Ir al contenido principal

ESTRENOS OTOÑO: Last resort


Todavía es demasiado pronto para aventurarlo, pero con Revolution y The mob doctor estrenados y las escasas expectativas depositadas en los que están por venir, podemos afirmar que Last resort es el drama más prometedor de la nueva temporada otoñal. Al menos, de momento, es el único con la suficiente ambición como para cumplir sus pretensiones. Tanto los medios, que aunque no son boyantes están muy bien amortizados, como las interpretaciones le confieren a esta nueva serie de la ABC los tintes de superproducción de los que el resto carece.

Last resort sale bastante bien parada del piloto. Y no es poco, dado que en 40 minutos se suceden varios intercambios de misiles nucleares, la devastación de un país, una declaración de guerra, el hundimiento y recuperación de un submarino militar, la invasión de una isla. De seguir al mismo ritmo, las dos primeras guerras mundiales se convertirán en una minucia histórica en comparación con el argumento de esta serie. Así que, de entrada, la credibilidad no parece su fuerte. Pero ¿desde cuando se espera fidelidad en un thriller de acción?

Aquello de que la realidad supera a la ficción no tiene cabida en este género. Es muy poco probable que algún día se den algunas de las circunstancias que narra la serie, como la destrucción sin apenas pestañear de Pakistán, pero poco importan los hechos. Aquí el mérito reside en el ritmo, en la espectacularidad, en la tensión. Y en eso Shawn Ryan, creador también de The shield, Miénteme, The unit y Chicago code, entre otras, está más que curtido.

La premisa de un grupo de militares amotinados contra todo un gobierno de los Estados Unidos es de lo más sugerente, sobre todo si viene acompañada de conspiraciones desde las más altas esferas, intereses económicos y rencillas personales. Conviene saber ahora si el guión será capaz de mantener el interés del espectador, sobre todo tras un primer episodio adrenalínico e hiperactivo. ¿Conservará la temporada un ritmo tan frenético o se ralentizará con el desembarco de los protagonistas en una isla del Pacífico?

Las relaciones personales parece que ganarán peso en los siguientes episodios. El piloto ya nos ha dejado entrever posibles tensiones de poder y también posibles tensiones sexuales, como la que con toda probabilidad tendrá lugar entre el oficial Sam Kendal (felizmente casado) y la teniente Shepard. Para sostener estas tramas, Last resort se ha provisto de un reparto muy solvente, encabezado por un Andre Braugher con el carisma y la presencia necesarios para mantener bien alto el listón de la serie.

Así que de entrada sólo hace falta esperar que los guionistas de esta nueva ficción, ambiciosa y grandilocuente, vayan desenredando con astucia este embrollo en el que nos han sumergido. Puede que las guías ya estén prefijadas o puede que nos encontremos con una serie totalmente distinta al finalizar la temporada. Es cuestión de tiempo que descubramos si detrás de Last resort hay una gran cabeza pensante o una locura con destino a ninguna parte.

Last resort se estrenó el pasado jueves en la ABC con más de nueve millones de espectadores, pero ocupando el tercer puesto en los demográficos (con un 2,2%) por detrás de Dos hombres y medio (CBS) y Factor X (Fox).

Comentarios

Entradas populares de este blog

EMMYS 2016: Las nominaciones ideales en Drama

Un año más, los Emmy anuncian sus nominaciones rodeados de las inevitables polémicas por sus destacadas ausencias. Esta edición no iba a ser menos. Los olvidos nuevamente han sido más sonados que los aciertos, movidos por una inercia que suele ser la tónica en los premios más importantes de la televisión mundial. Sin embargo, esta vez los académicos han decidido dar una alegría a aquellos que veníamos reivindicando The Americans como una de las mejores series actuales. Tanto la creación de Joe Weisberg como sus protagonistas, Keri Russell y Matthew Rhys, han logrado por fin el reconocimiento de unos galardones que los han ignorado sistemáticamente durante sus tres primeras temporadas. Son la excepción de unos Emmy que han decidido pasar de largo nuevamente de The Affair y The Leftovers, sin duda, dos de las producciones más destacadas en los dos últimos años. Por eso mismo, y por otros importantes resbalones, ahí van mis nominaciones ideales en la categoría dramática.

MEJOR SERIE DRAM…

Un Eastwood de retirada

Clint Eastwood ya está de vuelta de todo. Le importa un pimiento si su apoyo a Donald Trump le comporta enemigos o si su definición actual de la generación de mariquitas traspasa lo políticamente correcto y ofende al personal. Tampoco su filmografía parece importarle demasiado. Pocos reparos ha tenido en presentar auténticos bodrios como Jersey boys o cintas mediocres como Más allá de la vida o El francotirador. En su historial ya se encuentran Los puentes de Madison, Sin perdón, Mystic River o Million dollar baby. Ya no necesita reivindicarse. Mucho menos con 86 años, la edad suficiente para restar trascendencia a esta época de polémicas efímeras. El actor ya se labró su carrera como director y ahora corresponde al público determinar si su talento sigue en forma o se mantiene gracias a una base de fieles seguidores.

Sully corresponde a esa cada vez más amplia y frecuente lista de películas en su carrera que simplemente alcanzan la corrección, adoptando ese tono grandilocuente y pat…

MOONLIGHT | Camaleón a la fuerza

Una historia sobre homosexualidad dentro de la comunidad negra parecía una vuelta de tuerca, un quién da más dentro del cine de denuncia social que podría suponer el reclamo perfecto para una Academia de Hollywood deseando resarcir sus pecados discriminatorios. Por suerte, Moonlight no pertenece a ese grupo de cintas que buscan a toda costa la exaltación, que se convierten en estandartes de la lucha contra la opresión de la hegemonía blanca y heterosexual. La propuesta de Barry Jenkins es mucho más valiosa, ya que con su premisa y, sobre todo, su puesta en escena, logra abarcar un sentimiento prácticamente universal, el del miedo a la propia identidad.

Little, Chorin y Black no son sólo los tres actos en los que se divide la trama sino las tres fases de un complicado proceso de asimilación personal, el que sufre un niño, adolescente y adulto lidiando consigo mismo y su entorno de barrio marginal en Miami. Esta vez la marginación no surge del racismo sino desde dentro, desde el propio …