Ir al contenido principal

Samantha 8 - Carrie 0

En una hipotética batalla entre la protagonista de Sexo en Nueva York, Carrie Bradshaw, y la auténtica alma de la serie, Samantha Jones, ganaría por goleada esta última. Seis temporadas y dos películas han servido para confirmar a la rubia ninfómana como el auténtico reclamo de una producción que gasta sus cartuchos sin demasiados complejos. Samantha ha sido, es y seguirá siendo el toque de humor indispensable para que esta gallinita de los huevos de oro no termine suicidándose.
Pero quien sigue llevando la batuta de esta historia, tanto delante como detrás de las cámaras, es Sarah Jessica Parker, SarahJessi para los amigos de la periferia. Doce años y unos cuantos retoques de cirugía después (recomiendo comprobar los increíbles cambios que ha experimentado esta mujer desde la primera temporada de la serie), la columnista mejor pagada del planeta se continúa creyendo el centro del universo. Sus problemas existenciales y sus disertaciones sobre algo tan cursi como los asuntos del corazón siguen siendo tan superficiales como innecesarios.
Un estorbo que, si bien en capítulos de 25 minutos apenas era perceptible, en un metraje de dos horas y media termina fomentando el rechazo frontal a los desvaríos de SarahJessi. Charlotte y Miranda, por su parte, han sido desplazadas a un segundo plano, prácticamente a funciones de figurante, mientras Samantha, la joya desaprovechada en el primer largometraje, adquiere aquí el protagonismo reivindicado. Sus aportaciones son las únicas que conceden a Sexo en Nueva York 2 la categoría de comedia. El resto a duras penas logra dibujar una leve sonrisa.
Es extraño que ningún lumbreras de la televisión norteamericana haya pensado en la posibilidad de un spin-off de Samantha Jones. Extraño y gratificante, puesto que personajes de este calibre suelen caer en desgracia cuando adquieren todo el protagonismo. Las apariciones de Kim Catrall, bien dosificadas, son el contrapunto perfecto para Sexo en Nueva York, como lo fue en su momento Aída en 7 vidas o Joey en Friends. Fuera de ese contexto, convertidos en reyes de la función, estos coprotagonistas corren el riesgo de interpretar una parodia de sus personajes.
En el caso de Samantha no hay lugar a dudas. Más vale destacar como secundaria que echar por tierra todo el mérito por culpa de mayores pretensiones. De la película quedarán para el recuerdo sus desternillantes contribuciones, desde sus traumas con la menopausia hasta sus líos con la justicia de los Emiratos Árabes. Pocas veces he presenciado el aplauso espontáneo de una platea de cine como el que sucedió tras la escena del bolso en el zoco de Abu Dhabi.
Del argumento, poco más a destacar, pues tampoco es lo importante de la cinta. La pequeña crisis matrimonial de Carrie y Mr. Big o el viaje a la ciudad árabe son sólo excusas para ordeñar un producto que todavía da de sí. De hecho, las duras críticas a esta segunda entrega no terminan de entenderse. Mientras que el anterior largometraje se regodeaba en los aspectos más superficiales de la serie, como los extravagantes modelitos de la protagonista, en esta ocasión los guionistas han logrado hacer reír más y mejor. Sexo y humor, al fin y al cabo, ¿no han sido siempre la esencia de Sexo en Nueva York?

Comentarios

Izengabe ha dicho que…
Todavía me queda mucho para llegar a la segunda película, aún no he terminado la 4ªT, auqnue me quedan pocos capítulos... eso sí, sin Samantha la serie no sería lo mismo, y mira que me encanta Miranda también, pero es que Carrie es muy sinmás, sus lios con Big y Aidan me interesan más bien poco y Charlotte directamente me aburre
POLE.T. ha dicho que…
Hasta SarahJessi lo tiene que reconocer, dándole más protagonismo a Samantha. Eso dice bastante a su favor, porque si se llevaran a matar y ella fuera la productora otra le daría un papel peor!! Dicen que se vengó de ella en el cartel promocional de la peli, que Samantha sale como un ratoncillo...

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Las 12 mejores escenas de Breaking Bad a las puertas del ansiado final

Nueva fecha para marcar en la historia de la televisión. El próximo 29 de septiembre finaliza Breaking bad, que sin desvelarnos todavía su desenlace ya se ha hecho un hueco en el olimpo de las grandes series, ese lugar sagrado donde cohabitan Los soprano y The wire. Si se mantiene el nivel de esta quinta temporada, el capítulo promete despedirse por todo lo alto. Pero en caso de que Vince Gilligan, su creador, no cumpla con las enormes expectativas, puede descansar tranquilo. Nos deja para el recuerdo una retahíla de escenas memorables. Lo que viene a continuación no es más que el botón de una muestra inabarcable de grandes momentos.


1. Primera escena (1x01 - Pilot)
Si la regla de oro de toda novela es captar al lector desde la primera frase, desde luego esa pareció ser la consigna seguida también por Vince Gilligan en Breaking bad. Un hombre en calzoncillos y una máscara antigás conduce histéricamente una autocaravana por una carretera desierta de Nuevo México. A su lado, el copiloto…

DUNKERQUE | Nolan pluscuamperfecto

Últimamente parece que hay que diferenciar entre películas y experiencias cinematográficas. Como si el cine en mayúsculas fuera un coto exclusivo de determinadas cintas de autor, como si la autoría excluyera por norma la vertiente más comercial. Christopher Nolan pertenece a esa tierra de nadie en la que sus parias casi deben pedir perdón por dignificar el blockbuster, si es que sus propuestas pueden encajarse en tan denostado género. Y para no restarles mérito, casi con condescendencia, los defensores de la pureza del séptimo arte califican sus obras de experiencias, otorgándole al cine otros menesteres.

Pues sí, Dunkerque es toda una experiencia. La más envolvente y asfixiante que jamás se haya rodado sobre una contienda bélica. Reducirla a un espectáculo de fuegos artificiales es cuanto menos injusto, ya que independientemente de su afán por el entretenimiento, como si éste fuera un demérito, la película nos sumerge como nunca en lo más parecido a un estado de guerra. El caos, la s…