Ir al contenido principal

Conflicto interior

Los estragos de la guerra es un tema tan recurrente en el cine que uno ya no espera grandes sorpresas en torno a la cuestión. Hermanos parecía tener como único aliciente a un trío de actores muy sugerente, junto a una historia de amor cercana al culebrón que parecía basarse también en una trama ya explotada: mujer de soldado en conflicto bélico recibe la noticia de su muerte y termina cayendo en los brazos de alguien cercano, hasta que un buen día aparece el marido de repente (Pearl harbor, sin ir más lejos, y salvando las distancias, tiene un argumento parecido). Pero la cinta de Jim Sheridan esconde tantas sorpresas sobrecogedoras que, como mínimo, resulta inexplicable su ausencia en unos premios como los Oscars, donde Hermanos podría haber sumado varias nominaciones.
No puede obviarse que la película es un remake del filme danés de Susanne Bier Brothers, estrenado en 2004, pero cuando no se ha tenido la oportunidad de visionar la obra original, como es el caso, sólo cabe valorar la adaptación de Sheridan como una cinta independiente. El director irlandés, responsable de obras maestras como En el nombre del padre o Mi pie izquierdo, parece que ha suavizado el tono amargo empleado por Bier. Más allá de lo acertado de esta decisión, su simple trabajo con los actores, de los que consigue extraer todo el potencial, ya es digno de admiración.
Todo en Hermanos es un crescendo apoteósico, desde la historia, que arranca suave y sin llamar demasiado la atención, hasta el trabajo interpretativo, que alcanza niveles espectaculares hacia el final del metraje. El clímax y la tensión se van palpando poco a poco y no es hasta la última media hora que adquieren su máximo esplendor, pero en cuanto aparecen atrapan al espectador de tal forma que el filme consigue sobrepasar con creces el notable.
La película muestra el drama de una viuda de guerra con dos niñas pequeñas que encuentra el consuelo en el hermano de su marido, la oveja negra de una familia de tradición militar. Mientras va surgiendo algo más que amistad entre ambos, la cinta nos traslada al mismo tiempo a Afganistán, donde el capitán terminó en brazos peores que los de la muerte. Su cautiverio en zona talibán al principio parece superfluo. Las imágenes de la tortura incluso entorpecen el desarrollo de la trama más adictiva, la que nos enseña como va fraguándose el amor. Pero finalmente resultan indispensables para entender la terrible evolución del personaje principal.
Tobey Maguire es el responsable de la increíble transformación. El actor se desprende de su traje de hombre araña para regalarnos una de las interpretaciones más sorprendentes de los últimos años. Su mutación de ciudadano ejemplar a víctima perturbada de la guerra, acompañada también de un espeluznante deterioro físico, es de auténtico pavor. El talento escondido de Maguire protagoniza los dos momentos más terroríficos de la cinta, uno protagonizado por un globo y el otro, por una pistola. Escalofriantes.
Pero Maguire no es la única sorpresa de la cinta. Aunque a Natalie Portman y a Jake Gyllenhaal no se les puede reprochar ni un solo desliz, terminan eclipsados por una criatura de apenas diez años. Bailee Madison es el rostro de los auténticos daños colaterales de una guerra, los que además de provocar bajas innecesarias consiguen matar en vida al resto de supervivientes. Sus momentos de confesión con la madre, en los que la madurez se ha zampado de cuajo su inocencia, son los que arrancan las lágrimas más profundas del espectador. Hermanos no sólo muestra los estragos de un conflicto bélico sino que además consigue trastocarnos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

ÓRBITA 9 | Una odisea pseudoespacial

A Órbita 9 le ha pasado lo mismo que le ocurrió en su día a Blancanieves con The Artist o a La isla mínima con True detective. La todopoderosa Hollywood lastró en cierta forma sus innovadoras propuestas adelantándose en su estreno. Y es que el mismo día que llega a nuestras pantallas esta ambiciosa coproducción española y colombiana aterrizan Jake Gyllenhaal y Ryan Reynolds con Life, aunque la referencia que claramente lapida toda posibilidad de sorpresa llegó semanas antes con Passengers. Hay escenas de la cinta española que recuerdan sobremanera a la superproducción protagonizada por Jennifer Lawrence. Pero este tercer caso de simultaneidad de estrenos entre Estados Unidos y España difiere de los dos anteriores en una pequeña particularidad. No importa cuál se estrenó primero ni cuánto influyó en su resonancia. Ambos han resultado de lo más prescindibles.

De entrada, ha sido la propia promoción de la película la que ha echado por tierra el único giro argumental por el que merecería…

Sin etiquetas

Qué gran golpe nos habría propinado Tomboy si desconociéramos el argumento de la cinta antes de entrar en la sala. Con la boca abierta nos habría dejado esa escena en la que el hasta el momento protagonista de la cinta, un niño de 10 años, se levanta de la bañera y nos desvela que en realidad tiene vagina. Tan valiente como esa imagen de una menor desnuda, irreproducible en otra cinematografía que no sea la francesa, hubiera sido mantener el secreto hasta ese instante. La experiencia habría sido inmejorable.

Pero el marketing manda y había que vender la película de alguna manera. Difícil resistirse a la tentación de titular con el reclamo de una niña que se hace pasar por chico. Es probable que de otra forma sólo unos pocos aventurados se hubiesen atrevido a verla, así que bienvenida la estrategia de venta si con ella se consiguen más espectadores para una cinta modesta, silenciosa, pero que seguro es la más gratificante de una cartelera de puente de mayo tan desalentadora.

Más que el…