Ir al contenido principal

Ciencia ficción para dummies


¿Miedo a la ciencia ficción? ¿Terror a los saltos espacio-temporales, a los viajes interestelares o a cualquier otra artimaña del género que suponga la excusa perfecta para confundir al espectador? Si terminaste hasta el gorro de Origen y de sus innumerables interpretaciones, si te devanaste los sesos buscando una explicación a la enrevesada trama de Perdidos, si incluso te despistó en algún momento el rollo filosófico de Matrix, puede que Looper no sea tu primera opción, mucho menos ahora que la elección es decisiva para el bolsillo. Pero no conviene dejarse arrastrar por los temores de una trama que se vislumbra complicada. La cinta de Rian Johnson, además de un excelente ejercicio de guión, es también una de las más accesibles de un género con tendencia a la confusión.

Tampoco hay que llevarse a engaño. Que la historia se digiera con relativa facilidad no implica un trabajo de escritura menos perfeccionista que el de las producciones anteriores. Al contrario. El esfuerzo de hacer digerible semejante argumento, con los saltos en el tiempo como hilo central, se antoja mucho más meritorio que el de reservar las respuestas a la imaginación del espectador. Aunque pueda parecer mucho más estimulante un planteamiento con más interrogantes que revelaciones, se agradece que alguien se atreva de una vez a cerrar una trama compleja sin dejar ningún fleco abierto. La sensación de que todo está rematado, que no mascado, es un logro pocas veces alcanzado en la ciencia ficción.

Looper arranca con una rápida explicación del término. En un futuro en el que los asesinatos son fuertemente perseguidos, las bandas criminales envían a sus víctimas al pasado para que los llamados Loopers terminen con sus vidas en décimas de segundo. El problema viene cuando una cláusula del contrato les obliga a aceptar su propia muerte como fin de ciclo. Ahí el exterminador se enfrenta a un dilema existencial de proporciones colosales. O acepta una vida con 30 años de caducidad o se enfrenta a la organización y a una muerte asegurada. Joe tiene bastante asumida su función, hasta que un buen día se le aparece ante las narices el Joe del futuro y le trastoca por completo su presente y futuro.

Puede que la sinopsis no ayude demasiado, pero el argumento es más sencillo de lo que parece. Looper no tiene como objetivo despistar. Su intención es más bien la de brindar un futuro más asequible, más realista, menos ficticio. Prueba de ello es que buena parte de la acción se desarrolla en una casa de campo, rodeada de vegetación y no de artilugios futuristas. Hay motos voladoras y también una máquina del tiempo, pero incluso los cacharros del futuro se presentan con un aspecto inusual. La tecnología no es la protagonista. Aquí lo que impera es la disyuntiva. 

Los diálogos entre el Joe del presente y el Joe del futuro en una típica cafetería americana, cargados de humor, plantean situaciones hipotéticas de lo más estimulantes. Plasman, por ejemplo, cómo puede cambiar la mentalidad de un ser humano con el paso del tiempo, cómo varían los criterios con la experiencia. El Joe joven prefiere no pensar en las consecuencias de su trabajo, es más bien frío, incluso tiene un gusto radicalmente distinto por las mujeres que el Joe adulto, enamorado de una joven asiática que lo salvará de la autodestrucción.

Pero la reflexión existencial no es el único plato fuerte de Looper. La cinta no olvida en ningún momento su condición recreativa ni sus aspiraciones de culto. Es por ello que brinda secuencias destinadas a convertirse en leyendas del género, como la amputación  a dos tiempos de uno de los personajes o la impactante telequinesia de un niño de diez años que además es el origen de todos los dilemas. Imágenes poderosas y guión inteligente que convierten a la película en una apuesta segura de entretenimiento, para los que aborrecen la ciencia ficción y también, por qué no, a los que padezcan fobia a Bruce Willis. Terminarán aplaudiéndole. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

EMMYS 2016: Las nominaciones ideales en Drama

Un año más, los Emmy anuncian sus nominaciones rodeados de las inevitables polémicas por sus destacadas ausencias. Esta edición no iba a ser menos. Los olvidos nuevamente han sido más sonados que los aciertos, movidos por una inercia que suele ser la tónica en los premios más importantes de la televisión mundial. Sin embargo, esta vez los académicos han decidido dar una alegría a aquellos que veníamos reivindicando The Americans como una de las mejores series actuales. Tanto la creación de Joe Weisberg como sus protagonistas, Keri Russell y Matthew Rhys, han logrado por fin el reconocimiento de unos galardones que los han ignorado sistemáticamente durante sus tres primeras temporadas. Son la excepción de unos Emmy que han decidido pasar de largo nuevamente de The Affair y The Leftovers, sin duda, dos de las producciones más destacadas en los dos últimos años. Por eso mismo, y por otros importantes resbalones, ahí van mis nominaciones ideales en la categoría dramática.

MEJOR SERIE DRAM…

Un Eastwood de retirada

Clint Eastwood ya está de vuelta de todo. Le importa un pimiento si su apoyo a Donald Trump le comporta enemigos o si su definición actual de la generación de mariquitas traspasa lo políticamente correcto y ofende al personal. Tampoco su filmografía parece importarle demasiado. Pocos reparos ha tenido en presentar auténticos bodrios como Jersey boys o cintas mediocres como Más allá de la vida o El francotirador. En su historial ya se encuentran Los puentes de Madison, Sin perdón, Mystic River o Million dollar baby. Ya no necesita reivindicarse. Mucho menos con 86 años, la edad suficiente para restar trascendencia a esta época de polémicas efímeras. El actor ya se labró su carrera como director y ahora corresponde al público determinar si su talento sigue en forma o se mantiene gracias a una base de fieles seguidores.

Sully corresponde a esa cada vez más amplia y frecuente lista de películas en su carrera que simplemente alcanzan la corrección, adoptando ese tono grandilocuente y pat…

MOONLIGHT | Camaleón a la fuerza

Una historia sobre homosexualidad dentro de la comunidad negra parecía una vuelta de tuerca, un quién da más dentro del cine de denuncia social que podría suponer el reclamo perfecto para una Academia de Hollywood deseando resarcir sus pecados discriminatorios. Por suerte, Moonlight no pertenece a ese grupo de cintas que buscan a toda costa la exaltación, que se convierten en estandartes de la lucha contra la opresión de la hegemonía blanca y heterosexual. La propuesta de Barry Jenkins es mucho más valiosa, ya que con su premisa y, sobre todo, su puesta en escena, logra abarcar un sentimiento prácticamente universal, el del miedo a la propia identidad.

Little, Chorin y Black no son sólo los tres actos en los que se divide la trama sino las tres fases de un complicado proceso de asimilación personal, el que sufre un niño, adolescente y adulto lidiando consigo mismo y su entorno de barrio marginal en Miami. Esta vez la marginación no surge del racismo sino desde dentro, desde el propio …