Ir al contenido principal

Cars, más cerca de Disney que de Pixar

Señoras y señores, el matrimonio entre Pixar y Disney está haciendo mella en el mundo de la animación. ¿Será cierto aquello de que toda relación conduce al fracaso cuando hay una entrega de anillos de por medio? ¿Dejar atrás la soltería es un camino sin retorno? El caso es que después de visionar Cars, la primera de las criaturas de esta extraña pareja tras su paso por la vicaría, uno no puede sino compadecerse del triste papel de calzonazos al que ha quedado reducido Pixar.
La transgresión, inquietud, innovación, originalidad y talento que normalmente han caracterizado al joven estudio de animación (de tan sólo 20 años) parecen haber sucumbido a las directrices de la casa madre, la todopoderosa Disney. Pixar corre el riesgo de perder su propia personalidad en beneficio de un ideario desfasado que ya no encaja ni siquiera en el público infantil.
¿Por qué lo digo? Básicamente por el olor a moraleja fácil que desprende Cars. Recuerda demasiado a aquellos clásicos con los que la Disney nos obsequiaba año tras año y que hacían de la bondad y la amistad bandera inquebrantable. Sorprende que la picardía, la astucia y el buen humor de los personajes habituales de Pixar den paso de manera tan flagrante a encefalogramas planos que escupen sin cesar mensajes cargados de azúcar y miel. Sé honrado, no compitas, no traiciones nunca el valor de una amistad, recuerda siempre que la avaricia rompe el saco, la tradición prevalecerá siempre por encima de la modernidad, el amor también prevalecerá siempre por encima del mal. No es que sean mensajes detestables, pero sí incoherentes con el cariz actual de las producciones de animación.
Es una lástima que el contenido infravalore en cierta manera al insuperable continente. Ya suena a tópico que con cada nueva producción los chicos de Pixar se superan, pero es que Cars es un destacable paso adelante en cuanto a tecnología y efectos especiales. El reto era difícil. Humanizar a un coche debe ser como querer dar vida a las piedras, complicado. Sin embargo, consiguen que no nos resulte del todo descabellado asistir a una carrera de automóviles mientras un público igualmente formado por automóviles hace la ola levantando sus amortiguadores o contemplar a una furgoneta oxidada disfrutar como una loca mientras viaja en el interior de un helicóptero con ojos de pasmado.
Sin embargo, situaciones como estas son las únicas que causan sorpresa y alguna carcajada en la película. El resto se desarrolla muy lentamente, llegando incluso a momentos de bostezo, tanto por el ritmo como por el adoctrinamiento más propio del pasado. La nostalgia es precisamente la piedra angular de Cars, reivindicando unos valores que no deben perderse. Pero si alguien está nostálgico aquí, ese soy yo! Nostálgico de nuevas ideas y de talento. Así que desde aquí reivindico el regreso inmediato de los mejores tiempos de Pixar, cuando estaba soltero y sin compromiso.

Comentarios

Nosolomusica ha dicho que…
Piensa que Disney es difícil que cambie. Es una empresa que lleva desde su nacimiento produciendo películas con el mismo final y los mismos mensajes, año tras año. De todas maneras, Pixar es la compañía ideal para Disney, sus productos no serán gusto de la crítica, pero son la mar de rentables. Además, ¿Pixar ha hecho alguna película sin Disney? Porque todas las que recuerdo, son de Disney =S

No tiene por qué Pixar sucumbir a Disney, esa empresa es de Steve Jobs, el amo y señor de Apple, empresa caracteriazada por su personalidad.
Anónimo ha dicho que…
cars ya estaba casi hecha cuando ocurrió la compra de disney sobre pixar. por lo tanto el que sea una peli "mala" (yo ni la he visto porqué básicamente no me interesan unos coches simpaticos que hablan para empezar) no depende de ello. en cambio, esta compra trae algo bueno, porqué es pixar quien controla el departamento de animación, y van a rescatar la animación tradicional.

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Sin etiquetas

Qué gran golpe nos habría propinado Tomboy si desconociéramos el argumento de la cinta antes de entrar en la sala. Con la boca abierta nos habría dejado esa escena en la que el hasta el momento protagonista de la cinta, un niño de 10 años, se levanta de la bañera y nos desvela que en realidad tiene vagina. Tan valiente como esa imagen de una menor desnuda, irreproducible en otra cinematografía que no sea la francesa, hubiera sido mantener el secreto hasta ese instante. La experiencia habría sido inmejorable.

Pero el marketing manda y había que vender la película de alguna manera. Difícil resistirse a la tentación de titular con el reclamo de una niña que se hace pasar por chico. Es probable que de otra forma sólo unos pocos aventurados se hubiesen atrevido a verla, así que bienvenida la estrategia de venta si con ella se consiguen más espectadores para una cinta modesta, silenciosa, pero que seguro es la más gratificante de una cartelera de puente de mayo tan desalentadora.

Más que el…

Ratatouille: el regreso de Pixar a la alta cocina

Resulta que la ratatouille (que todos sabemos pronunciar como ratatúi) es una especialidad culinaria de la Provenza francesa que consiste en freír una serie de verduras en aceite de oliva. Que sea una producción norteamericana, aprovechando la polisemia de sus cuatro primeras letras con el mamífero roedor, la que me descubra el significado del término ya es un hecho curioso. Pero que además, una película de dibujos animados, tan frecuentemente infravaloradas, contenga tal nivel de documentación sobre el mundo culinario refleja el nivel de ingenio de sus creadores.
Temimos con la inauguración del matrimonio entre Pixar y Disney un descenso de la creatividad a la que nos tenían acostumbrados los chicos de John Lasseter. Cars, el primer fruto de la unión, se acercaba peligrosamente a la moralina del gigante de la fantasía y se alejaba de la frescura y el ingenio de los creadores de Toy Story. Con Ratatouille, por suerte, avanzamos unos pasos más hacia delante respecto a la última creació…