Ir al contenido principal

Buceando de nuevo en el fondo del pozo

Las horas bajas de una estrella del pasado no es un argumento desconocido en el cine y menos cuando todavía está reciente en la memoria la historia de El luchador, que hizo resurgir de las cenizas, apenas hace un año, a Mickey Rourke. En aquella ocasión, los paralelismos entre su personaje, un jugador de Wrestling en plena decadencia, y su propia experiencia como actor fueron claros. Aquella resurrección cinematográfica bien le mereció un Oscar. Esta vez no estamos frente a un intérprete tocando fondo pero sí ante una carrera, la de Jeff Bridges, que ha pasado injustamente desapercibida a lo largo de los años. Nueva oportunidad de la Academia de Hollywood para redimir sus pecados y nueva estatuilla casi cantada.
Las semejanzas entre El luchador y Crazy heart no terminan aquí. Ambas se centran en protagonistas de glorioso pasado enganchados al alcohol, que se mueven por ambientes sórdidos y que terminan encontrando el apoyo inesperado de bellas y luchadoras mujeres. Las dos nos acercan al corazón de dos hombres torturados por el paso del tiempo, enfrentados a las consecuencias de la mala vida y con atisbos de arrepentimiento. Demasiadas coincidencias como para no pensar, como mínimo, en un plagio creativo.
Sin embargo, esta evidente inspiración no resulta tan condenable una vez comparados los dos filmes. Las interpretaciones de Rourke y de Bridges están a la misma excelente altura, satisfaciendo al espectador de igual forma pero con sus respectivos matices. Mientras en la cinta de Aronofsky nos adentramos en el submundo de la lucha libre, en esta ocasión nos metemos de lleno en el universo desconocido de la música country. Un pretexto que nos sirve de nuevo para conocer más de cerca la América más profunda y real, la que apenas tiene cabida en las cintas que nos llegan de Hollywood.
A través de la mirada de Bad Blake, el ídolo country al que da vida Bridges, nos acercamos a los Estados Unidos de paisajes desérticos y moteles de carretera. Su música no alcanza grandes escenarios como el Madison Square Garden de Nueva York pero triunfa en locales de Nuevo México y Texas, donde abunda una clientela trasnochada y ajena al glamour.
Con los años, el mítico Bad Blake está quedando en el olvido, actuando en boleras de tres al cuarto o como telonero de su joven discípulo. Situaciones humillantes para quien vivió tiempos mejores pero que apenas lo acomplejan. El cantante se mantiene fiel a un estilo de vida en el que abundan las botellas de whisky y las mujeres. Hasta que un buen día aparece una joven e ingenua periodista que le roba el corazón al imperturbable veterano, momento en el que descubrimos las flaquezas que se esconden tras su coraza.
La historia ha sido mil veces contada y no hace falta ser un lumbreras para vaticinar más o menos por donde deambulará la trama. A pesar de ello, los personajes y sus debilidades logran conmovernos de nuevo. Porque aunque existe un cierto regusto repetitivo, las interpretaciones de Maggie Gyllenhaal y de Jeff Bridges, dotadas de auténtico costumbrismo, siempre se reciben como aire fresco.

Comentarios

quest ha dicho que…
qué curioso, yo también creo que este actor no está se ha valorado lo suficiente.
quest ha dicho que…
y una preguntita... lo del "quedan X días" para los Oscars lo tienes que cambiar a mano, no?? no creo que haya una aplicación aquí para hacerlo...
POLE.T. ha dicho que…
sssshhhh, no desveles los entresijos cutres del blog!! jajajajaja
quest ha dicho que…
¡¡lo sabía!!

eso sí tiene mérito.
jeje
POLE.T. ha dicho que…
hombre, si llevara un mes haciéndolo sí, pero solo llevo tres días... Y mañana lo tendré chungo para cambiar!! jajjaja
quest ha dicho que…
jeje... tranquilo, el secreto está a salvo

jaja
POLE.T. ha dicho que…
Por qué no entras en el foro?? No te amedrentes...
quest ha dicho que…
paso, gracias...
POLE.T. ha dicho que…
joé, pues vaya rollo. Es un foro libre!
quest ha dicho que…
sí, es libre, claro.

tú vas a los sitios libres donde te insultan o increpan?

no me apetece quedarme mirando cómo lo hacen. ni me apetece aguantarlo ahora, como hago en otros momentos.

lo que no voy a hacer es responder como merece.
POLE.T. ha dicho que…
Hombre, pues si solo recibiera insultos no iría ni de coña, pero hay más gente! Ante los insultos, es mejor la ignorancia. Tanto si la respondes como si no entras, gana ella!
quest ha dicho que…
me parece bien que gane, no compito en esas cosas.

desde que tiene a quién odiar está más encantadora que nunca con los demás y ya no la monta. sin duda necesita tener lío con alguien para sentirse bien. soy yo, ok, no me importa.
quest ha dicho que…
para que luego se diga que nos decimos las cosas por mail. aquí está, bien clarito... aunque casi que se va del tema del blog... disculpa... haz con estos comentarios lo que quieras.. si los borras no me extrañaría.
POLE.T. ha dicho que…
A ignorar se ha dicho, quest!

Venga, que la semana que viene te quiero en el foro de forma activa, eh?? Hombreeeeee, que me cabreo!

Buen fin de semana!
quest ha dicho que…
sólo por lo insólito de verte cabreado puede que no me pase por el foro

;)

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

The Killing Season 3 Finale: La gran desilusión

Han desperdiciado una gran oportunidad. Nos taparon la boca a los que renegábamos de una tercera temporada después del insuperable final de la segunda, brindaron una nueva trama con un arranque y un desarrollo que nos hizo olvidar por completo a Rosie Larsen, y sin embargo el pasado domingo desembocamos en un doble episodio final que en nada recuerda a los finales a los que nos tenían acostumbrados. Los guionistas de The Killing, esta vez sí, nos han fallado.

En primer lugar, porque a falta de conocer si la AMC renueva la serie para una cuarta temporada, dejan a la audiencia con un desenlace abierto, que ni sirve para crear la suficiente expectación de cara a la siguiente entrega ni desde luego dejaría a The Killing en el lugar que se merece en caso de cancelación. Ni tenemos un nuevo caso al que aferrarnos ni un cliffhanger de alto impacto como en la primera temporada. Sólo tememos por el futuro de Sarah Linden tras disparar al asesino, cuando sabemos que de ir a la cárcel será algo…

CALL ME BY YOUR NAME | Cuando la homosexualidad es lo de menos

Hoy sería imposible de reproducir. Una historia de amor a fuego lento, con el pálpito y la inocencia de la novedad desconocida, con el hartazgo y la reflexión de las horas muertas. Un entorno utópico, de ensueño, donde el tiempo pasa sin distracciones ni interrupciones, en el que la palabra recobra su poder, las relaciones se gestan de forma paciente y ni un solo gesto pasa desapercibido. Hay que remontarse a un lugar del norte de Italia en 1983 para redescubrir aquellos tiempos en los que nada, ni mucho menos el amor, se zanjaba con la inmediatez de un pulgar.

En ese contexto bucólico de la Toscana, en el que la belleza natural se entremezcla con la música, el arte y la oratoria, se desarrolla una relación llamada a convertirse en una de las más emocionantes de la historia del cine. Una atracción imprevista, que se va degustando piano piano, entre jugosos zumos de albaricoque y paseos en bici, entre el letargo de los calurosos días de verano y la presión del calendario. El amor de v…