Ir al contenido principal

Historia de una explotación laboral

Comenzó de bien jovencito con aquel Hablando se entiende la basca. Entonces ya apuntaba maneras y parecía sentirse cómodo en la pantalla amiga, la misma que ofrecía Gil y tal y tal o Ay qué calor!. Hoy, ambos han evolucionado, presentador y cadena, digamos que para mejor (muy entre comillas lo de mejor). Vázquez salió del armario a su vez que su desparpajo para presentar todo tipo de programas en directo (me quedo personalmente con Hotel glam, el mejor freakie-reality de la televisión). Tele 5 dejó de lado la caspa y apostó por explotar la vida privada de todo quisqui. Una evolución nefasta según como se mire, pero perfeccionada al fin y al cabo gracias también a productos arriesgados como Caiga quien caiga o Camera Café. El idilio de Vázquez y Telecinco ha ido a más y parece que a ambos les va bien, de la misma manera a sus bolsillos. Pero el dinero no lo es todo.
Temo por la integridad física y psíquica de Jesús Vázquez. Pronto sufrirá un duro trastorno de personalidad. No sabrá si hoy le toca abrir cajitas, aguantar las persecuciones de Pocholo por el plató mochila en mano o dar paso a un nuevo vídeo de la Academia. Eso, si antes no se le ha aparecido Carmen Russo con su pelota Wilson en una mano y el perrito de lengüetazo fácil en la otra. No sabrá si está en Barcelona o en Madrid, en diferido o en directo, si debe enseñar pectorales o mostrar sus avances en los deltoides. Si llevar tirantes y corbata o pantalones caídos. Si dar paso a Iñigo, al empalagoso de Kike Santander o a la banca. Sin duda, este hombre debe estar sufriendo graves pesadillas y auténticos conflictos interiores.
Temo, por tanto, por el bienestar de Roberto, que ya es como de la familia. A este paso tendrá que montarse un pisito en Fuencarral si quiere seguir disfrutando del matrimonio. O apuntarse a los cástings de Operación Triunfo para ver al marido más a menudo. Entre el gimnasio y los platós, Jesús Vázquez debe ser lo más parecido a un fantasma marital. Si no toma medidas urgentes, el multiusos que tiene como esposo corre el peligro de morir de éxito, eso si no lo ha matado antes Vasile con tanto exprimido. No sabemos hasta dónde puede llegar la fuerza de Telecinco…

Comentarios

joseSTEREO ha dicho que…
ese chico deberia parar un poco...

vivir de la imagen tiene un riesgo: quemarla
j. ha dicho que…
Pues creo que la culpa es de él....saló del armario o le sacaron...Empezó después de la depresión del caso Arny a trabajar como "un loco"...queria olvidar...y deseaba que el trabajo le absorviera todo el tiempo para no pensar.Un inciso...alguien de un hotel de una provincia pequeña me comentó hace unos 15 años... sus "escarceos amorosos".
Yo creo que Vasile no le explota...es Jesús Vazquez...Se está pasando con el trabajo..el cual a su vez le aporta protagonismo sin el cual Jesús no sabria vivir (sin el protagonismo).Es como si quisiera dar a entender a todos aquellos que en su tiempo le hicieron sufrir tanto , y a su madre.. la cual se murió de pena....la mujer que él ahora él no necesita ""arrastrarse "" para encontrar trabajo. Y que si está desbordado es porque quiere. La pena es creo que su matrimonio no le va a durar mucho......Y eso que en alguna ocasión le oí comentar que queria adoptar.... ya que tiene una hermanita pequeña de 3 años o así....y le gustaria tener hijos.
Ahora para el titular de la pg. : Has aprovechado que el Pisuerga pasa por Valladolid y has mezcldo un podo todo....Además de hablar de Jesús Vazquez ya aprovechas y hablas de algunos progs. de t 5 y hasta aprovechas el tirón para comentar algo de Marbella.... y de un señor Gil...que presuntamente ya está muerto.Pero bueno de vez en cuando se agradece que no siempre esta "pantalla"" sea solamente de cine.....y si pones otros temas a ver si poco a poco van opinando más personas.....
Fer ha dicho que…
Jesús Vázquez es uno de esos personajes que nunca llegarán a convencerme, pero tampoco lograrán que les odie.
Lejos de caer en la caricatura que supone Boris Izaguirre para el colectivo homosexual, Jesús Vázquez ha sabido manejarse y no decantarse por tópico alguno. Sin embargo, el mismo Jesús Vázquez, como bien han dicho quienes me preceden, corre otro riesgo: quemarse.
Y si se quema es porque quiere. De las cajas a los triunfitos, el señor Vázquez se presenta como un adalid del pluriempleo, que vale tanto para el roto como el descosido. Podría decirse que será otro Carlos Lozano u otro Ramón García (los multiusos de La Primera), o que cansará tanto como la Igartiburu, pero aún no da visos de cansar al respetable.
Un último detalle: ¿quién se acuerda del sonoro fracaso del chaval cuando dejó "la cadena amiga" para presentar La Central en Antena 3?

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Sin etiquetas

Qué gran golpe nos habría propinado Tomboy si desconociéramos el argumento de la cinta antes de entrar en la sala. Con la boca abierta nos habría dejado esa escena en la que el hasta el momento protagonista de la cinta, un niño de 10 años, se levanta de la bañera y nos desvela que en realidad tiene vagina. Tan valiente como esa imagen de una menor desnuda, irreproducible en otra cinematografía que no sea la francesa, hubiera sido mantener el secreto hasta ese instante. La experiencia habría sido inmejorable.

Pero el marketing manda y había que vender la película de alguna manera. Difícil resistirse a la tentación de titular con el reclamo de una niña que se hace pasar por chico. Es probable que de otra forma sólo unos pocos aventurados se hubiesen atrevido a verla, así que bienvenida la estrategia de venta si con ella se consiguen más espectadores para una cinta modesta, silenciosa, pero que seguro es la más gratificante de una cartelera de puente de mayo tan desalentadora.

Más que el…

Ratatouille: el regreso de Pixar a la alta cocina

Resulta que la ratatouille (que todos sabemos pronunciar como ratatúi) es una especialidad culinaria de la Provenza francesa que consiste en freír una serie de verduras en aceite de oliva. Que sea una producción norteamericana, aprovechando la polisemia de sus cuatro primeras letras con el mamífero roedor, la que me descubra el significado del término ya es un hecho curioso. Pero que además, una película de dibujos animados, tan frecuentemente infravaloradas, contenga tal nivel de documentación sobre el mundo culinario refleja el nivel de ingenio de sus creadores.
Temimos con la inauguración del matrimonio entre Pixar y Disney un descenso de la creatividad a la que nos tenían acostumbrados los chicos de John Lasseter. Cars, el primer fruto de la unión, se acercaba peligrosamente a la moralina del gigante de la fantasía y se alejaba de la frescura y el ingenio de los creadores de Toy Story. Con Ratatouille, por suerte, avanzamos unos pasos más hacia delante respecto a la última creació…