemente el propio alcalde de Seattle quiera devolverle el golpe de sacar trapos sucios en campaña.
- ¿Con qué intención la ayudante rubia de campaña de Richmond le proporciona material a la agente Linden?
Se mantiene a esta enigmática mujer como una de las principales sospechosas.
- ¿Matará Belko a Richmond?
Muchos apuestan a que sí, porque el personaje ya ha revelado todo lo que tenía que revelar. Pero como ocurriera con el profesor, por qué no se ha visto ya la muerte?
- ¿Hay otros motivos ocultos por los que la matriarca Larsen abandona el hogar?
El hecho de que no se incluya como sospechosa a esta mujer en la web oficial de AMC, ¿es motivo suficiente para descartarla?
- ¿Saldrá pitando del avión la agente Linden después de recibir la sorprendente llamada?
A riesgo de que su hijo la envíe a freír espárragos, es evidente que Sonoma tiene que volver a esperar.
- ¿Por qué el futuro marido de Linden está pasando tan desapercibido?
Lo sigo manteniendo como mi principal sospechoso. No sé cómo ni por qué, pero me dejo llevar por la intuición.

Jugando a ganarJuego de tronos ha sido sin duda el plato fuerte de la temporada. Las grandes expectativas volcadas en esta ambiciosa producción de la HBO podían jugar en su contra pero desde luego el resultado final no sólo las ha cumplido sino que incluso las ha superado. La adaptación para la pequeña pantalla se ha mantenido sumamente fiel a la novela original de George R.R. Martin, tarea nada fácil si tenemos en cuenta que forma parte de un vasto proyecto editorial todavía por terminar.

La experiencia de ver adaptado en una serie el primer volumen de Canción de hielo y fuego ha sido sumamente gozosa. A pesar de conocer el devenir de la historia y de los personajes, Juego de tronos me ha sorprendido de igual forma, ya sea por la brutalidad de algunas imágenes o por la increíble recreación de ciertos lugares, como por ejemplo el Muro de hielo.

Por otro lado, conviene también advertir que, tal como mencionó @usual_suspect en su Twitter, la serie hace de la elipsis más una necesidad que un arte. Acertadísimo comentario que se plasma en esas batallas que tienen lugar en la novela y que la adaptación televisiva ha decidido ignorar probablemente por falta de presupuesto. Sabia decisión, en todo caso. Sin los medios adecuados, esas escenas de acción podrían haber resultado ridículas y haberle restado credibilidad a la producción.

En todo caso, si algo nos ha demostrado esta Season finale es que estamos tan sólo en la gestación de una historia casi inabarcable, repleta de momentos inesperados e imposibles de pronosticar. Ya el final del penúltimo capítulo nos dejaba de piedra con la decapitación del que parecía el personaje principal de la serie. Está claro que en Juego de tronos nadie es imprescindible ni nada puede darse por hecho. Ahí reside precisamente el atractivo de la serie, en su capacidad de sorprender al espectador.

La escena final del capítulo Fire and blood nos desvela un nuevo abanico de posibilidades, dejándonos con la misma inquietud que el primer volumen. Intuíamos que Daenerys Targaryen jugaría un papel fundamental en esta lucha por el poder, pero la repentina aparición de los dragones, criaturas hasta ahora extinguidas, nos confirma que en esta gran batalla los humanos tendrán poca cosa que decir.

Veremos cómo encauzan novela y serie la incursión de estos seres fantásticos. Hasta el momento, estos elementos eran prácticamente testimoniales, pero puede que ganen protagonismo en sucesivas entregas. Ahí es cuando entrará en juego la credibilidad de esta producción televisiva. ¿Serán capaces de recrear una más que probable lucha entre dragones y caminantes del norte? Esperemos que la novela no le venga demasiado grande a la serie.

La valoración global de esta primera temporada es excelente. El reto consiste ahora en mantener el nivel en las siguientes siete temporadas que se prevé que tenga la serie (siempre y cuando la HBO de luz verde a un producto que quizá le suponga más desembolso que ganancias). Como ocurre con The Killing deberemos permanecer hasta la próxima primavera con grandes incógnitas en el aire:

- ¿Qué papel jugarán los dragones en la batalla por los Siete Reinos?
Por el título de la última entrega de Canción de hielo y fuego (A dance with dragons) es evidente que fundamental. Que tiemblen Cersei y el joven rey Joffrey.
- ¿Qué encontrarán los guardianes de la noche al otro lado del muro?
La amenaza de los seres que habitan al otro lado de la gran pared de hielo ha sido constante a lo largo de esta primera temporada. El invierno se acerca y se prevé muy oscuro.
- ¿Logrará Robb Stark erigirse en Rey del Norte?
Sin duda, la voluntad de diálogo de la nueva Mano del Rey, su tío Tyrion Lannister, facilitará esta otra coronación. Otra cosa es que sirva de algo ante las nuevas amenazas.
- ¿Qué hace Cersei Lannister con su propio primo Lancel?
La aparición de este joven desnudo en la misma habitación que la reina, nos hace temer lo peor: a esta mujer un incesto le sabe a poco!
- ¿Logrará Arya llegar al Norte?
El personaje de la pequeña parece que dará de sí, al menos hasta que tenga que pasar por el trance de casarse con uno de los hijos del vomitivo Lord Frey.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Hola me llamo Alyssa y tengo que decir que me ha encantado su blog, muy buena la informacion de estas 2 series que son mis preferidas, le felicito.
Por otro lado me gustaría incluirlo en mi directorio donde desearía mucho contar con su sitio, de esta manera usted obtendría mas visitas. A cambio, agradecería mucho un pequeño link hacia mi web de series la cual estoy intentando levantar poquito a poco y como usted sabrá es difícil pero se le coge mucho cariño a cada proyecto jiji. ¿Qué le parecería?, si le interesa puede responderme con un email a alyssa-avalos@hotmail.com

