Ir al contenido principal

Me quedo con Calderón

Consejo para no enredarse en la telaraña de Origen: jamás perder de vista la premisa principal. El equipo capitaneado por Leonardo DiCaprio se ocupa de robar ideas ajenas a través de los sueños, que ellos mismos diseñan para facilitar la extracción. Esta vez, sin embargo, reciben el encargo de hacer justo lo contrario, insertar un concepto en la mente del heredero de una gran compañía energética. El objetivo es que el joven renuncie al legado de su padre y emprenda un nuevo negocio por su cuenta, para que así el cliente de DiCaprio se quite de encima a su principal competidor.
Todo lo que rodea a este planteamiento, sugerente pero sencillo al fin y al cabo, es un puro ejercicio de confusión que, lejos de enriquecer el relato lo convierte en una maraña de trucos para descolocar al espectador. Nos vendieron Origen como un desafío intelectual, como un sofisticado guión propio de una obra maestra, pero finalmente la cinta ni contribuye a la reflexión ni demuestra una complejidad más allá de los delirios del director. Y es que Christopher Nolan, como si de los protagonistas de The prestige se tratara, parece haber convertido el efectismo en su principal truco de magia.
Cuestionar al realizador inglés, y a esta película en particular, es nadar a contracorriente. Los críticos se han rendido a sus pies y, de forma casi mimética, los espectadores han claudicado. Nolan se ha superado a sí mismo una vez más y ha logrado la película total, o al menos es lo que nos cuentan. Con tales expectativas, acudí a su estreno esperándome encontrar el filme de ciencia ficción por antonomasia, la obra cumbre e insuperable de un director que jamás me ha defraudado. Pues bien, la excepción ha tenido que llegar precisamente con su cinta mejor valorada. Uno que es raro.
Pensé que el reto que supuestamente planteaba la película al espectador tendría detrás una finalidad más compleja, mucho más profunda. Pero al final resulta que escarbando un poco más en la trama principal terminas encontrando el más absoluto de los vacíos. Puro artificio. Mientras los protagonistas se ven obligados, mediante un capricho del guión de lo más innecesario, a penetrar en un sueño dentro de otro sueño dentro de otro sueño, el argumento me somete sin escapatoria posible a una pesadilla dentro de otra pesadilla dentro de otra pesadilla. Tres niveles de sopor interminable. Tanto como la caída del monovolumen puente abajo, que nunca termina de producirse.
Los efectos especiales también prometían ser lo nunca visto y, sin duda, darle la vuelta a la ciudad de París es toda una experiencia si no fuera porque lo hemos visto ya mil veces en la imponente campaña publicitaria o porque su aportación al desarrollo del filme es más bien nula. Por no mencionar algunas escenas del hotel. Por favor, reconozcamos sin miedo a morir lapidados que la escena del pobre hombre introduciendo los cuerpos levitados de sus compañeros en el ascensor no es espectacular, sino ridícula. Matrix, diez años atrás, no lo olvidemos, todavía sigue siendo mucho más rompedora.
En definitiva, todos los elementos de Origen que iban a suponer un desafío intelectual son sólo golpes de efecto que intentan, y logran, esconder la simpleza de su planteamiento. La terminología confusa, las diferentes realidades oníricas y los ataques del subconsciente, por mucho que se busque descolocarnos, seguirán partiendo de una trama que cualquier episodio de Fringe lograría superar, la de un hombre que intenta cambiar la mente de otro hombre (la historia de amor casi mejor ni mencionarla, porque en vez de emocionar consigue lo imposible, que uno termine odiando a la mismísima Marion Cotillard).
Da la impresión de que Nolan quedó impactado en su día por un libro de interpretación de sueños y quiso plasmar sus conocimientos en forma de blockbuster multimillonario. Pero podría haber recaído en una obra con un cariz más reflexivo y mucho más profunda que la película que le ha dado como resultado. Remontarse unos siglos atrás, cuando Calderón de la Barca ya trató la cuestión con mucha más inteligencia. El tema no es nuevo, señor Nolan. ¿Qué es la vida? Una ilusión, una sombra, una ficción, y el mayor bien es pequeño: que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son.

