Ir al contenido principal

5 razones para ver 'Juego de tronos'. #1 - Basada en una monumental novela de aventuras

Mi primera incursión en la sección de libros fantásticos y de aventuras ha venido motivada por Juego de tronos. Y parece que visitaré de forma más asidua estas estanterías que hasta ahora sólo veía destinadas a frikis adictos a El señor de los anillos. Muchos se han apresurado a comparar la gran novela en la que se basa la nueva serie de la HBO con la saga de Tolkien. Sin embargo, a pesar de que ambas parecían inadaptables y finalmente han logrado serlo, sus respectivos seguidores no tienen por qué confluir.
Canción de hielo y fuego es la serie de novelas en las que se ha basado Juego de tronos. Comenzó a gestarla en 1991 George R.R. Martin. Lo que en un principio nació como una trilogía finalmente se ha convertido en una ambiciosa colección de siete libros, que al parecer se corresponderán con sendas temporadas en televisión. Aunque contiene elementos de fantasía evidentes, la trama no difiere demasiado de una novela caballeresca, con sus batallas y sus luchas de poder como epicentro.
Sin embargo, la acción no es el único ingrediente de las tramas de Martin. La intriga, las confabulaciones, la traición y el honor son otros de los alicientes que alimentan un argumento tan vasto como el de los Siete Reinos. La riqueza del relato reside también en una narración desde múltiples puntos de vista, que permite perfilar a unos personajes tan ambiguos como realistas. En Canción de hielo y fuego, ni los buenos son tan buenos, ni los malos tan malvados.
Sin duda, la adaptación de la serie encontrará en los lectores de la saga a sus mayores fans. El esfuerzo de lectura de miles y miles de páginas encontrará su máxima gratificación en una de las series más ambiciosas que se recuerdan. De momento, la avalancha de imágenes de estos días, sin duda, no habrá defraudado a ninguno de los seguidores de Martin. Y es que, para colmo, el escritor ha supervisado personalmente el guión.

Volumen 1
Juego de tronos
(1996)
798 páginas
Editorial Gigamesh
Castellano

Volumen 2
Choque de reyes
(1998)
923 páginas
Editorial Gigamesh
Castellano

Volumen 3.
Tormenta de espadas
(2000)
1.155 páginas
Editorial Gigamesh
Castellano

Volumen 4.
Festín de cuervos
(2005)
863 páginas
Editorial Gigamesh
Castellano

Volumen 5.
Danza de dragones
(2011)
1.008 páginas
Edición en inglés de Bantam.
Próximamente en español

Próximamente:
Volumen 6. The winds of winter
Volumen 7. A dream of spring

Comentarios

Izengabe ha dicho que…
Te noto emocionado con el libro y la serie, pero una vez más no coincidimos en gustos jeje
POLE.T. ha dicho que…
Emocionado es poco. Ahora entiendo a los de El señor de los anillos. Estoy por ir disfrazado de Eddard Stark a la premiere del plus!! jajajaja.

Sí, sí, esta la doy totalmente por descartada para ti! ooohhhhh...
Izengabe ha dicho que…
jajajjaja ¿disfrazado? habría que verte...
POLE.T. ha dicho que…
Mucho más complicado que de hippy eh? Y tendría que dejarme el pelo largo o peluquín. Todo son complicaciones...
serreina ha dicho que…
Yo también estoy impaciente por el estreno.

Ya devore los 4 libros en español.

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Las 12 mejores escenas de Breaking Bad a las puertas del ansiado final

Nueva fecha para marcar en la historia de la televisión. El próximo 29 de septiembre finaliza Breaking bad, que sin desvelarnos todavía su desenlace ya se ha hecho un hueco en el olimpo de las grandes series, ese lugar sagrado donde cohabitan Los soprano y The wire. Si se mantiene el nivel de esta quinta temporada, el capítulo promete despedirse por todo lo alto. Pero en caso de que Vince Gilligan, su creador, no cumpla con las enormes expectativas, puede descansar tranquilo. Nos deja para el recuerdo una retahíla de escenas memorables. Lo que viene a continuación no es más que el botón de una muestra inabarcable de grandes momentos.


1. Primera escena (1x01 - Pilot)
Si la regla de oro de toda novela es captar al lector desde la primera frase, desde luego esa pareció ser la consigna seguida también por Vince Gilligan en Breaking bad. Un hombre en calzoncillos y una máscara antigás conduce histéricamente una autocaravana por una carretera desierta de Nuevo México. A su lado, el copiloto…

DUNKERQUE | Nolan pluscuamperfecto

Últimamente parece que hay que diferenciar entre películas y experiencias cinematográficas. Como si el cine en mayúsculas fuera un coto exclusivo de determinadas cintas de autor, como si la autoría excluyera por norma la vertiente más comercial. Christopher Nolan pertenece a esa tierra de nadie en la que sus parias casi deben pedir perdón por dignificar el blockbuster, si es que sus propuestas pueden encajarse en tan denostado género. Y para no restarles mérito, casi con condescendencia, los defensores de la pureza del séptimo arte califican sus obras de experiencias, otorgándole al cine otros menesteres.

Pues sí, Dunkerque es toda una experiencia. La más envolvente y asfixiante que jamás se haya rodado sobre una contienda bélica. Reducirla a un espectáculo de fuegos artificiales es cuanto menos injusto, ya que independientemente de su afán por el entretenimiento, como si éste fuera un demérito, la película nos sumerge como nunca en lo más parecido a un estado de guerra. El caos, la s…