Ir al contenido principal

Los Oscars que serán...

En marcha la cuenta atrás para los Oscars, es el momento de actualizar las quinielas y apostar por los caballos ganadores de la noche. Una de las revistas que hace mejor seguimiento de la ceremonia de entrega de premios y que más suele acertar en sus predicciones, la Entertainment Weekly, ya tiene su veredicto final. Todo parece indicar que la gran triunfadora de este año será, como todo el mundo pronosticaba, The artist. Pero el pescado no está todo vendido. Algunas categorías podrían provocar más de un infarto en la platea del Kodak Theatre, sobre todo en dos de los actores que más tienen asumida su victoria. Hagamos un repaso a las probabilidades de triunfo que propone la revista para las principales nominaciones.

Mejor película

El invento de este año, mediante el cual podían estar nominadas entre cinco y diez películas, ha demostrado su inutilidad. De las nueve que han quedado finalistas, sólo tres se disputan el triunfo. Pero aunque Criadas y señoras ganara puntos tras los Screen Actors Guild y aunque La invención de Hugo parta como favorita al tener mayor número de nominaciones, todo indica que The artist se convertirá en la segunda película muda en ganar el Oscar.

Mejor director
La dicotomía del año pasado entre directores veteranos y noveles se saldó con la victoria de Tom Hooper por El discurso del rey. Esta edición, con la distancia todavía más acusada entre pesos pesados como Scorsese, Malick, Allen y Payne y un desconocido Michel Hazanavicius, se saldará con la victoria del director de The artist. Como dicen en la EW, en esta categoría la primera nominación suele implicar el primer Oscar.

Mejor actor
George Clooney partía como favorito desde el inicio de la temporada de premios con su aplaudida interpretación en Los descendientes, pero su triunfo se ve amenazado por un recién llegado a la industria de Hollywood, un Jean Dujardin que para colmo recibió el apoyo de los Screen Actors Guild. La publicación especializada, sin embargo, apuesta finalmente por el galán en su búsqueda de la categoría principal tras el galardón como actor secundario por Syriana.

Mejor actriz
Todos proclamamos vencedora a Meryl Streep por su apabullante interpretación de La dama de hierro y, sin embargo, al otro lado del charco parece que las apuestas van más encaminadas hacia Viola Davis por una película, Criadas y señoras, que aquí ha pasado con más pena que gloria que en Estados Unidos. Como indica la revista, esta será la tercera vez que Meryl Streep y Glenn Close se enfrenten cara a cara por el Oscar a la mejor actriz. Ambas perdieron el duelo en las dos ocasiones anteriores y, según los pronósticos, esta vez tampoco será diferente.

Mejor actor secundario
En este particular duelo entre dos veteranos del cine parece que el claro vencedor, el que todas las quinielas señalan, será Christopher Plummer por encarnar al padre gay de Ewan McGregor en Beginners. El único que le hace sombra, con un 30% de probabilidades, es Max von Sydow, una de las dos únicas nominaciones que ha recibido la película de Stephen Daldry Tan fuerte, tan cerca.

Mejor actriz secundaria
La compañera de fatigas de Viola Davis en Criadas y señoras también será su compañera de escenario este domingo en el Kodak Theatre. Octavia Spencer también ha partido desde el comienzo como una de las claras vencedoras de la noche. A cierta distancia, con un 10% menos de probabilidades, se sitúa Melissa McCarthy, que podría dar la campanada por su desternillante papel en La boda de mi mejor amiga, siempre y cuando Bérénice Bejo no insista en compartir photocall con Dujardin.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un Eastwood de retirada

Clint Eastwood ya está de vuelta de todo. Le importa un pimiento si su apoyo a Donald Trump le comporta enemigos o si su definición actual de la generación de mariquitas traspasa lo políticamente correcto y ofende al personal. Tampoco su filmografía parece importarle demasiado. Pocos reparos ha tenido en presentar auténticos bodrios como Jersey boys o cintas mediocres como Más allá de la vida o El francotirador. En su historial ya se encuentran Los puentes de Madison, Sin perdón, Mystic River o Million dollar baby. Ya no necesita reivindicarse. Mucho menos con 86 años, la edad suficiente para restar trascendencia a esta época de polémicas efímeras. El actor ya se labró su carrera como director y ahora corresponde al público determinar si su talento sigue en forma o se mantiene gracias a una base de fieles seguidores.

Sully corresponde a esa cada vez más amplia y frecuente lista de películas en su carrera que simplemente alcanzan la corrección, adoptando ese tono grandilocuente y pat…

EMMYS 2016: Las nominaciones ideales en Drama

Un año más, los Emmy anuncian sus nominaciones rodeados de las inevitables polémicas por sus destacadas ausencias. Esta edición no iba a ser menos. Los olvidos nuevamente han sido más sonados que los aciertos, movidos por una inercia que suele ser la tónica en los premios más importantes de la televisión mundial. Sin embargo, esta vez los académicos han decidido dar una alegría a aquellos que veníamos reivindicando The Americans como una de las mejores series actuales. Tanto la creación de Joe Weisberg como sus protagonistas, Keri Russell y Matthew Rhys, han logrado por fin el reconocimiento de unos galardones que los han ignorado sistemáticamente durante sus tres primeras temporadas. Son la excepción de unos Emmy que han decidido pasar de largo nuevamente de The Affair y The Leftovers, sin duda, dos de las producciones más destacadas en los dos últimos años. Por eso mismo, y por otros importantes resbalones, ahí van mis nominaciones ideales en la categoría dramática.

MEJOR SERIE DRAM…

MOONLIGHT | Camaleón a la fuerza

Una historia sobre homosexualidad dentro de la comunidad negra parecía una vuelta de tuerca, un quién da más dentro del cine de denuncia social que podría suponer el reclamo perfecto para una Academia de Hollywood deseando resarcir sus pecados discriminatorios. Por suerte, Moonlight no pertenece a ese grupo de cintas que buscan a toda costa la exaltación, que se convierten en estandartes de la lucha contra la opresión de la hegemonía blanca y heterosexual. La propuesta de Barry Jenkins es mucho más valiosa, ya que con su premisa y, sobre todo, su puesta en escena, logra abarcar un sentimiento prácticamente universal, el del miedo a la propia identidad.

Little, Chorin y Black no son sólo los tres actos en los que se divide la trama sino las tres fases de un complicado proceso de asimilación personal, el que sufre un niño, adolescente y adulto lidiando consigo mismo y su entorno de barrio marginal en Miami. Esta vez la marginación no surge del racismo sino desde dentro, desde el propio …