Ir al contenido principal

Goya 2010: Rompiendo lazos con Almodóvar y estrechando la mano de Vasile

Ya sabemos que esta nuestra Academia cada año es más imprevisible, y si hace un tiempo sus miembros decidieron hacerle la pelota al divino Almodóvar para que volviera a acogerlos entre sus brazos, ahora se han propuesto poner de nuevo su paciencia a prueba. Desde luego que Los abrazos rotos no superó ni de lejos las grandes expectativas que la precedieron, pero de ahí a que El baile de la victoria, película sin pena ni gloria de Fernando Trueba, la desbanque como candidata al Goya resulta, como mínimo, escandaloso.
Aunque está claro que la cinta protagonizada por Pe, ella sí nominada como mejor actriz, no tenía ninguna posibilidad frente a los dos pesos pesados de este año, Los abrazos rotos merecía, al menos, un puesto en la final. El duelo, eso sí, se encuentra esta edición entre un habitual de los Goya, Alejandro Amenábar, y un catapultado Daniel Monzón, ambos pertenecientes al imperio de Vasile, aunque en distintos estamentos. Por ese motivo, porque los presupuestos y las campañas no fueron las mismas, y porque sus resultados son más destacables, Celda 211 merece ser la clara triunfadora de la noche. Se trata, sin duda, de una de las mejores películas que ha parido el cine español en los últimos años.
Sin entrar en las contradicciones de estas nominaciones, como el insólito hecho de que la hispano-argentina El secreto de sus ojos opte a mejor película y mejor película extranjera (¿Ganará las dos? ¿Una? ¿Ninguna?), lo cierto es que en la 24ª gala de los Goya podemos dar por seguras algunas cosas. Ágora se llevará un porrón de premios en materia técnica (más les vale tras el derroche económico) y Luis Tosar se alzará con el de mejor actor por su increíble papel en Celda 211 (Antonio Mercero y su Goya de honor se dan por hechos).
Lo más probable, también, es que la única estatuilla que acaricien esos abrazos rotos sea la de mejor banda sonora, por la que Alberto Iglesias ya recibió el premio del Cine Europeo. Más allá de las sorprendentes ausencias de Carmen Machi destacando en el casting de Almodóvar y de Luis Zahera compitiendo con el mismísimo Tosar, el morbo de la gala se encuentra de nuevo en la categoría de actriz principal. ¿Desfilará Rachel Weisz por la alfombra verde? Y lo más importante, ¿desbancará a la adorada Pe y a la favorita Lola Dueñas? El próximo domingo 14 de febrero lo sabremos de la mano de un Buenafuente al que observaremos con lupa.

Comentarios

jesn ha dicho que…
no he visto ninguna, pero votare
Izengabe ha dicho que…
Yo también he votado sin ver ninguna, pero la de Celda 211 tiene mejor pinta que el resto... La de Agora me parece que me va a aburrir... :S
POLE.T. ha dicho que…
Ágora comienza un poco aburrida pero luego mejora bastante, aunque este año el Goya no se lo merece Amenábar ni de coña!
POLE.T. ha dicho que…
Ojo con 'el secreto de sus ojos' porque puede dar la sorpresa...
quest ha dicho que…
Acabo de votar. Celda 211 debería arrasar como lo está haciendo en tu encuesta. ;)
POLE.T. ha dicho que…
estoy de acuerdo totalmente, quest (el desaparecido...)!!!

Entradas populares de este blog

EL DÍA DE MAÑANA | El primer golpe de Originales Movistar

Las comparaciones con Cuéntame eran inevitables. Otra historia ambientada entre el tardofranquismo y los enclenques inicios de la democracia disponía ya de un referente clarísimo en nuestra televisión. Pero basta echar un vistazo al primer capítulo para vislumbrar que la propuesta de Mariano Barroso con El día de mañana dista mucho de la visión acomodada y para todos los públicos que nos brindan los Alcántara. Aquí el protagonista es Justo Gil y existen serias dudas sobre si un personaje con tantas aristas tendría hueco en otro lugar que no fuera la televisión de pago.

Porque sí, los Originales de Movistar por fin dan un paso adelante en materia de ficción tras otras propuestas que, o bien simplemente alardeaban de factura (véase La peste) o directamente pasaban al olvido (ignórense Félix o Matar al padre, por ejemplo). Ha tenido que llegar el flamante presidente de la Academia de Cine para demostrarnos que presupuesto y guion pueden ir de la mano para ofrecernos una serie que, ahora …

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

ÓRBITA 9 | Una odisea pseudoespacial

A Órbita 9 le ha pasado lo mismo que le ocurrió en su día a Blancanieves con The Artist o a La isla mínima con True detective. La todopoderosa Hollywood lastró en cierta forma sus innovadoras propuestas adelantándose en su estreno. Y es que el mismo día que llega a nuestras pantallas esta ambiciosa coproducción española y colombiana aterrizan Jake Gyllenhaal y Ryan Reynolds con Life, aunque la referencia que claramente lapida toda posibilidad de sorpresa llegó semanas antes con Passengers. Hay escenas de la cinta española que recuerdan sobremanera a la superproducción protagonizada por Jennifer Lawrence. Pero este tercer caso de simultaneidad de estrenos entre Estados Unidos y España difiere de los dos anteriores en una pequeña particularidad. No importa cuál se estrenó primero ni cuánto influyó en su resonancia. Ambos han resultado de lo más prescindibles.

De entrada, ha sido la propia promoción de la película la que ha echado por tierra el único giro argumental por el que merecería…