Ir al contenido principal

I go crazy!

Seamos francos. La calidad de una cinta de terror no se mide por el ingenio de sus diálogos o por la originalidad de la trama. Lo que realmente importa es su capacidad de sobresaltar, de provocar brincos en el espectador. Partiendo de esa base, conviene olvidar el argumento de The crazies, mil veces explotado en el cine, y centrarse estrictamente en sus escenas de terror. Y haciendo tan cuestionable ejercicio nos encontraremos con uno de los filmes más eficaces dentro del género de los últimos años.
Es cierto que las historias de zombies ya producen pereza. El contexto de un pequeño pueblo invadido de repente por seres terroríficos ya fue explotado recientemente en 30 días de oscuridad. O la idea de una plaga que se va expandiendo de manera caótica ya se planteó de manera casi insuperable en 28 semanas después. Por no mencionar Las colinas tienen ojos, la española REC y su secuela o los clásicos que inspiraron toda esta avalancha.
The crazies, en ese sentido, no aporta nada nuevo. En esta ocasión no se trata de una epidemia de muertos vivientes sino de un extraño virus que convierte a los seres humanos en retorcidos psicópatas. Una diferencia tan sutil que apenas se percibe. Finalmente, tanto importa si la herramienta de terror es un zombi o un tipejo aficionado al bricolaje. Lo importante es que el personaje no resulte tan grotesco como para provocar la risa en lugar del llanto.
La película no tiene ningún complejo sobre su cometido. Ya desde el comienzo no se anda con regodeos y nos plantea una primera situación angustiante. En mitad de un partido de béisbol uno de los vecinos de un idílico pueblo de Pensylvania irrumpe en el campo escopeta en mano y con la mirada perdida. David Dutton, el joven y amigable sheriff, no sabe cómo manejar la situación, hasta que finalmente se ve obligado a disparar a bocajarro ante el estupor de sus conciudadanos.
A partir de ese momento de incertidumbre comienza a desatarse en el pueblo una escalada de infecciones y de actos brutales que no se solventarán precisamente con la irrupción del ejército. Nadie echaría en falta una explicación más o menos racional de los acontecimientos, pero los guionistas arrojan alguna respuesta sin explayarse demasiado en los detalles ni entorpecer el excelente ritmo del metraje.
Dónde sí deciden esmerarse es en el leitmotiv de este tipo de cintas, hasta el punto que es difícil quedarse con una sola de las escenas para el recuerdo. Al excelente arranque de la película podría añadirse la secuencia en el túnel de lavado o la que ha servido como imagen para el póster del filme, en la que otro trastornado se ensaña a golpe de horca con unas pobres víctimas que no pueden defenderse. Tampoco quedará en el olvido la que tiene lugar en una sala de autopsias. Escalofriante.
Los intervalos entre sobresalto y sobresalto, que en el cine de terror suelen ser puro relleno innecesario, aquí no se hacen eternos. El director concede el tiempo justo para recobrar el aliento y enseguida nos sumerge de nuevo en otra situación de angustia y taquicardia. Superados, pues, los prejuicios hacia las películas de zombies, The crazies constituye una de las cintas terroríficas más honestas de los últimos años. Da lo que se espera de ella. Ni más (secuelas de Saw), ni menos (Destino final y sucesoras).

Comentarios

Izengabe ha dicho que…
Pues por lo que dices merecerá la pena verla una vez salga en DVD...
Aún ni has visto La Huérfana, verdad??? ¬¬
POLE.T. ha dicho que…
jejejeje, nooo!! pero que conste que la he tenido más de una vez en mis manos! Tendré que bajármela...

Yo creo que está te encantará, tiene escenas brutales de buenas!!
Izengabe ha dicho que…
Pues ya te diré caundo la vea... y ya me dirás tú si ves alguna vez la Huérfana, aunque luego igual ni te gusta xD
POLE.T. ha dicho que…
Hablando el otro día de listas, un día tendré que hacer el esfuerzo de escoger mis pelis de terror favoritas... ufffff!
quest ha dicho que…
A mí 28 días después y 28 semanas después me gustaron bastante, eh... no las considero pelis de terror, pero me gustaron mucho.

La verdad es que una fue mejor que la otra, pero no consigo recordar ;)
POLE.T. ha dicho que…
A mi personalmente me gustó bastante más la segunda, la que rodó Fresnadillo. Sí, no son bien bien de terror, son más bien de un género zombi, no?
quest ha dicho que…
Yo no las considero de terror, vaya... son de susto, jeje... o lo que tú dices, entran dentro del género "zombie".

No sé porqué siempre que hablo de esta peli me acuerdo de "La vida de David Gale", que era thriller policíaco - drama...

Asociaciones mentales absurdas, supongo... pero es otra peli que me gustó.
POLE.T. ha dicho que…
Pues tiene que ser algo del subconsciente, porque poca cosa tienen que ver! A mi también me gustó! Un poco inverosímil toda ella pero estaba muy bien la intriga!
quest ha dicho que…
La verdad es que no viene a cuento hablar de esa peli, pero no puedo evitar acordarme al hablar de zombies.

Esperaba alguna asociación lógica por tu parte, pero me has quitado toda esperanza. ;)
POLE.T. ha dicho que…
Pues por más que la busco, ahora mismo no la encuentro quest! Es que hasta diría que no se parecen en nada!!! jajajaja.

Pero estas cosas pasan. Yo asocio siempre a Robert Downey Jr con Edward Norton y no sé por qué.

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Las 12 mejores escenas de Breaking Bad a las puertas del ansiado final

Nueva fecha para marcar en la historia de la televisión. El próximo 29 de septiembre finaliza Breaking bad, que sin desvelarnos todavía su desenlace ya se ha hecho un hueco en el olimpo de las grandes series, ese lugar sagrado donde cohabitan Los soprano y The wire. Si se mantiene el nivel de esta quinta temporada, el capítulo promete despedirse por todo lo alto. Pero en caso de que Vince Gilligan, su creador, no cumpla con las enormes expectativas, puede descansar tranquilo. Nos deja para el recuerdo una retahíla de escenas memorables. Lo que viene a continuación no es más que el botón de una muestra inabarcable de grandes momentos.


1. Primera escena (1x01 - Pilot)
Si la regla de oro de toda novela es captar al lector desde la primera frase, desde luego esa pareció ser la consigna seguida también por Vince Gilligan en Breaking bad. Un hombre en calzoncillos y una máscara antigás conduce histéricamente una autocaravana por una carretera desierta de Nuevo México. A su lado, el copiloto…

ESPECIAL SITGES 2017 | A GHOST STORY | La muerte desde la muerte

El amor y la muerte conforman un pack muy jugoso para el cine, que ha sabido retratarlo desde todos los ángulos posibles. Pero quién iba a decirnos que las reflexiones más desgarradoras y clarividentes sobre el vacío emocional llegarían de la mano de la ciencia ficción, de un relato imaginario que con una intencionada apuesta formal sitúa el punto de vista en un fantasma de sábana blanca. Una presencia sin expresión que observa la evolución de su entorno tras su fallecimiento. Una mirada sin ojos, un cuerpo sin forma ni voz que transmite más emociones que tantos otros intentos fallidos.

Es una lástima que esa apuesta formal lastre en cierta forma la apabullante evolución del metraje. A Ghost Story arranca petulante, encantada de conocerse, sometiendo al espectador a auténticos actos de fe, como vislumbrar a Rooney Mara en plano fijo degustando un pastel durante varios interminables minutos. Algunos lo han calificado de hipster en su sentido más peyorativo. Su formato cuadrado con bord…