Ir al contenido principal

Cuando fantástico no es relativo a fantasía

Difícil va a ser que Juego de tronos se quite de encima el lastre de seguir la estela de El señor de los anillos. Aquellos que no conozcan a fondo la historia de George R.R. Martin y que se hayan dejado guiar por las promociones de la HBO encontrarán no pocas similitudes con la saga de Tolkien: un mundo ficticio, plagado de personajes, con la ambición y el poder como objetivos y con una legión de seguidores, algunos que rozan el fanatismo, por todo el planeta. Por si fuera poco, la impresionante cabecera de la serie, con circunferencias doradas y caracteres grabados en fuego, homenajean en cierta forma a la adaptación cinematográfica de Peter Jackson.

Por suerte, una vez visto el piloto, la serie no busca abrir al gran público las novelas de Martin a golpe de imitaciones o de trucos que garantizarían una acogida masiva. El objetivo de esta producción sin precedentes en la HBO es la máxima fidelidad al libro y, sin duda, los primeros que caerán rendidos a los pies de la serie son sus esforzados lectores, aquellos que han devorado miles de páginas y asimilado decenas de nombres sin apenas titubear. El reto de Juego de tronos consiste ahora en picar el gusanillo del resto de mortales, conseguir que olviden los prejuicios que la mayoría albergamos sobre las novelas fantásticas.

La escena de apertura del piloto no es quizá la mejor forma. Reproducción meticulosa del libro, arranca con una visión panorámica del Muro, la gran barrera de hielo que separa los Siete Reinos de un bosque plagado de seres fantasmagóricos. Es, sin duda, una introducción soberbia, que por fin nos plasma en imágenes y para gran satisfacción, uno de los elementos cuya adaptación despertaba más incógnitas. Pero también puede ser un motivo de rechazo para recién llegados con fobia a la fantasía. Rogamos paciencia. Sólo hace falta ir más allá de los títulos de crédito para darse cuenta que el inicio no es representativo del argumento de Juego de tronos.

Una de las grandes bazas de las novelas de Martin, y que la serie ha sabido encarnar de manera admirable, la encontramos en los personajes, que nada tienen de fantástico. Sus deseos y ambiciones, tan terrenales como las de cualquier humano, son el grueso de esta gran historia de tintes caballerescos. Aunque estemos ante un mundo de ficción, repleto de nombres impronunciables, el eje central de Juego de tronos es la lucha por el poder. Y sus ingredientes no son la magia o la fantasía, sino la intriga y el misterio, mucho más capaces de sorprender que los efectos especiales.

Esta primera toma de contacto con la serie ha servido, sobre todo, para familiarizarnos con sus protagonistas que, sin duda, vivirán una profunda evolución a lo largo de la trama. Aunque Eddard Stark y su bastardo Jon Nieve se erijan en héroes de la historia y la casa Lannister en su antítesis, no hay que esperar de esta producción un límite claro entre el bien y el mal. En esta historia es cuanto menos aventurado predecir el destino de los personajes.

Pero si para algo ha servido el piloto de Juego de tronos es para confirmar la impecable factura de la serie y, sobre todo, para calmar los ánimos de los escépticos. Se nota la mano del autor de la saga tras las cámaras porque en pocas ocasiones hemos podido ser testigos de una adaptación tan fidedigna como la que nos ha ofrecido la HBO. Y eso sólo puede significar una cosa: la serie será apasionante.

Comentarios

quest ha dicho que…
joer, qué bien suena todo, qué épico. Y al situarte entre los escépticos en el género fantástico pareces creíble y todo!!

:)
POLE.T. ha dicho que…
Me estás considerando ya un friki del género fantástico. Pues ha sido por culpa de esta serie, así que tendrá su mérito...
quest ha dicho que…
Un friki en general, quita lo del género fantástico.


JAJAJAJAJA.
POLE.T. ha dicho que…
Tienes razón, el ámbito que me faltaba por explorar! jajajaja
Javier Mejorado ha dicho que…
Sin duda lo mejor de la serie para enganchar al público, al igual q el libro, es la gran gama de personajes q hay, todos ellos de lo más naturales, es decir, buenos y malos, muy humanos en el fondo =)
y doy fe q los pasajes son casi calcados al libro, es una gozada ver esas imágenes^^
POLE.T. ha dicho que…
Hombre Javier, te has estrenado en mi blog!! Gracias!!

Has visto ya el segundo capítulo. Ahí se demuestra todavía más que hasta los buenos tienen algo que esconder. Me gustó casi más que el primero!

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Especial USA: Localizaciones de Twin Peaks

Uno de los motivos que convirtieron a Twin Peaks en todo un éxito fue la atmósfera de la serie, rodada en paisajes tan fríos y sórdidos como la trama que envolvía el asesinato de Laura Palmer. El pueblo que da nombre a esta inolvidable producción de David Lynch no existe, pero el rodaje de exteriores se llevó a cabo en dos localidades muy cercanas a Seattle, Snoqualmie y North Bend, que todavía hoy logran trasladarte a la aterradora ambientación de la serie.

Al contrario de lo que podría parecer, la zona no explota para nada el fenómeno Twin Peaks. Ni siquiera en la tienda de souvenirs más cercana a las cataratas de Snoqualmie (protagonistas de la cabecera y de varias escenas) encontraremos ni una sola referencia a la serie. Sin embargo, incluso para no seguidores, la visita a este entorno natural merece la pena. No en vano, recibe un millón y medio de visitantes al año.
En lo alto de la cascada sigue vislumbrándose el hotel donde pernoctaba el agente Cooper, remodelado por completo …

PIELES | El mal gusto

Algo extraño estaba ocurriendo. El debut en la dirección de Eduardo Casanova, el eterno Fidel de Aída, apadrinado por Álex de la Iglesia y arropado por buena parte de la flor y nata del cine español, se estrenaba exclusivamente en un solo cine de la ciudad de Barcelona. Sin embargo, el fenómeno era tal que la propia taquillera de los cines Maldà, acostumbrados a las mil y una piruetas para incentivar la venta de entradas, subió perpleja al escenario para inmortalizar el llenazo antes de la proyección. 170 personas se vieron obligadas a desplazarse hasta la recóndita sala para comprobar qué nos tenía preparado el mal llamado nuevo enfant terrible del cine patrio. Finalizada la sesión, llegó la clarividencia.

Me imagino las excusas. No se apuesta por el riesgo, la industria de Hollywood lo engulle todo, el público está aborregado, las descargas ilegales. Todas ellas justificadas en muchos casos. No en este. Casanova puede sentirse afortunado de haber podido estrenar Pieles en un solo c…