Ir al contenido principal

Alta cocina

Tres platos deliciosos nos sirvió esta cocina del infierno (Hell's Kitchen Dance) en su debut. Fue el pasado 7 de julio dentro del programa del Festival de verano de Barcelona Grec 2006. La decepción era imposible, ya que venían avalados por un gran chef, el maestro letón afincado en Nueva York Mikhail Baryshnikov. Pero si las expectativas eran altas, la realidad las superó con creces.
Un equipo de jóvenes promesas interpretan la primera pieza Over/Come. Jóvenes que no tienen nada de pinches, pues su aportación a la cocina resulta imprescindible. Cuando además la materia prima es de primerísima calidad, como lo es una coreografía a cargo de Aszure Barton alegre, fuerte y vital, el resultado es impecable. La fiesta, la amistad, la juerga, los ligues, el amor, el sexo (qué manera tan exquisita de representar los cuerpos haciendo el amor, con qué movimientos tan bellos y tan complicados de ejecutar sin parecer caóticos). Son algunos de los ingredientes de juventud que conforman esta primera pieza en la que una joven de bellos rizos y paso firme, Ariel Freedman, representa la máxima expresión.
Enfrentarse a su juventud es lo que hace literalmente Baryshnikov en el segundo plato, Years later. Bailar consigo mismo, frente a una pantalla proyectando imágenes en blanco y negro de su pasado y su cuerpo veinteañeros, es, además de valiente y un tanto masoquista, la puesta en escena más expresiva y hermosa de lo que significa el paso del tiempo. Lejos de transmitir melancolía o tristeza, estados de ánimo que probablemente nos causaría al conjunto de mortales ese enfrentamiento con el pasado, la coreografía nos reconcilia con nuestra edad y nos reafirma que todo forma parte del ciclo vital.
El montaje podría resultar frío. Tampoco debe resultar fácil bailar frente a una pantalla gigante. Sin embargo, Baryshnikov, mediante juegos de sombras y canones rítmicos de una gran precisión con su yo virtual, consigue momentos extremadamente cálidos, sobre todo cuando la radiante Aszure Barton entra en escena y lo acompaña en su andadura por el túnel del tiempo.
Por último, madurez y juventud, maestría y aprendizaje, se funden en Come in. El chef y sus aprendices (por llamarlos de alguna forma) se traspasan mutuamente conocimientos. De fondo, los violines de una reiterativa y pausada melodía de Vladimir Martynov van marcando los pasos de la lección. El maestro sugiere. Los alumnos, en sus pupitres, absorben el temario como esponjas. Cada cual demuestra lo que sabe sin renunciar a sugerencias y aportaciones del de al lado. La suma de cada uno de ellos conforma un equipo capaz de llevar a cabo cualquier receta. Un exquisito postre para un exquisito menú. Tras probarlo, uno sólo puede desear dos cosas: repetir o catar nuevos sabores.


Comentarios

Entradas populares de este blog

CALL ME BY YOUR NAME | Cuando la homosexualidad es lo de menos

Hoy sería imposible de reproducir. Una historia de amor a fuego lento, con el pálpito y la inocencia de la novedad desconocida, con el hartazgo y la reflexión de las horas muertas. Un entorno utópico, de ensueño, donde el tiempo pasa sin distracciones ni interrupciones, en el que la palabra recobra su poder, las relaciones se gestan de forma paciente y ni un solo gesto pasa desapercibido. Hay que remontarse a un lugar del norte de Italia en 1983 para redescubrir aquellos tiempos en los que nada, ni mucho menos el amor, se zanjaba con la inmediatez de un pulgar.

En ese contexto bucólico de la Toscana, en el que la belleza natural se entremezcla con la música, el arte y la oratoria, se desarrolla una relación llamada a convertirse en una de las más emocionantes de la historia del cine. Una atracción imprevista, que se va degustando piano piano, entre jugosos zumos de albaricoque y paseos en bici, entre el letargo de los calurosos días de verano y la presión del calendario. El amor de v…

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

LOS ARCHIVOS DEL PENTÁGONO | La Rogue One de Todos los hombres del presidente

Salvando las enormes distancias entre dos propuestas tan distintas, hay que admitir que Los archivos del Pentágono contiene una gran similitud con el primer spin-off de Star Wars. Ambas películas desarrollan una trama más o menos desconocida, con mayor o menor fortuna, para deleitarnos en los últimos minutos con una apoteósica y vibrante secuencia en la que se enlaza con un episodio vital de nuestra memoria audiovisual y colectiva. Si en la saga galáctica Rogue One nos emplazaba al inicio de los inicios, Spielberg remata su análisis sobre la época dorada del The Washington Post uniéndola con su capítulo más destacado en la historia del periodismo de investigación, el que protagonizaron Woodward y Bernstein con el caso Watergate y que inmortalizó Alan J. Pakula en Todos los hombres del presidente. Ambos filmes, por tanto, despliegan una traca final que reconcilia al espectador escéptico con todo el metraje anterior, dejando la sensación de que el viaje ha merecido la pena.

Pero, ¿mere…