Un beso! y Suerte con su Blog!
Alyssa Avalos
quest ha dicho que…
oh, my God.

The Killing no resuelve el caso???? Gran decepción!!! Pues los capítulos que me quedan sin ver los dejo aplazados sine die, jaja... total...
POLE.T. ha dicho que…
Ay quest, sabía que no debías leer esto! Sé que ahora te dará pereza, pero de verdad que el final te deja en estado de shock. Además, estoy convencido de que lo resolverán en mitad de la segunda temporada. Si lo piensas, es una buena estrategia. No la abandones! Además, tienes un año para ver los 3 ó 4 que te faltan.
quest ha dicho que…
No la abandonaré... es lo que dices... ¡¡tengo una eternidad para ver tres capítulos!! Así que con tranquilidad... total...
POLE.T. ha dicho que…
Pero no tardes mucho, porque yo de aquí a tres meses ya no me acuerdo ni de quien es Rosie larsen! jaja
quest ha dicho que…
A ver si lo de Rosie va a ser como lo de Ylenia.... jaja.
Anónimo ha dicho que…
a mi tambien me dejo anonadado la relacion de Cersei con su primo Lancel. Ya me imagino que en la segud temporada mostraran algo mas

Entradas populares de este blog

EMMYS 2016: Las nominaciones ideales en Drama

Un año más, los Emmy anuncian sus nominaciones rodeados de las inevitables polémicas por sus destacadas ausencias. Esta edición no iba a ser menos. Los olvidos nuevamente han sido más sonados que los aciertos, movidos por una inercia que suele ser la tónica en los premios más importantes de la televisión mundial. Sin embargo, esta vez los académicos han decidido dar una alegría a aquellos que veníamos reivindicando The Americans como una de las mejores series actuales. Tanto la creación de Joe Weisberg como sus protagonistas, Keri Russell y Matthew Rhys, han logrado por fin el reconocimiento de unos galardones que los han ignorado sistemáticamente durante sus tres primeras temporadas. Son la excepción de unos Emmy que han decidido pasar de largo nuevamente de The Affair y The Leftovers, sin duda, dos de las producciones más destacadas en los dos últimos años. Por eso mismo, y por otros importantes resbalones, ahí van mis nominaciones ideales en la categoría dramática.

MEJOR SERIE DRAM…

Un Eastwood de retirada

Clint Eastwood ya está de vuelta de todo. Le importa un pimiento si su apoyo a Donald Trump le comporta enemigos o si su definición actual de la generación de mariquitas traspasa lo políticamente correcto y ofende al personal. Tampoco su filmografía parece importarle demasiado. Pocos reparos ha tenido en presentar auténticos bodrios como Jersey boys o cintas mediocres como Más allá de la vida o El francotirador. En su historial ya se encuentran Los puentes de Madison, Sin perdón, Mystic River o Million dollar baby. Ya no necesita reivindicarse. Mucho menos con 86 años, la edad suficiente para restar trascendencia a esta época de polémicas efímeras. El actor ya se labró su carrera como director y ahora corresponde al público determinar si su talento sigue en forma o se mantiene gracias a una base de fieles seguidores.

Sully corresponde a esa cada vez más amplia y frecuente lista de películas en su carrera que simplemente alcanzan la corrección, adoptando ese tono grandilocuente y pat…

MOONLIGHT | Camaleón a la fuerza

Una historia sobre homosexualidad dentro de la comunidad negra parecía una vuelta de tuerca, un quién da más dentro del cine de denuncia social que podría suponer el reclamo perfecto para una Academia de Hollywood deseando resarcir sus pecados discriminatorios. Por suerte, Moonlight no pertenece a ese grupo de cintas que buscan a toda costa la exaltación, que se convierten en estandartes de la lucha contra la opresión de la hegemonía blanca y heterosexual. La propuesta de Barry Jenkins es mucho más valiosa, ya que con su premisa y, sobre todo, su puesta en escena, logra abarcar un sentimiento prácticamente universal, el del miedo a la propia identidad.

Little, Chorin y Black no son sólo los tres actos en los que se divide la trama sino las tres fases de un complicado proceso de asimilación personal, el que sufre un niño, adolescente y adulto lidiando consigo mismo y su entorno de barrio marginal en Miami. Esta vez la marginación no surge del racismo sino desde dentro, desde el propio …