Ir al contenido principal

Tras la estela de Flipper

Ric O’Barry se hizo de oro con los delfines. El inesperado éxito de la serie de televisión Flipper, en la que un intrépido y gracioso delfín era el protagonista absoluto, convirtió a estos animales en un reclamo para atraer a las grandes masas. Su experiencia como entrenador de los seis cetáceos que dieron vida a Flipper en los años 60 dio paso a un alud de llamadas que solicitaban sus servicios en los nuevos acuarios nacidos a remolque de la serie. Hoy admite, con lágrimas en los ojos, que con cada Porsche que ganaba de joven podría haber salvado a decenas de delfines.
40 años más tarde, O’Barry sigue arrepentido. Se considera el causante de una explotación de animales que todavía perdura. Tras la famosa sonrisa del delfín, argumenta, se esconde una de las hipocresías más macabras de la naturaleza. En piscinas de cemento, los cetáceos viven deprimidos y estresados, hasta el punto que los entrenadores deben camuflarles entre la comida fármacos contra las úlceras de estómago. Su cambio de actitud hacia el activismo, sin ir más lejos, se debió al suicidio de un delfín hembra llamado Cathy. La descripción que hace de la muerte consciente del animal es uno de los momentos más sobrecogedores de un filme, The cove, que eleva el género documental a cotas de obra maestra.
Este es el punto de partida de la cinta, que pone en antecedentes al espectador sobre la vorágine en la que se ha convertido la captura de delfines para uso lúdico. Pero el objetivo e hilo conductor de The cove es denunciar la matanza encubierta de 23.000 cetáceos en una cala escondida de la localidad japonesa de Taiji. El delfín es el epicentro de este sórdido lugar, donde mientras se ofrece un espectáculo de acrobacias con estos animales en el museo de la ballena a la vez puede degustarse carne de cetáceo como si de un combo de palomitas se tratara.
La película se construye a partir de un misterio, el de si definitivamente el equipo del filme podrá registrar la matanza que Japón quiere ocultar. Ese valioso material es el final culminante de un camino en el que logramos descubrir todas las implicaciones que se esconden tras un acto tan atroz. El director del proyecto y fotógrafo de National Geographic, Louie Psihoyos, decide que tan importante como denunciar el trasfondo político de la cuestión es enseñar al espectador los entresijos de un documental tan complejo. De ahí su aparición en pantalla, mucho más discreta, eso sí, que la del cuestionado Michael Moore.
La preparación del reportaje, tal como bromea el propio Psihoyos, es bien propia del equipo de Ocean’s eleven. Para camuflar las cámaras de alta definición y esquivar a los pescadores japoneses, auténticos gángsters sicilianos, los productores de The cove recurren a un especialista de la Industrial Light & Magic, responsable de los efectos especiales de Star wars. Una vez escondidas las cámaras en rocas de cartón piedra, unos buzos profesionales serán los encargados de colocarlas en el lugar adecuado y en mitad de la noche, con sobresaltos y persecuciones incluidos.
Pero más allá de estas pequeñas dosis de espectacularidad, que mantienen el ritmo del metraje, The cove no esquiva el terreno pantanoso. Los tejemanejes de Japón en la Comisión Ballenera Internacional, con métodos como el soborno a países en desarrollo, la venta fraudulenta de carne de delfín como si fuera de ballena o las altas dosis de mercurio, hasta 20 veces superior a la cantidades permitidas, que conlleva su ingestión son algunos de los valientes alegatos de la película.
The cove consigue pues su objetivo de hacer pública una barbarie con implicaciones directas como el cese de varios responsables de pesca del gobierno japonés. Meta cumplida. Sin embargo, el potente altavoz que ha supuesto este filme, gracias sobre todo al oscar como mejor documental, se ha encontrado con una doble censura. La previsible de las autoridades japonesas, que ya han vetado su proyección, y otra un poco más inesperada. A la vez que Hollywood premiaba una cinta incómoda, que cuestiona entre otros aspectos la política del país nipón, la realización de la ceremonia de entrega de los oscars esquivó durante la emisión a O’Barry y su cartel en defensa de los delfines. Penosa contradicción.

Comentarios

Izengabe ha dicho que…
Pobres animales, con lo que me gustan... y como es que se comen como si de palomitas se tratara??? no me lo puedo creer! si un día me veo con ganas y tiempo veo el documental
POLE.T. ha dicho que…
Hay una imagen en la peli que sale un espectáculo de delfines en ese pueblo y la gente comiendo carne de delfín mientras los ven saltar! Horrible.

Y lo que da más pena es el pobre entrenador de delfines cuando explica el suicidio de su delfinita. Dice que literalmente se suicidó porque los delfines respiran con actos conscientes, o sea que tienen que provocar la respiración. Y esta dejó de hacerlo...

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

The Killing Season 3 Finale: La gran desilusión

Han desperdiciado una gran oportunidad. Nos taparon la boca a los que renegábamos de una tercera temporada después del insuperable final de la segunda, brindaron una nueva trama con un arranque y un desarrollo que nos hizo olvidar por completo a Rosie Larsen, y sin embargo el pasado domingo desembocamos en un doble episodio final que en nada recuerda a los finales a los que nos tenían acostumbrados. Los guionistas de The Killing, esta vez sí, nos han fallado.

En primer lugar, porque a falta de conocer si la AMC renueva la serie para una cuarta temporada, dejan a la audiencia con un desenlace abierto, que ni sirve para crear la suficiente expectación de cara a la siguiente entrega ni desde luego dejaría a The Killing en el lugar que se merece en caso de cancelación. Ni tenemos un nuevo caso al que aferrarnos ni un cliffhanger de alto impacto como en la primera temporada. Sólo tememos por el futuro de Sarah Linden tras disparar al asesino, cuando sabemos que de ir a la cárcel será algo…

CALL ME BY YOUR NAME | Cuando la homosexualidad es lo de menos

Hoy sería imposible de reproducir. Una historia de amor a fuego lento, con el pálpito y la inocencia de la novedad desconocida, con el hartazgo y la reflexión de las horas muertas. Un entorno utópico, de ensueño, donde el tiempo pasa sin distracciones ni interrupciones, en el que la palabra recobra su poder, las relaciones se gestan de forma paciente y ni un solo gesto pasa desapercibido. Hay que remontarse a un lugar del norte de Italia en 1983 para redescubrir aquellos tiempos en los que nada, ni mucho menos el amor, se zanjaba con la inmediatez de un pulgar.

En ese contexto bucólico de la Toscana, en el que la belleza natural se entremezcla con la música, el arte y la oratoria, se desarrolla una relación llamada a convertirse en una de las más emocionantes de la historia del cine. Una atracción imprevista, que se va degustando piano piano, entre jugosos zumos de albaricoque y paseos en bici, entre el letargo de los calurosos días de verano y la presión del calendario. El amor de v…