Comentarios

Mlo/Yonomeaburro ha dicho que…
descubro tu blog ahora y veo que el mío está en la columna de la derecha. ya vamos descubriendo a algunos (nosotros) a los que no nos ha gustado Origen. Comparto efectivamente que la trama está cargada de artificio que sobra.
POLE.T. ha dicho que…
Desde luego es para crear un Club de renegados de Origen! Pero no estamos solos. Si miras en FilmAffinity vamos escalando posiciones como la resistencia de V!
Izengabe ha dicho que…
Pues yo quería verla... por lo poco que he visto o leído de ella tiene buena pinta...
POLE.T. ha dicho que…
No izen, es que tienes que verla!! Me encanta esa incógnita de saber si a alguien le ha podido gustar o no. Además yo creo que es una peli de ir a ver al cine. En casa debe perder (todavía más...) jejejej
Izengabe ha dicho que…
Pues en el cine si que no la voy a ir a ver ni de coña... xD
POLE.T. ha dicho que…
jajajaja. Y si luego te gusta, qué?
quest ha dicho que…
Bueno, bueno, bueno... en mi triste vuelta de vacaciones esto es lo más impactante que me he encontrado: no te ha gustado Origen.

Si no hubiese tenido unas vacaciones tan caóticas habría ido a verla al cine... pero ahora ya no... otra de Leo en el tintero. Qué decepción.
POLE.T. ha dicho que…
Te advierto de que no tiene nada que ver con Leo. Aquí está simplemente correcto, como todos los demás. El guión no le da para más. Scorsese lo ha tratado mejor como actor!
quest ha dicho que…
Yo tenía cierta esperanza en esta peli, que si el nuevo Matrix, que si guión espectacular... me fío más de tu criterio. ;)

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

The Killing Season 3 Finale: La gran desilusión

Han desperdiciado una gran oportunidad. Nos taparon la boca a los que renegábamos de una tercera temporada después del insuperable final de la segunda, brindaron una nueva trama con un arranque y un desarrollo que nos hizo olvidar por completo a Rosie Larsen, y sin embargo el pasado domingo desembocamos en un doble episodio final que en nada recuerda a los finales a los que nos tenían acostumbrados. Los guionistas de The Killing, esta vez sí, nos han fallado.

En primer lugar, porque a falta de conocer si la AMC renueva la serie para una cuarta temporada, dejan a la audiencia con un desenlace abierto, que ni sirve para crear la suficiente expectación de cara a la siguiente entrega ni desde luego dejaría a The Killing en el lugar que se merece en caso de cancelación. Ni tenemos un nuevo caso al que aferrarnos ni un cliffhanger de alto impacto como en la primera temporada. Sólo tememos por el futuro de Sarah Linden tras disparar al asesino, cuando sabemos que de ir a la cárcel será algo…

CALL ME BY YOUR NAME | Cuando la homosexualidad es lo de menos

Hoy sería imposible de reproducir. Una historia de amor a fuego lento, con el pálpito y la inocencia de la novedad desconocida, con el hartazgo y la reflexión de las horas muertas. Un entorno utópico, de ensueño, donde el tiempo pasa sin distracciones ni interrupciones, en el que la palabra recobra su poder, las relaciones se gestan de forma paciente y ni un solo gesto pasa desapercibido. Hay que remontarse a un lugar del norte de Italia en 1983 para redescubrir aquellos tiempos en los que nada, ni mucho menos el amor, se zanjaba con la inmediatez de un pulgar.

En ese contexto bucólico de la Toscana, en el que la belleza natural se entremezcla con la música, el arte y la oratoria, se desarrolla una relación llamada a convertirse en una de las más emocionantes de la historia del cine. Una atracción imprevista, que se va degustando piano piano, entre jugosos zumos de albaricoque y paseos en bici, entre el letargo de los calurosos días de verano y la presión del calendario. El amor de v…