Ir al contenido principal

...y los Oscars que debieron ser

Es probable que este año los Oscars pasen a la historia por ser unos de los más descafeinados de la historia. Es cierto que ya son muchas ediciones con errores, olvidos y ninguneos, pero en esta ocasión los académicos han demostrado más que nunca su especial predilección por películas nostálgicas y de directores consagrados. Por el camino, han dejado obras maestras e interpretaciones magistrales que, sin duda, pasarán a la historia más allá de sus premios. Hagamos un viaje a los Oscars ideales, los que mejor hubieran representado el gusto de crítica y público.

Mejor película
- The Artist: Por el riesgo de ser muda, francesa y en blanco y negro y lograr sorprender.
- La boda de mi mejor amiga: Por recuperar la comedia más tronchante después de Algo pasa con Mary.
- Drive: Por ser una película de acción estilizada que gusta a todos los públicos.
- Los hombres que no amaban a las mujeres: Por su estilo Fincher que nos hace olvidar las notables versiones suecas.
- La invención de Hugo: Por camuflar en una película infantil un hermoso homenaje a los orígenes del cine.
- J. Edgar: Por su mezcla exquisita de historia y sentimiento con un personaje detestable como protagonista.
- Shame: Por adentrarnos en el sórdido ambiente de las adicciones con una impresionante belleza formal.

Mejor director
- Michel Hazanavicius: Por su valentía a la hora de dirigir un proyecto tan poco comercial.
- Clint Eastwood: Por demostrar una vez más que es un maestro del cine clásico.
- David Fincher: Por meterse en un embolado como Millennium y salir claramente reforzado.
- Steve McQueen: Por dirigir como nadie a Fassbender y especializarse en un universo agonizante.
- Martin Scorsese: Por trasladar su pasión por el cine de una manera tan bella y didáctica.

Mejor actor

- Jean Dujardin: Por parecer un galán de Hollywood de toda la vida sin apenas pronunciar palabra.
- Leonardo DiCaprio: Por su superación interpretativa a pesar de los constantes ninguneos de la Academia.
- Michael Fassbender: Por su entrega física y psíquica a un personaje tan complicado como el Brandon de Shame.
- Ryan Gosling: Por transmitir tanto con tan pocas palabras y con un personaje a priori tan poco amable.
- Michael Shannon: Por su apabullante escena de esquizofrénico en una reunión social.

Mejor actriz
- Glenn Close: Por su increíble transformación en caballero que no es capaz de lucir vestido.
- Meryl Streep: Por su majestuosa interpretación de las dos etapas de la vida de Margaret Thatcher, sobre todo la más madura.
- Tilda Swinton: Por el revuelo que se armó cuando no se la incluyó entre las nominadas, a pesar de que Tenemos que hablar de Kevin no se ha estrenado todavía.
- Kristen Wiig: Por ser el personaje más desternillante de una comedia desternillante. Y si McCarthy lo merece...
- Michelle Williams: Por salir sobradamente airosa de encarnar a un icono tan complicado como Marilyn Monroe.

Mejor actor secundario
- Albert Brooks: Por dar más miedo que el protagonista de Drive.
- Armie Hammer: Por ser el partennaire perfecto de DiCaprio en J.Edgar y protagonizar con él la escena más dramática y bonita del filme.
- Ben Kingsley: Por encarnar a un George Mélies nostálgico y tierno.
- Christopher Plummer: Por salvar una película, Beginners, que no logra salvar ni Ewan McGregor.
- Max von Sydow: Porque su personaje en Tan fuerte, tan cerca habla muy poco pero dice mucho.

Mejor actriz secundaria
- Bérénice Bejo: Por su frescura como contrapunto del traumático personaje de Dujardin en The artist.
- Melissa McCarthy: Porque no es fácil que se le reconozca el mérito a una actriz cómica en unos premios más bien dramáticos.
- Carey Mulligan: Por su inocencia y naturalidad como intérprete y que en Shame se evidencia más que nunca.
- Octavia Spencer: Por ser el personaje que le resta dramatismo a Criadas y señoras.
- Shailene Woodley: Porque a pesar de su juventud le da mil vueltas a la interpretación de Clooney en Los descendientes.

