Ir al contenido principal

Alta cocina

Tres platos deliciosos nos sirvió esta cocina del infierno (Hell's Kitchen Dance) en su debut. Fue el pasado 7 de julio dentro del programa del Festival de verano de Barcelona Grec 2006. La decepción era imposible, ya que venían avalados por un gran chef, el maestro letón afincado en Nueva York Mikhail Baryshnikov. Pero si las expectativas eran altas, la realidad las superó con creces.
Un equipo de jóvenes promesas interpretan la primera pieza Over/Come. Jóvenes que no tienen nada de pinches, pues su aportación a la cocina resulta imprescindible. Cuando además la materia prima es de primerísima calidad, como lo es una coreografía a cargo de Aszure Barton alegre, fuerte y vital, el resultado es impecable. La fiesta, la amistad, la juerga, los ligues, el amor, el sexo (qué manera tan exquisita de representar los cuerpos haciendo el amor, con qué movimientos tan bellos y tan complicados de ejecutar sin parecer caóticos). Son algunos de los ingredientes de juventud que conforman esta primera pieza en la que una joven de bellos rizos y paso firme, Ariel Freedman, representa la máxima expresión.
Enfrentarse a su juventud es lo que hace literalmente Baryshnikov en el segundo plato, Years later. Bailar consigo mismo, frente a una pantalla proyectando imágenes en blanco y negro de su pasado y su cuerpo veinteañeros, es, además de valiente y un tanto masoquista, la puesta en escena más expresiva y hermosa de lo que significa el paso del tiempo. Lejos de transmitir melancolía o tristeza, estados de ánimo que probablemente nos causaría al conjunto de mortales ese enfrentamiento con el pasado, la coreografía nos reconcilia con nuestra edad y nos reafirma que todo forma parte del ciclo vital.
El montaje podría resultar frío. Tampoco debe resultar fácil bailar frente a una pantalla gigante. Sin embargo, Baryshnikov, mediante juegos de sombras y canones rítmicos de una gran precisión con su yo virtual, consigue momentos extremadamente cálidos, sobre todo cuando la radiante Aszure Barton entra en escena y lo acompaña en su andadura por el túnel del tiempo.
Por último, madurez y juventud, maestría y aprendizaje, se funden en Come in. El chef y sus aprendices (por llamarlos de alguna forma) se traspasan mutuamente conocimientos. De fondo, los violines de una reiterativa y pausada melodía de Vladimir Martynov van marcando los pasos de la lección. El maestro sugiere. Los alumnos, en sus pupitres, absorben el temario como esponjas. Cada cual demuestra lo que sabe sin renunciar a sugerencias y aportaciones del de al lado. La suma de cada uno de ellos conforma un equipo capaz de llevar a cabo cualquier receta. Un exquisito postre para un exquisito menú. Tras probarlo, uno sólo puede desear dos cosas: repetir o catar nuevos sabores.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Sin etiquetas

Qué gran golpe nos habría propinado Tomboy si desconociéramos el argumento de la cinta antes de entrar en la sala. Con la boca abierta nos habría dejado esa escena en la que el hasta el momento protagonista de la cinta, un niño de 10 años, se levanta de la bañera y nos desvela que en realidad tiene vagina. Tan valiente como esa imagen de una menor desnuda, irreproducible en otra cinematografía que no sea la francesa, hubiera sido mantener el secreto hasta ese instante. La experiencia habría sido inmejorable.

Pero el marketing manda y había que vender la película de alguna manera. Difícil resistirse a la tentación de titular con el reclamo de una niña que se hace pasar por chico. Es probable que de otra forma sólo unos pocos aventurados se hubiesen atrevido a verla, así que bienvenida la estrategia de venta si con ella se consiguen más espectadores para una cinta modesta, silenciosa, pero que seguro es la más gratificante de una cartelera de puente de mayo tan desalentadora.

Más que el…

Las 12 mejores escenas de Breaking Bad a las puertas del ansiado final

Nueva fecha para marcar en la historia de la televisión. El próximo 29 de septiembre finaliza Breaking bad, que sin desvelarnos todavía su desenlace ya se ha hecho un hueco en el olimpo de las grandes series, ese lugar sagrado donde cohabitan Los soprano y The wire. Si se mantiene el nivel de esta quinta temporada, el capítulo promete despedirse por todo lo alto. Pero en caso de que Vince Gilligan, su creador, no cumpla con las enormes expectativas, puede descansar tranquilo. Nos deja para el recuerdo una retahíla de escenas memorables. Lo que viene a continuación no es más que el botón de una muestra inabarcable de grandes momentos.


1. Primera escena (1x01 - Pilot)
Si la regla de oro de toda novela es captar al lector desde la primera frase, desde luego esa pareció ser la consigna seguida también por Vince Gilligan en Breaking bad. Un hombre en calzoncillos y una máscara antigás conduce histéricamente una autocaravana por una carretera desierta de Nuevo México. A su lado, el copiloto…