Ir al contenido principal

Me lo haré mirar

¿Alguna vez os habéis sentido seres extraños en una sala de cine, como bichos raros e incomprendidos en una platea que reacciona al unísono ante los estímulos de un filme? Mi sensación durante el preestreno en Barcelona de Primos, la tercera cinta de Daniel Sánchez Arévalo, fue precisamente esa. Quizá no es que la comedia fuera mala, quizá el problema grave lo tenía yo. Si ninguno de los chistes, ninguno de los gags, me hizo puñetera gracia, mientras todo el mundo a mi alrededor se descojonaba en sus asientos, lo más probable es que mi humor no pase por su mejor momento. O peor todavía, que me esté convirtiendo en uno de esos seres amargados y pedantes que no miran más allá de un determinado cine de autor.
Pero me niego a aceptarlo. Me gusta el humor inteligente, es cierto, al más puro estilo 7 vidas o El club de la comedia, por poner un ejemplo de nuestro país (curioso que no me venga ahora a la memoria ninguna comedia española destacable en la gran pantalla). Pero también me desternillo con el humor más chabacano y absurdo, como el de Aída o Torrente. No es verdad que mi mente sea obtusa. La cuestión es que no sé muy bien donde ubicar el humor que ha ideado Arévalo para Primos. Por momentos es costumbrista, por momentos rudo. En alguna ocasión roza el ingenio, pero en general es cafre y simplón. Pero sobre todo es contagioso. Menos para un servidor.
"Estoy igual de contento que un cerdo en la mierda", suelta uno de los tres primos protagonistas en un momento dado para dar paso de inmediato a una carcajada general entre el público. Es sólo un ejemplo de las perlas humorísticas que va vomitando el guión sin tiempo para digerirlas, para asimilar el nivel de esfuerzo intelectual vertido en el texto. Otra muestra la encontramos en el propio tráiler de la película, cuando Raúl Arévalo le suelta a unas guiris despampanantes “How do you do, rubias”. Sin duda, para partirse de risa.
Para colmo, el actor con menos dotes de interpretación, con una dicción apenas inteligible, es el que más bien acoge la audiencia. Adrián Lastra, con un parecido más que razonable a Carlos Baute, tiene el personaje más jugoso, el del tonto que incita a la risa tonta con sólo abrir la boca. El público ni se detiene a intentar descifrar lo que dice. Su parche y su ojo al descubierto con mirada al infinito ya son más que suficientes, lo cual no deja de tener su mérito.
Por su parte, Quim Gutiérrez, el primo abandonado antes del altar, el que se debate entre el amor de juventud y su arrepentida prometida, certifica que la comedia no es un género que se le resista. Ya lo demostró en Una hora menos en Canarias, donde se convirtió en el único elemento a resaltar, pero ahora, sobre todo por su brillante monólogo inicial, corrobora que es un actor todoterreno. De la misma manera que ya lo evidenciaron Antonio de la Torre o el propio Arévalo.
El que en mi opinión acumula pasos en falso en su carrera es el director Sánchez Arévalo. Si la extraña mezcla de drama y comedia que supuso Gordos ya desinfló las expectativas generadas tras Azuloscurocasinegro, este salto a la comedia hilarante se me antoja casi suicida. Pero viendo las reacciones de crítica y público debo tragarme mis palabras. Primos es divertida, graciosa y, sobre todo, rentable, así que no debo preocuparme, de momento, por su futuro profesional. La película será un éxito y las cifras de taquilla harán que me sienta todavía más incomprendido. Extraño caso el mío.

Comentarios

Izengabe ha dicho que…
jajajajjaja eso de las fotos.. ¿de quién lo has aprendido? xD
POLE.T. ha dicho que…
Por qué lo dices? por la de las tetas? Es que las tiene tan bien puestas...
quest ha dicho que…
a día de hoy sigo preguntándome cómo es posible que las respuestas de POLE.T a izengabe tenga hora anterior a la publicación de la pregunta...

Por cierto, voy a ser repelente: "el que más bien acoge la audiencia".. ¿te refieres al que MEJOR acoge la audiencia?? A mí me chirría.

Por lo demás, ¡¡más seguridad en ti mismo!! Las críticas a contracorriente son las que encumbran!!
POLE.T. ha dicho que…
Porque son de un día después, quest!

Cambio 'más bien' por 'mejor'? Me reclamarás después parte de la autoría??

Es mi gran defecto. Tengo poca seguridad en mí mismo!
quest ha dicho que…
AAAhhhmm.. que son días distintos...

No reclamaré autoría... considérame muso, simplemente. :D

Has hecho tweet de la entrada¿?
POLE.T. ha dicho que…
Hice, hice, pero no ha tenido ninguna repercusión... :( jejeje
quest ha dicho que…
vistos tus miedos no sé si es bueno o malo...

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Sin etiquetas

Qué gran golpe nos habría propinado Tomboy si desconociéramos el argumento de la cinta antes de entrar en la sala. Con la boca abierta nos habría dejado esa escena en la que el hasta el momento protagonista de la cinta, un niño de 10 años, se levanta de la bañera y nos desvela que en realidad tiene vagina. Tan valiente como esa imagen de una menor desnuda, irreproducible en otra cinematografía que no sea la francesa, hubiera sido mantener el secreto hasta ese instante. La experiencia habría sido inmejorable.

Pero el marketing manda y había que vender la película de alguna manera. Difícil resistirse a la tentación de titular con el reclamo de una niña que se hace pasar por chico. Es probable que de otra forma sólo unos pocos aventurados se hubiesen atrevido a verla, así que bienvenida la estrategia de venta si con ella se consiguen más espectadores para una cinta modesta, silenciosa, pero que seguro es la más gratificante de una cartelera de puente de mayo tan desalentadora.

Más que el…

Refugiados, otra víctima del hype desorbitado

Lancemos desde aquí una advertencia a nuestras televisiones. Dejen de promocionar sus nuevas apuestas de ficción como la panacea de la ficción española, como el antes y el después que nos equiparará de una vez por todas con el panorama televisivo internacional. Traslademos también el aviso a nuestros compañeros periodistas. Avísennos cuando realmente un producto de nuestro país rompa esquemas, aporte auténticas novedades y no esté en todo momento con el ojo puesto en los grandes referentes, los que marcan tendencia. Porque de todo el arsenal de grandes novedades que nos esperaban esta temporada, sólo una, El ministerio del tiempo, ha asumido un gran riesgo y pulverizado moldes. 
Flaco favor le hacemos a las productoras españolas si generamos excesiva y precipitada expectación con propuestas que, sólo faltaría, se adecuan a los nuevos tiempos pero que en realidad no tienen ni tendrán un peso determinante en el mercado internacional. Desde el momento en que, tanto desde los medios como …