Ir al contenido principal

Los Goya de Segura

La gran fiesta del cine español, coletilla que siempre acompaña a la ceremonia de entrega de los Goya, parecía hasta el momento un guateque sin remedio. Hasta que llegó Santiago Segura y levantó el ánimo de una gala a la deriva. Gustará más o menos el director de Torrente pero las perdigonadas mordaces que lanzó sobre el patio de butacas fueron lo más lúcido de la noche. Con sentido del humor, recriminó la ausencia entre las nominadas de su película, de lejos la más taquillera del cine español. Recalcó con guasa que la lista de favoritas incluyera un filme sobre la guerra civil. Describió con retranca el sistema de votación de los académicos, no exento de amiguismos y otros criterios subjetivos. Incluso osó mencionar las conocidas pataletas de Almodóvar con la Academia, que la institución respondió con un ninguneo hacia su aplaudida obra, eso sí en el extranjero, La piel que habito (la cinta sólo triunfó en las categorías interpretativas y de banda sonora). La intervención de Segura supuso un golpe de aire fresco tras el discurso de una nueva presidencia que a tres voces reculó de la postura de Álex de la Iglesia y su mano tendida a los internautas. Visto lo visto, el amiguete no sólo parecía pedir a gritos el traje de maestro de ceremonias del año que viene sino también un hueco en el mismísimo gobierno de la Academia de cine.

Carta al director en La Vanguardia

Carta al director de El Periódico

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

SAUVAGE | Deseando amar

¿Puede haber lugar para la ternura en un entorno tan descorazonador como el de la prostitución callejera? Sauvage no escatima esfuerzos en reflejar la crudeza de un ambiente sumamente hostil, desprovisto de toda belleza, con una sucesión de escenas terroríficas que avasallan el deseo y el placer y lo convierten en lo más cercano a la tortura. Pero a su vez, el debutante Camille Vidal-Naquet nos reserva un par o tres de momentos absolutamente hermosos, los que muestran la desesperación de un joven chapero por encontrar lo más cercano al amor.

Léo besa a sus clientes, desde jóvenes repugnantes a señores mayores en busca de compañía. No disfruta de su trabajo pero tampoco lo cosifica. Hurga entre la miseria tratando de hallar algún gesto de cariño que lo reconcilie con la humanidad. Mientras, bebe los vientos por un personaje tóxico, un compañero de fatigas que lo degrada a niveles mucho más bajos que los de su clientela. La humillación que se autoinflige resulta mucho más dolorosa q…

El portazo de Almodóvar a 'El País'

Se resistía Almodóvar la otra noche con Carlos del Amor a reconocer que La piel que habito ha supuesto un giro radical en su carrera. Los periodistas andan estos días desorientados, divididos entre los que aseguran haber visto en su último filme territorios jamás explorados, alcanzando así una supuesta madurez, y los que por el contrario se muestran convencidos de que la obra reúne todos los rasgos y manías que han hecho único al director manchego. En la entrevista que mantuvo con el seductor representante cultural de TVE no sacó de dudas a nadie: “La piel que habito no podría haber sido posible sin ninguna de mis anteriores películas”.

Almodóvar no se moja y, por tanto, toca sacar conclusiones propias. Vayamos por partes. Aseguraban que nuestro ochentero más internacional exploraba por primera vez el género de terror, territorios y atmósferas oscuras para un director con tendencia al color. En efecto, La piel que habito resulta más inquietante que sus anteriores propuestas, aunque s…