Ir al contenido principal

ESPECIAL SITGES 2012: Cosmópolis


Imposible llegar en un momento más idóneo, quizá el 16M, justo un día después de las protestas indignadas que clamaban por un nuevo orden. Cosmópolis aterriza en un contexto de lo más favorable para su mensaje. Cuando el status quo económico y político están más cuestionados que nunca llega Cronenberg y adapta para la gran masa un clásico moderno del pensamiento crítico. Pero que nadie espere la denuncia asequible de Inside Job o las lecciones de economía utópica que proyectaban los megáfonos de aquellas asambleas en la Puerta del Sol. Cosmópolis ni denuncia ni pregona. Tan sólo diserta.

Si el libro de Don DeLillo ya era difícil de digerir, la película se convierte en todo un reto para el espectador, aturdido por la avalancha de verborrea que desprenden sin contemplación cada uno de los personajes. Sentencias estudiadas al milímetro para sentar cátedra, encadenadas con rebuscado ingenio, que buscan más la profundidad que la comprensión. En ese sentido, nadie puede cuestionarle a Cronenberg su impecable adaptación. Cosmópolis es tan peñazo en pantalla como en papel.

“Una palabra puede hacerte escalar, una sílaba te puede hundir”, “El talento es más erótico desperdiciado”. Son el tipo de frases lapidarias que tan pronto servirían de eslogan publicitario como de cabecera diaria de El mundo y que el protagonista de este viaje a la destrucción va soltando con la misma imperturbabilidad de su rostro. Con la misma frialdad con la que el público las recibe agasajado en su butaca. Con esa arrogancia de “mira qué listo soy que tan poco me comprendes”.
 
La maraña de ideas es casi tan amplia y caótica como las propuestas que se fueron gestando en las distintas manifestaciones ciudadanas, evidentemente sin la misma buena intención. Reflexiones filosóficas sobre el poder se van alternando con lecciones sobre el cibercapitalismo y otros conceptos incomprensibles. Lo que parece una crítica al poder, que no está en manos de los políticos sino de los poderosos, luego se justifica como un problema inherente a la condición humana, de manera que tras el bombardeo de sentencias iluminadas uno percibe de todo menos la luz.

Para colmo, es de muy mala leche poner semejante palabrerío en boca de un ídolo de quinceañeras como Robert Pattinson. Las pobres acudirán al cine esperando reencontrarse con Edward Cullen y a cambio se toparán con un billonario ininteligible y putero que decide arriesgar su vida por un corte de pelo. Por mucho que sea el mejor trabajo del actor, esto no hay fanática hormonada que lo resista. Lo mismo podría aplicarse a los seguidores de Cronenberg. Su pericia visual es la única salvación del filme. Avisados quedan. Con tanta disertación, Cosmópolis sólo puede derivar en masiva desertación.

Comentarios

manipulador de alimentos ha dicho que…
Otra criatura pretenciosa del Sr. Cronenberg (por qué no seguir el camino de 'Promesas del Este'?), perdido en sus masturbaciones capitalistas y apocalípticas disfrazadas de vampiros...

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

ÓRBITA 9 | Una odisea pseudoespacial

A Órbita 9 le ha pasado lo mismo que le ocurrió en su día a Blancanieves con The Artist o a La isla mínima con True detective. La todopoderosa Hollywood lastró en cierta forma sus innovadoras propuestas adelantándose en su estreno. Y es que el mismo día que llega a nuestras pantallas esta ambiciosa coproducción española y colombiana aterrizan Jake Gyllenhaal y Ryan Reynolds con Life, aunque la referencia que claramente lapida toda posibilidad de sorpresa llegó semanas antes con Passengers. Hay escenas de la cinta española que recuerdan sobremanera a la superproducción protagonizada por Jennifer Lawrence. Pero este tercer caso de simultaneidad de estrenos entre Estados Unidos y España difiere de los dos anteriores en una pequeña particularidad. No importa cuál se estrenó primero ni cuánto influyó en su resonancia. Ambos han resultado de lo más prescindibles.

De entrada, ha sido la propia promoción de la película la que ha echado por tierra el único giro argumental por el que merecería…

Sin etiquetas

Qué gran golpe nos habría propinado Tomboy si desconociéramos el argumento de la cinta antes de entrar en la sala. Con la boca abierta nos habría dejado esa escena en la que el hasta el momento protagonista de la cinta, un niño de 10 años, se levanta de la bañera y nos desvela que en realidad tiene vagina. Tan valiente como esa imagen de una menor desnuda, irreproducible en otra cinematografía que no sea la francesa, hubiera sido mantener el secreto hasta ese instante. La experiencia habría sido inmejorable.

Pero el marketing manda y había que vender la película de alguna manera. Difícil resistirse a la tentación de titular con el reclamo de una niña que se hace pasar por chico. Es probable que de otra forma sólo unos pocos aventurados se hubiesen atrevido a verla, así que bienvenida la estrategia de venta si con ella se consiguen más espectadores para una cinta modesta, silenciosa, pero que seguro es la más gratificante de una cartelera de puente de mayo tan desalentadora.

Más que el…