Ir al contenido principal

América profunda

Sabíamos que la imagen cosmopolita de Estados Unidos, la del derroche y los rascacielos, no era del todo representativa. Muchas películas y documentales, como El luchador o Capitalismo: una historia de amor, nos han mostrado cómo entre costa y costa del país norteamericano se extiende todo un submundo capaz de sacarle los colores a la primera potencia occidental. Una realidad incómoda que sólo encuentra su reflejo en el cine independiente y que ahora con Winter’s bone regresa en su máxima sordidez.
La casi debutante Debra Granik nos retrata la América profunda con la misma crudeza en la que malviven sus habitantes. Con tan sólo 17 años, Ree Dolly, la protagonista del filme, se ha visto obligada a madurar a marchas forzadas. Una madre senil y un padre fugitivo de la justicia la han obligado a tomar las riendas de la familia para evitar que sus dos hermanos pequeños mueran de hambre y terminen perdiendo sus escasas pertenencias. Un panorama desolador que la directora no se esfuerza en ocultar.
Sin embargo, a pesar de la dureza de las imágenes, éstas nos llegan en un formato demasiado gélido. La cámara nos muestra a Ree despellejando a una ardilla para poder comer o alistándose en el ejército para recaudar un poco de dinero pero el punto de vista marca un distanciamiento con el espectador. No esperamos que Granik se recree en la miseria pero tampoco que determinados acontecimientos nos dejen imperturbables. Quizá es que ya andamos todos un poco curados de espanto con el estilo Callejeros y cada vez cuesta más provocarnos conmoción.
En todo caso, lo que realmente inquieta en Winter’s bone son sus elementos de thriller. La sombra del padre de Ree, amenazante y perturbadora, se cierne por todo el filme dejando un rastro de brutalidad y violencia que es el que nos proporciona las escenas más destacables de la cinta. Sin aparecer ni un sólo segundo en escena, esta presencia fantasmagórica es el misterio que mantiene el interés de la trama. El resto queda a cargo de un conjunto de actores capaces de generar la angustia necesaria en el espectador.
John Hawkes ya ha obtenido el reconocimiento con varias nominaciones y algún que otro merecido premio por su inquietante papel, pero su compañera de reparto Dale Dickey no se queda atrás, a pesar de que ha tenido menos suerte en la carrera hacia el Oscar. Sus breves intervenciones son las más aterradoras del filme. Pero la verdadera esencia de Winter’s bone, la que mejor representa esa frialdad que comentaba, es Jennifer Lawrence. Dentro de unos días, y con sólo 21 años, desfilará por la alfombra roja de Hollywood, enjoyada y con sus mejores galas, por encarnar las penurias de un pueblo olvidado de Missouri. La cara y la cruz de un país desarrollado.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Sin etiquetas

Qué gran golpe nos habría propinado Tomboy si desconociéramos el argumento de la cinta antes de entrar en la sala. Con la boca abierta nos habría dejado esa escena en la que el hasta el momento protagonista de la cinta, un niño de 10 años, se levanta de la bañera y nos desvela que en realidad tiene vagina. Tan valiente como esa imagen de una menor desnuda, irreproducible en otra cinematografía que no sea la francesa, hubiera sido mantener el secreto hasta ese instante. La experiencia habría sido inmejorable.

Pero el marketing manda y había que vender la película de alguna manera. Difícil resistirse a la tentación de titular con el reclamo de una niña que se hace pasar por chico. Es probable que de otra forma sólo unos pocos aventurados se hubiesen atrevido a verla, así que bienvenida la estrategia de venta si con ella se consiguen más espectadores para una cinta modesta, silenciosa, pero que seguro es la más gratificante de una cartelera de puente de mayo tan desalentadora.

Más que el…

Refugiados, otra víctima del hype desorbitado

Lancemos desde aquí una advertencia a nuestras televisiones. Dejen de promocionar sus nuevas apuestas de ficción como la panacea de la ficción española, como el antes y el después que nos equiparará de una vez por todas con el panorama televisivo internacional. Traslademos también el aviso a nuestros compañeros periodistas. Avísennos cuando realmente un producto de nuestro país rompa esquemas, aporte auténticas novedades y no esté en todo momento con el ojo puesto en los grandes referentes, los que marcan tendencia. Porque de todo el arsenal de grandes novedades que nos esperaban esta temporada, sólo una, El ministerio del tiempo, ha asumido un gran riesgo y pulverizado moldes. 
Flaco favor le hacemos a las productoras españolas si generamos excesiva y precipitada expectación con propuestas que, sólo faltaría, se adecuan a los nuevos tiempos pero que en realidad no tienen ni tendrán un peso determinante en el mercado internacional. Desde el momento en que, tanto desde los medios como …