Comentarios

rodrimiranda ha dicho que…
Me parece mas justa que la verdadera, si bien he de decir que no he visto Shame aun y que Los descendientes es mi peli del año... Hecho en falta alguna y discrepo en alguna otra como La peli de Fincher, a mi no me parece de Oscar ni ella, ni Mara ni nadie... Simplemente entretiene mucho!! Y me parece un desproposito por la academia las falta de dicaprio, Fassbender, Swinton y Shailene Woodley. Al igual que Tíntin en Animacion, ya que para mi A cat in Paris no se merece ese puesto. La piel que habito la hubiera nominada como no inglesa también, pero a Almodovar se le tiene manía!!
POLE.T. ha dicho que…
Cometí un error gravísimo que acabo de corregir. Incluí a George Clooney y olvidé a Jean Dujardin, cuyo papel me parece mucho más meritorio que el del porta de 'Los descendientes'. En serio te parece la peli del año?

Yo ayer vi La invención de Hugo, de la que no esperaba nada, y ha resultado ser una de las mejores, pero sin lograr superar a The artist, que para mí es la justa vencedora de esta año.

Pero si los Oscars fueran como en este post, sin duda creo que la peli del año es Drive. Me encantó! Y detrás la seguiría de cerca Shame.

Y dime, qué pelis echas en falta??

La piel que habito seguro que hubiera estado nominada si a los listos de nuestra Academia española les hubiera venido la luz de incluirla como candidata. A Almodóvar se le tiene manía aquí, no fuera. Si hubiera sido preseleccionada, seguro que estaría entre las nominadas. Una pena.
quest ha dicho que…
Gran post, qué currado!!

Enhorabuena!
POLE.T. ha dicho que…
Gracias!! Fue un trabajo de la hostia, pero tenía que plasmarlo como fuera

Entradas populares de este blog

EMMYS 2016: Las nominaciones ideales en Drama

Un año más, los Emmy anuncian sus nominaciones rodeados de las inevitables polémicas por sus destacadas ausencias. Esta edición no iba a ser menos. Los olvidos nuevamente han sido más sonados que los aciertos, movidos por una inercia que suele ser la tónica en los premios más importantes de la televisión mundial. Sin embargo, esta vez los académicos han decidido dar una alegría a aquellos que veníamos reivindicando The Americans como una de las mejores series actuales. Tanto la creación de Joe Weisberg como sus protagonistas, Keri Russell y Matthew Rhys, han logrado por fin el reconocimiento de unos galardones que los han ignorado sistemáticamente durante sus tres primeras temporadas. Son la excepción de unos Emmy que han decidido pasar de largo nuevamente de The Affair y The Leftovers, sin duda, dos de las producciones más destacadas en los dos últimos años. Por eso mismo, y por otros importantes resbalones, ahí van mis nominaciones ideales en la categoría dramática.

MEJOR SERIE DRAM…

Un Eastwood de retirada

Clint Eastwood ya está de vuelta de todo. Le importa un pimiento si su apoyo a Donald Trump le comporta enemigos o si su definición actual de la generación de mariquitas traspasa lo políticamente correcto y ofende al personal. Tampoco su filmografía parece importarle demasiado. Pocos reparos ha tenido en presentar auténticos bodrios como Jersey boys o cintas mediocres como Más allá de la vida o El francotirador. En su historial ya se encuentran Los puentes de Madison, Sin perdón, Mystic River o Million dollar baby. Ya no necesita reivindicarse. Mucho menos con 86 años, la edad suficiente para restar trascendencia a esta época de polémicas efímeras. El actor ya se labró su carrera como director y ahora corresponde al público determinar si su talento sigue en forma o se mantiene gracias a una base de fieles seguidores.

Sully corresponde a esa cada vez más amplia y frecuente lista de películas en su carrera que simplemente alcanzan la corrección, adoptando ese tono grandilocuente y pat…

MOONLIGHT | Camaleón a la fuerza

Una historia sobre homosexualidad dentro de la comunidad negra parecía una vuelta de tuerca, un quién da más dentro del cine de denuncia social que podría suponer el reclamo perfecto para una Academia de Hollywood deseando resarcir sus pecados discriminatorios. Por suerte, Moonlight no pertenece a ese grupo de cintas que buscan a toda costa la exaltación, que se convierten en estandartes de la lucha contra la opresión de la hegemonía blanca y heterosexual. La propuesta de Barry Jenkins es mucho más valiosa, ya que con su premisa y, sobre todo, su puesta en escena, logra abarcar un sentimiento prácticamente universal, el del miedo a la propia identidad.

Little, Chorin y Black no son sólo los tres actos en los que se divide la trama sino las tres fases de un complicado proceso de asimilación personal, el que sufre un niño, adolescente y adulto lidiando consigo mismo y su entorno de barrio marginal en Miami. Esta vez la marginación no surge del racismo sino desde dentro, desde el propio …