Ir al contenido principal

Así será el manicomio de American Horror Story

Su creador, Ryan Murphy, nos sorprendía al final de la primera temporada con la revelación de que American Horror Story regresaría el año siguiente con nuevos actores, nuevo escenario y una nueva trama. Lo que al principio recibimos como un shock, ahora, a pocos días del estreno y con innumerables avances promocionales, se avecina como algo apetecible. La mudanza de la casa victoriana de los Harmon a una institución católica para criminales dementes “será lo más terrorífico que se ha visto en televisión”, asegura el presidente de FX, John Landgraf, a la revista Entertainment Weekly.

El semanario estadounidense dedicó hace unas semanas todo un monográfico a una de las series revelación de la pasada temporada. Con una media de 4,4 millones de espectadores, American Horror Story debutaba en los Emmy con doce nominaciones, de las que sólo dos finalmente terminaron en premio. La ficción afronta ahora su segunda temporada con aires totalmente renovados pero manteniendo su objetivo, convertirse en un referente del terror televisivo.

El manicomio

El centro de internamiento Briarcliff Manor, situado en Massachussets, servirá como nuevo escenario de la serie y, de la misma forma que ocurriera en su primera temporada con la mansión encantada, asistiremos a su actividad interior en diferentes periodos históricos. American Horror Story, de hecho, arrancará en la actualidad con Adam Levine (Maroon 5) y Jenna Dewan-Tatum, un joven matrimonio que decide pasar una noche de su luna de miel en las instalaciones abandonadas del sanatorio.

La trama principal en el manicomio, sin embargo, se desarrollará en 1964, con el centro a pleno rendimiento y a cargo de la hermana Jude, una monja aficionada a los métodos de tortura y a la que dará vida Jessica Lange. No es el único fichaje que regresa en esta segunda temporada con un rol totalmente distinto. Zachary Quinto dejará de ser un histérico gay para convertirse en un psiquiatra defensor de los métodos de tratamiento más modernos y en el mayor incordio de sor Jude.

Pero la monja no estará sola en su particular concepto de la reinserción. La acompañarán en sus terroríficas tácticas el Dr. Arden (James Cromwell), con un oscuro pasado nazi, y el monseñor Timothy O’Hara, el líder católico con el que tendrá tórridas fantasías el personaje de Lange y que interpretará el protagonista de Flashforward Joseph Fiennes.

Los internos

Entre los pacientes de Briarcliff Manor también encontraremos a caras conocidas. Evan Peters, el que fuera el Rubber Man de la primera temporada, será en esta segunda entrega uno de los internos de la institución junto a la ninfómana Chloë Sevigny (Big Love), el degenerado Mark Consuelos (All my children) y la actriz francesa Lizzie Brocheré.

Tampoco estarán solos en el sanatorio. Si no había suficiente con una selección de maníacos criminales, American Horror Story añade también a la trama posibles alienígenas, nazis y un temible asesino en serie que promete restarle protagonismo al hombre de cuero negro. Su nombre: Bloody Face (Cara sangrienta), un tipo con una máscara hecha de restos de carne de sus víctimas, un camisón negro y guantes de ópera.

“El espectador conecta con nuestra serie para pasar miedo. Yo sólo escribo lo que me gustaría ver. A mí me dan miedo los extraterrestres, me dan miedo los nazis, me dan miedo las monjas. Por lo tanto, este es el combinado perfecto de miedo y terror”, afirma Murphy. La pesadilla comienza este miércoles 17 de octubre en FX y llegará próximamente a nuestro país a través de Fox. Para ganar tiempo, el creador ya está pensando ideas para una posible tercera entrega, pero de momento asegura que el desenlace de esta segunda temporada será un final feliz, “hasta que un shock nos abofeteará de lleno”. Quedamos avisados.

Comentarios

Manderly ha dicho que…
La primera temporada me gustó!
Veremos a ver qué tal la segunda...
Saludos.
Anónimo ha dicho que…
yo no la vere. No me gusto mucho la 1ª temporada y no tengo tiempo para ver la siguiente.

jesn

Entradas populares de este blog

EMMYS 2016: Las nominaciones ideales en Drama

Un año más, los Emmy anuncian sus nominaciones rodeados de las inevitables polémicas por sus destacadas ausencias. Esta edición no iba a ser menos. Los olvidos nuevamente han sido más sonados que los aciertos, movidos por una inercia que suele ser la tónica en los premios más importantes de la televisión mundial. Sin embargo, esta vez los académicos han decidido dar una alegría a aquellos que veníamos reivindicando The Americans como una de las mejores series actuales. Tanto la creación de Joe Weisberg como sus protagonistas, Keri Russell y Matthew Rhys, han logrado por fin el reconocimiento de unos galardones que los han ignorado sistemáticamente durante sus tres primeras temporadas. Son la excepción de unos Emmy que han decidido pasar de largo nuevamente de The Affair y The Leftovers, sin duda, dos de las producciones más destacadas en los dos últimos años. Por eso mismo, y por otros importantes resbalones, ahí van mis nominaciones ideales en la categoría dramática.

MEJOR SERIE DRAM…

Un Eastwood de retirada

Clint Eastwood ya está de vuelta de todo. Le importa un pimiento si su apoyo a Donald Trump le comporta enemigos o si su definición actual de la generación de mariquitas traspasa lo políticamente correcto y ofende al personal. Tampoco su filmografía parece importarle demasiado. Pocos reparos ha tenido en presentar auténticos bodrios como Jersey boys o cintas mediocres como Más allá de la vida o El francotirador. En su historial ya se encuentran Los puentes de Madison, Sin perdón, Mystic River o Million dollar baby. Ya no necesita reivindicarse. Mucho menos con 86 años, la edad suficiente para restar trascendencia a esta época de polémicas efímeras. El actor ya se labró su carrera como director y ahora corresponde al público determinar si su talento sigue en forma o se mantiene gracias a una base de fieles seguidores.

Sully corresponde a esa cada vez más amplia y frecuente lista de películas en su carrera que simplemente alcanzan la corrección, adoptando ese tono grandilocuente y pat…

MOONLIGHT | Camaleón a la fuerza

Una historia sobre homosexualidad dentro de la comunidad negra parecía una vuelta de tuerca, un quién da más dentro del cine de denuncia social que podría suponer el reclamo perfecto para una Academia de Hollywood deseando resarcir sus pecados discriminatorios. Por suerte, Moonlight no pertenece a ese grupo de cintas que buscan a toda costa la exaltación, que se convierten en estandartes de la lucha contra la opresión de la hegemonía blanca y heterosexual. La propuesta de Barry Jenkins es mucho más valiosa, ya que con su premisa y, sobre todo, su puesta en escena, logra abarcar un sentimiento prácticamente universal, el del miedo a la propia identidad.

Little, Chorin y Black no son sólo los tres actos en los que se divide la trama sino las tres fases de un complicado proceso de asimilación personal, el que sufre un niño, adolescente y adulto lidiando consigo mismo y su entorno de barrio marginal en Miami. Esta vez la marginación no surge del racismo sino desde dentro, desde el propio …