Ir al contenido principal

Fascinante descenso a los infiernos

Algo de electrizante tiene El lago de los cisnes. Logró convertir el final de Billy Elliot en uno de los más conmovedores del cine y vuelve a conseguirlo ahora con una cinta que transforma la partitura de Tchaikovsky en toda una metáfora sobre la lucha interior. El constante debate interno entre la bondad y la maldad, entre la cordura y la locura. Aronofsky utiliza una pieza clave de la música clásica para elaborar otro clásico de la historia cinematográfica, un Cisne negro que irrumpe en nuestra mente con la misma intensidad que la melodía del compositor ruso.
El director neoyorquino sigue empeñado en plasmar los efectos secundarios de perseguir un sueño. Eso que está tan de moda, que contribuye a la realización personal, pero que puede llevar justo a la meta contraria, la autodestrucción. En Réquiem por un sueño lo mostró en su máxima crudeza, dejando al espectador con un mal cuerpo que pocas producciones han logrado originar. Cisne negro aborda el mismo proceso pero convirtiendo la debacle en uno de los ejercicios visuales más hermosos de los últimos años.
Arranca la película con una bellísima escena que evoca el gran sueño de Nina, convertirse en primera bailarina de El lago de los cisnes. Los movimientos de cámara, rodeando la coreografía desde el rostro hasta los pies, nos permiten valsar en el escenario junto a la protagonista. A partir de ese instante, la cinta nos adentra en una espiral de locura, la principal secuela de convertir nuestros deseos en obsesiones. Y es que el sueño de Nina termina por convertirse en su peor pesadilla.
El clima asfixiante en el que nos sumerge Cisne negro encuentra su mejor hábitat en el competitivo mundo de la danza. Entre bastidores y bambalinas se desarrolla el juego de murmullos, envidias, celos y amenazas con el que da comienzo el descenso a los infiernos de Nina. Pero para conseguir el papel de su vida, no sólo deberá competir con sus compañeras, sino sobre todo consigo misma. Su perfeccionismo casi enfermizo, que resulta idóneo para interpretar al cisne blanco, es a la vez un lastre para encarnar al cisne negro.
Natalie Portman supone el gran acierto de casting de los últimos años. Acostumbrados a su aspecto frágil y angelical, los espectadores asistimos a una doble transformación de lo más aterradora, la de actriz y personaje explorando su lado más oscuro. Si Aronofsky ha sido el encargado de extraer el talento más desconocido de Portman, la madre y el tutor de Nina son los causantes de la oscura eclosión de la protagonista. Ella sobreprotegiendo y proyectando sus frustraciones en la hija; él despertando su instinto sexual.
En Cisne negro el terror no lo producen los sobresaltos o las puñaladas. Basta con el crujido de los huesos o el sonido de un cortaúñas para aumentarnos la tensión. Al miedo psicológico de las alucinaciones de Nina se le añade el dolor físico de sus automutilaciones. Sin duda, el trabajo de Barbara Hershey y de Vincent Cassel contribuye también a aumentar el nivel de angustia de un filme in crescendo que desemboca en un final apoteósico.
Porque mención aparte merece el desenlace de Cisne negro. Si hasta el momento habíamos asistido a un ejercicio cinematográfico perfecto en todos sus aspectos, los minutos finales nos arrojan al delirio sin ningún miramiento. El poder de El lago de los cisnes adquiere toda su forma con una escena majestuosa en el Lincoln Center de Nueva York por la que Portman, espeluznante, merece todos los premios recibidos. Desde luego, el que logre desprenderse de las imágenes y de la melodía de Tchaikovsky tras los títulos de crédito puede sentirse afortunado. Seis días más tarde, yo sigo con ellas en la cabeza.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Pues a mi no me gusto la pelicula.

La Portman esta muy bien, puede que se lleve el Oscar, pero espero que no se lleve el Oscar a la mejor pelicula.

jesn
POLE.T. ha dicho que…
Es que lo de película se da ya por perdido, aunque sería la campanada de la noche! A mi me harían muy feliz!
Izengabe ha dicho que…
Ya era hora! jeje
Supongo que algún día la veré, pero me da que será de esas pelis que tendré bajada y tardaré en ver, porque nunca veré el momento... buffff
Luis Cifer ha dicho que…
A mí me encantó. Para mí es la mejor película del año, lo del Oscar me da igual.
Fran G ha dicho que…
A mi tambien me ha sorprendido mucho la actuación de Portman (para bien claro). Acostumbrado a verla como una chica frágil con cara de ángel, aquí hay algunos momentos es que llega a acojonar un poco.

La peli tambien muy buena, me gusto mucho
Anónimo ha dicho que…
There is just no advantage to installing a reverse osmosis water system with today's technological betterments. Because of limiting access to clean-safe water children are forced to cope with diarrhea and other more serious illnesses on the daily basis. It does the job efficiently.

Review my homepage www.xn--Pckwbxax7006ck45d.Jp

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

The Killing Season 3 Finale: La gran desilusión

Han desperdiciado una gran oportunidad. Nos taparon la boca a los que renegábamos de una tercera temporada después del insuperable final de la segunda, brindaron una nueva trama con un arranque y un desarrollo que nos hizo olvidar por completo a Rosie Larsen, y sin embargo el pasado domingo desembocamos en un doble episodio final que en nada recuerda a los finales a los que nos tenían acostumbrados. Los guionistas de The Killing, esta vez sí, nos han fallado.

En primer lugar, porque a falta de conocer si la AMC renueva la serie para una cuarta temporada, dejan a la audiencia con un desenlace abierto, que ni sirve para crear la suficiente expectación de cara a la siguiente entrega ni desde luego dejaría a The Killing en el lugar que se merece en caso de cancelación. Ni tenemos un nuevo caso al que aferrarnos ni un cliffhanger de alto impacto como en la primera temporada. Sólo tememos por el futuro de Sarah Linden tras disparar al asesino, cuando sabemos que de ir a la cárcel será algo…

CALL ME BY YOUR NAME | Cuando la homosexualidad es lo de menos

Hoy sería imposible de reproducir. Una historia de amor a fuego lento, con el pálpito y la inocencia de la novedad desconocida, con el hartazgo y la reflexión de las horas muertas. Un entorno utópico, de ensueño, donde el tiempo pasa sin distracciones ni interrupciones, en el que la palabra recobra su poder, las relaciones se gestan de forma paciente y ni un solo gesto pasa desapercibido. Hay que remontarse a un lugar del norte de Italia en 1983 para redescubrir aquellos tiempos en los que nada, ni mucho menos el amor, se zanjaba con la inmediatez de un pulgar.

En ese contexto bucólico de la Toscana, en el que la belleza natural se entremezcla con la música, el arte y la oratoria, se desarrolla una relación llamada a convertirse en una de las más emocionantes de la historia del cine. Una atracción imprevista, que se va degustando piano piano, entre jugosos zumos de albaricoque y paseos en bici, entre el letargo de los calurosos días de verano y la presión del calendario. El amor de v…