Ir al contenido principal

8 incógnitas, ambigüedades (y algún absurdo) del capítulo de Lost sobre Sawyer

Nuevo episodio ni fu ni fa en Perdidos, sin ningún momento de sobresalto a destacar. Corremos el peligro de que los grandes acontecimientos se aglutinen desesperadamente en los últimos capítulos generando un final atropellado. Aún así, confiemos todavía en la pericia de sus creadores. De momento, el gran impacto nos ha llegado en el flash alternativo, descubriendo a un Sawyer que ha pasado de ladrón a policía.
La primera gran duda que nos asalta al comprobar esta nueva situación del personaje es evidente. ¿Por qué dejó el policía Sawyer escapar a una fugitiva esposada en el aeropuerto de Los Ángeles? Desde luego, su paso al bando contrario no lo convierte de golpe en un ciudadano encomiable, puesto que además de permitir la huida de Kate, sigue manteniendo su sed de venganza hacia Anthony Cooper, el estafador que provocó la muerte de sus padres y, a su vez, padre de John Locke.
Mientras tanto, en la isla, el enemigo de Jacob convence a Sawyer para que investigue quién hay en la isla Hidra (recordemos que Ben finalmente se negó a seguirle). La intención del supuesto ente maligno es huir con el avión de Ajira Airways. ¿Alguien me puede explicar cómo van a salir de la isla con un avión estropeado y en un terreno sin pista de aterrizaje? Desde luego, todo lo relacionado con el vuelo Ajira es de lo menos convincente de esta historia.
Una vez en Hidra, Sawyer es capturado por una nueva y engañosa mujer que trabaja para las órdenes de Widmore. Lo trasladan al submarino que apareció al final del capítulo anterior y, una vez dentro, nos encontramos con una misteriosa habitación en la que seguramente hay alguien encerrado. ¿Estará Desmond, tal como pronostican la mayoría de blogs, en el interior del misterioso camarote del submarino? Francamente, lo echamos de menos.
Sawyer juega al despiste tanto con Widmore como con el enemigo de Jacob convertido en Locke. De momento, parece que ha convencido a las dos partes enfrentadas con sospechosos tratos, pero tanto Widmore como Locke son dos personajes muy inteligentes. ¿Cuál de los tres es mejor mentiroso? Apostamos, como mínimo, a que el enemigo de Jacob no se fía un pelo de Sawyer…
Las sospechas sobre Widmore se mantienen. De momento, parece claro que quiere protegerse de Locke y a su vez terminar con él. ¿Significa eso que Widmore está del lado de Jacob y, por consiguiente, ahora se encuentra en el mismo bando de su archienemigo Ben? Aún recuerdo aquél encuentro entre Ben y Widmore en casa de este último que parecía tan trascendental. Ahora su enemistad se ha reducido de golpe a la nada. Un poco decepcionante, la verdad.
En la otra isla, Claire por fin desata toda su ira contra Kate ante la acojonante pasividad de Sayid. Hasta que Locke aparece. ¿Qué le diría Locke a Claire para que bajara velas respecto a Kate? Parecía sincera cuando pidió perdón, pero puede ser una estrategia.
En una conversación entre Locke y Kate para apaciguar los ánimos, el calvo le confiesa que una vez, hace mucho tiempo, él también tuvo, como Aaron, una madre loca. ¿Tuvo algo que ver esta madre loca con el destino del enemigo de Jacob?
Por último, el insulso final del capítulo nos revela la verdadera intención de Sawyer. No pertenece a ningún bando. Su única intención es huir con Kate en el submarino. ¿Conseguirá despistar a los dos contrincantes enfrentados para poder salir de una vez por todas de la isla?

Comentarios

Izengabe ha dicho que…
jajajaj, muy bueno lo del Ajira, pero no creo que salgan en avión, o simplemente no creo que salgan ya de la isla, a no ser que sea por arte de magia... algo que a estas alturas no me sorprendería :p
POLE.T. ha dicho que…
Quieres decir que no saldrán de la isla??? alguno el submarino yo creo que sí, sino todos hacia la realidad alternativa...

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Especial USA: Localizaciones de Twin Peaks

Uno de los motivos que convirtieron a Twin Peaks en todo un éxito fue la atmósfera de la serie, rodada en paisajes tan fríos y sórdidos como la trama que envolvía el asesinato de Laura Palmer. El pueblo que da nombre a esta inolvidable producción de David Lynch no existe, pero el rodaje de exteriores se llevó a cabo en dos localidades muy cercanas a Seattle, Snoqualmie y North Bend, que todavía hoy logran trasladarte a la aterradora ambientación de la serie.

Al contrario de lo que podría parecer, la zona no explota para nada el fenómeno Twin Peaks. Ni siquiera en la tienda de souvenirs más cercana a las cataratas de Snoqualmie (protagonistas de la cabecera y de varias escenas) encontraremos ni una sola referencia a la serie. Sin embargo, incluso para no seguidores, la visita a este entorno natural merece la pena. No en vano, recibe un millón y medio de visitantes al año.
En lo alto de la cascada sigue vislumbrándose el hotel donde pernoctaba el agente Cooper, remodelado por completo …

PIELES | El mal gusto

Algo extraño estaba ocurriendo. El debut en la dirección de Eduardo Casanova, el eterno Fidel de Aída, apadrinado por Álex de la Iglesia y arropado por buena parte de la flor y nata del cine español, se estrenaba exclusivamente en un solo cine de la ciudad de Barcelona. Sin embargo, el fenómeno era tal que la propia taquillera de los cines Maldà, acostumbrados a las mil y una piruetas para incentivar la venta de entradas, subió perpleja al escenario para inmortalizar el llenazo antes de la proyección. 170 personas se vieron obligadas a desplazarse hasta la recóndita sala para comprobar qué nos tenía preparado el mal llamado nuevo enfant terrible del cine patrio. Finalizada la sesión, llegó la clarividencia.

Me imagino las excusas. No se apuesta por el riesgo, la industria de Hollywood lo engulle todo, el público está aborregado, las descargas ilegales. Todas ellas justificadas en muchos casos. No en este. Casanova puede sentirse afortunado de haber podido estrenar Pieles en un solo c…