Ir al contenido principal

Humor para culturetas

Scott Fitzgerald. Ernest Hemingway. Salvador Dalí. Juan Belmonte. Luis Buñuel. Man Ray. Gertrude Stein. Háganme caso y consulten en la Wikipedia cada uno de estos nombres antes de acudir al cine para ver la última de Woody Allen. Sobre todo si la cita es en un Renoir (las salas del flamante director de la Academia de cine español) o parecido. Que no les pille desprevenidos ninguna mención a ilustres personalidades de la cultura y, si lo hace, disimúlenlo lo mejor que puedan. Sobre todo, rían como el que más cuando toque, aunque no entiendan el chiste. Hay que salir del trago con la cabeza bien alta.

Y es que con Midnight in Paris conviene, más que nunca antes en el cine de Woody Allen, sacarle todo el lustre a nuestras gafas de pasta. El público asiduo encontrará en la película muchas más ocasiones para desplegar sus conocimientos. Esta vez no asistimos a los delirantes pensamientos a los que nos tiene acostumbrados el director. Son artistas de diferentes corrientes los que se agolpan en la pantalla con derroches de humor. Y es necesario un cierto bagaje cultural para captar toda su esencia.

Pero no sientan ningún tipo de complejo. Más de la mitad de la sala, sino más, reacciona ante estímulos, ríe por inercia. Tal como están los índices de lectura en nuestro país, con un porcentaje tan elevado de absentismo escolar, ¿alguien puede creerse que todo un aforo entienda el humor intelectual de la cinta de Allen? Desde luego que no. Pero a ver quien es el guapo que reconoce su incultura.

Tampoco conviene asustarse. Midnight in Paris no es coto exclusivo para concursantes de Saber y ganar. Es más bien el filme ideal para desenfundar el instinto pedante. Lo bueno es que la película también se reserva el derecho de criticar despiadadamente a esta especie humana en ascenso. El director vierte todos sus conocimientos en un guión inteligente pero a su vez se mofa de los alardes intelectuales, algo por lo que se caracterizan muchos de sus seguidores. Con lo cual, el paradójico ejercicio tiene su guasa.

¿Y dónde queda París a todo esto? Pues desde luego más bien parada que Barcelona. Los espectadores al menos reconocerán una ciudad de la luz más o menos real. Idealizadamente romántica, pero sin rallar la ciencia ficción. En esta ocasión podemos hablar de un homenaje a la época dorada del que fue cobijo de grandes artistas y no de un panfleto repleto de referencias turísticas. Se nota que Mediapro, productora del filme, no es gabacha.

Lástima que Midnight in Paris prefiera viajar en el tiempo de forma surrealista, porque deja en segundo plano la trama suculenta y más propicia a las carcajadas. El triángulo que conforman el protagonista (un escritor frustrado, fantástico Owen Wilson), su prometida (con sus adinerados padres) y el amigo pedante daría para una buena dosis de situaciones de enredo como las que destila normalmente la filmografía del director neoyorquino.

Puede que los bohemios fueran unos cachondos, que la nouvelle vague escondiera un trasfondo humorístico que yo no he sabido captar en toda su dimensión, pero desde luego me quedo con el Woody Allen más auténtico, más superficial si quieren, el de la verborrea y la empanada mental. Ah! Y Carla Bruni, fenomenal.

Comentarios

TigreHobbes ha dicho que…
¿alguien puede creerse que todo un aforo entienda el humor intelectual de la cinta de Allen?
Hombre, pues los que suelen ir a ver a Woody Allen, yo creo que si... más que nada porque no creo que un absentista escolar no tenga nada mejor que hacer que meterse a ver Medianoche en París...
Tampoco estoy de acuerdo en que deje en segundo plano la más suculenta de las tramas. Para esa trama en concreto ya hay muchas otras películas que tratan esos triangulos. Precisamente lo más genial de la pelicula (y creo que se recordará mucho tiempo) son los chistes de Dalí y Buñuel.
POLE.T. ha dicho que…
Encantado TigreHobbes!

No dudo de que fueran geniales los chistes de Dalí y Buñuel. Yo quizá no los entendí. Pero me hizo mucha más gracia el pique entre el novio y el amigo pedante.

Tu crees que todo el mundo sabe quien es Gertrude Stein. A mi me gusta Woody Allen y no tengo ni idea.
quest ha dicho que…
Yo coincido con lo del gafapastismo... genial observación.

Y dedicarle dos palabras a Carla Bruni roza la maestría.

¡¡Me gusta esta crítica!!
POLE.T. ha dicho que…
Gracias!!

Y no vas a decir nada del guiño que os he dedicado con Saber y ganar?? ;)
quest ha dicho que…
Cierto!!! También me di cuenta. Estás sembrao!!
POLE.T. ha dicho que…
Me vino como anillo al dedo!

Entradas populares de este blog

LA AMIGA ESTUPENDA | El reto de ampliar un fenómeno

Hay fenómenos literarios muy difíciles de trasladar a la pantalla. En principio, parece más sencillo adaptar un thriller de éxito como La verdad sobre el caso Harry Quebert (como ha hecho Starz con su reciente serie) que una obra tan intimista como la tetralogía de Elena Ferrante. Hace falta dedicarle un tiempo, reposar cada página e interiorizar cada matiz de esta aparentemente sencilla historia, para que termine cautivando al lector. Esa capacidad de descripción para crear el microcosmos en el que nace y se desarrolla la amistad entre las dos protagonistas es el motor imprescindible del libro y también el escollo más importante que debía salvar su adaptación audiovisual.

La entente entre la RAI italiana y un sello de prestigio como HBO suponía un buen presagio. Sería absurdo trasladar la historia a cualquier otro lugar que no fuera la Nápoles de los años 50 pero a su vez el traspaso a televisión debía hacerse con las máximas garantías, con la firme apuesta de mantener la fidelidad …

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Ensayo sobre la humanidad

Fernando Meirelles pedía disculpas a los asistentes del preestreno barcelonés de A ciegas por las imágenes tan duras que iban a presenciar. Para quien no conociera el Ensayo sobre la ceguera de Saramago, sin duda le sorprendería la crudeza de algunas escenas, sobre todo las que tienen lugar durante la improvisada cuarentena para ciegos. Pero los que alguna vez leyeron la novela del Nobel portugués seguramente recordarán la sensación de angustia que provocaban algunos pasajes, hasta el punto de resultar incómoda su simple lectura. La adaptación no obvia los momentos más duros del relato, pero sí elude algunos escabrosos detalles que hubieran hecho del filme una auténtica pesadilla.
La recreación de un mundo sumido en el caos tras caer todos sus habitantes en una inexplicable ceguera blanca es meritoriamente realista. De bien seguro que Saramago se quedó corto al suponer la degradación a la que puede sucumbir un ser humano en estado de emergencia, sin orden ni control. Aún así, el relat…