Ir al contenido principal

Superman fails

¿Quién mandaría este regreso? Tras marear la perdiz durante varios años sobre cómo sería el retorno a la gran pantalla del superhéroe por antonomasia, nos llega por fin el resultado final bajo el aclarador título en español Superman returns. El regreso (no sea que alguien todavía no haya aprovechado la oferta de matriculación de Home English). Tras visionar el filme resultante, que finalmente ha optado por la fórmula de la secuela basada en el original, uno se pregunta si al final no hubiera sido mejor tirar adelante aquellas propuestas a priori descabelladas como la de enfrentar al hombre de acero con Batman, o idear otras todavía más osadas como plantear la jubilación y los últimos años del superhéroe. Sin duda, con esta última nos harían un gran favor a todos.
Cualquier otro planteamiento, por extravagante que sea, hubiera proporcionado una mayor entidad al argumento. La trama de la película no puede ser más plana y carente de interés. A la sucesión de varios momentos espectaculares con una alta dosis de excelentes efectos especiales se le añaden melodramáticos momentos de auténtica ñoñez en los que Superman, con el corazón roto, intenta recuperar el amor perdido de Lois Lane. Las imágenes se van sucediendo sin el más mínimo hilo argumental, de manera que es fácil prever que tras la escena ñoña se sucederá una escena de acción, y viceversa. De hecho, todo es fácilmente predecible a medida que avanza el metraje. Todo, excepto que alguien sea capaz de idear un final tan vacío que, por no aprovechar, ni aprovecha la más que probable posibilidad de una segunda (cuarta, quinta o sexta, en realidad) entrega.
No sé qué habrá pasado por la mente de Bryan Singer para meterse en semejante berenjenal, pero conviene que alguien le aconseje olvidar a los superhéroes durante un tiempo. Está claro que agotó todo su talento en las dos primeras partes de X-Men (por cierto, qué buena se me asemeja ahora la tercera entrega de Bret Rattner), porque en este regreso de Superman no ha optado ni por humanizar al héroe ni por plantear ningún tipo de dilema ético o moral. No ha sabido actualizar o darle una vuelta de tuerca más a un producto que, por otra parte, yacía olvidado en un baúl de los recuerdos que pocos seguidores ansiaban abrir.
Ni siquiera ha acertado el hombre en el casting. Tras multitudinarias audiencias en Estados Unidos, Gran Bretaña, Canadá y Australia, Singer escogió a un desconocido actor secundario de televisión llamado Brandon Routh. Viendo su interpretación (con todas las comillas posibles) se puede concluir que el chico estaba mucho mejor en los platós de series de segunda fila que en uno de los taquillazos del verano, aunque tal como está el patio, cuando la televisión está llamada a ser la gran cantera de actores e ideas, el tal Brandon tampoco debería encontrar fácilmente su lugar en ella.
Tampoco brillan ni su compañera de amoríos Kate Bosworth en el papel de Lois Lane (Margot Kidder, la predecesora con o sin trastorno bipolar, lo encarnaría infinitamente mejor en la actualidad) ni Kevin Spacey. Han leído bien. Al genial actor de la también singeriana Sospechosos Habituales y American Beauty le sienta como un tiro interpretar a Lex Luthor. Spacey nos demuestra una vez más que sufre ciertos desvaríos a la hora de elegir determinados guiones (sólo hay que prestar atención a grandes manchas en su expediente como K-Pax o una de las entregas de Austin Powers en la que inexplicablemente también participó).
En definitiva, Superman returns es una sucesión de planos con algún momento para recordar, como cuando el héroe reúne fuerzas como para parar todo un avión en medio de un campo de béisbol abarrotado de gente o la imagen de una bala rebotando en la retina del hombre de acero. Por lo demás, la película tan sólo sirve para reconciliarnos con dos cosas: qué bueno resultaba Christopher Reeve enfundado en esas mallas azules y esa capa roja y qué buenísimo es John Williams a la hora de componer auténticos himnos cinematográficos. Así pues, con el regreso de Superman se confirma un gran dicho. Otros vendrán que bueno te harán.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Sin etiquetas

Qué gran golpe nos habría propinado Tomboy si desconociéramos el argumento de la cinta antes de entrar en la sala. Con la boca abierta nos habría dejado esa escena en la que el hasta el momento protagonista de la cinta, un niño de 10 años, se levanta de la bañera y nos desvela que en realidad tiene vagina. Tan valiente como esa imagen de una menor desnuda, irreproducible en otra cinematografía que no sea la francesa, hubiera sido mantener el secreto hasta ese instante. La experiencia habría sido inmejorable.

Pero el marketing manda y había que vender la película de alguna manera. Difícil resistirse a la tentación de titular con el reclamo de una niña que se hace pasar por chico. Es probable que de otra forma sólo unos pocos aventurados se hubiesen atrevido a verla, así que bienvenida la estrategia de venta si con ella se consiguen más espectadores para una cinta modesta, silenciosa, pero que seguro es la más gratificante de una cartelera de puente de mayo tan desalentadora.

Más que el…

Ratatouille: el regreso de Pixar a la alta cocina

Resulta que la ratatouille (que todos sabemos pronunciar como ratatúi) es una especialidad culinaria de la Provenza francesa que consiste en freír una serie de verduras en aceite de oliva. Que sea una producción norteamericana, aprovechando la polisemia de sus cuatro primeras letras con el mamífero roedor, la que me descubra el significado del término ya es un hecho curioso. Pero que además, una película de dibujos animados, tan frecuentemente infravaloradas, contenga tal nivel de documentación sobre el mundo culinario refleja el nivel de ingenio de sus creadores.
Temimos con la inauguración del matrimonio entre Pixar y Disney un descenso de la creatividad a la que nos tenían acostumbrados los chicos de John Lasseter. Cars, el primer fruto de la unión, se acercaba peligrosamente a la moralina del gigante de la fantasía y se alejaba de la frescura y el ingenio de los creadores de Toy Story. Con Ratatouille, por suerte, avanzamos unos pasos más hacia delante respecto a la última creació…