Ir al contenido principal

Yo quiero ser marginado

Cuando uno piensa en comedias de instituto estadounidense enseguida le vienen a la mente jugadores de rugby, cheerleaders, taquillas y novatadas. Cuando el título del filme incluye además la palabra ‘marginado’ ya puede preverse la indispensable dosis de bullying para ganar la empatía del espectador. Aunque todos esos elementos están presentes (debe ser tan difícil obviarlos como los autobuses escolares de color amarillo), la ópera prima de Stephen Chbosky se aleja bastante del tópico y se convierte en una extraña gozada, sobre todo para aquellos que vivimos aquellos años de adolescencia como los peores de nuestra vida.

Charlie llega al instituto contando los días que le quedan para abandonarlo, como esa larga condena en la que puede convertirse el paso por la educación secundaria, en ese nivel intermedio entre la confortabilidad de la escuela y la liberación universitaria. Es tímido, callado y, para colmo, participa en clase. Desprende rareza y aparenta fragilidad. Reúne, por tanto, todas las papeletas para convertirse en pasto de los desalmados. Sin embargo, encuentra cobijo en un grupo de marginados que poco o nada tiene que ver con los clubes de lectura o las competiciones de ajedrez.

Porque la pandilla que lideran Emma Watson y Ezra Miller está bien lejos de ser marginal. Es más, su desparpajo, el culto a la música de los ochenta y su look desenfadado provocarían hoy en día la máxima envidia entre los paseantes de Gracia o Chueca. Más que unos outsiders, nos encontramos ante un grupo de lo más cool. Y es que seguramente hoy habría patadas por entrar en una hermandad de raritos con tanta personalidad y tan buen gusto musical.

Así pues, más que en el victimismo de los seres incomprendidos, Las ventajas de ser un marginado se centra en los despertares de la época más confusa de nuestras vidas. Lo hace además con un protagonista de lo más entrañable, que mientras se enfrenta a varios traumas infantiles descubre a su primer amor. Las relaciones que va forjando Charlie en el instituto, con el profesor de literatura, con el extravagante Patrick o con la arrolladora Sam, son el auténtico aporte de una cinta que si algo desprende es optimismo y buen rollo.

Las ventajas de ser un marginado sirve también para constatar el sentido común de los chicos de Harry Potter, que se han sabido labrar un futuro prometedor una vez cerradas las puertas de Hogwarts. Daniel Radcliffe hace tiempo que buscó su hueco entre los escenarios de Broadway y las producciones independientes pero todavía faltaba por ver qué sería de la dulce Hermione. La joven maga nos ha crecido y, desde luego, con esa mezcla de rebeldía y elegancia se ha convertido en una excelente robaplanos. Ahí está la sincera y emotiva escena en la que declara su amor hacia su amigo Charlie para demostrarlo.

Pero la gran aportación a la película (estará todo el mundo de acuerdo) la proporciona Ezra Miller, el que daba nombre a Tenemos que hablar de Kevin, y que aquí simplemente desborda talento con el histriónico y homosexual sin tapujos Patrick. En su libertinaje, en su absoluta falta de complejos, se resume el espíritu de un filme que dignifica la etiqueta de independiente. Porque entre las ventajas de ser el responsable de tu propia adaptación cinematográfica se encuentra sin duda la más importante, la que diferencia a esta cinta de tantas otras, la de la plena autonomía.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Pues yo si tuviera que ponerle una pega a la película es justamente a la de Patrick. Ya sé que todo el mundo alaba su personaje, pero para mi era demasiado exagerado.

Lo mejor de la película fue su música, que me encantó.

La película no ofrece nada nuevo; de hecho, tira de bastantes clichés, aunque muy bien llevados. La película no se me hizo nada pesada y la disfruté. No me lo esperaba cuando entré en la sala.

kyot_
POLE.T. ha dicho que…
Yo iba tan mentalizado de que la cosa iba a tirar de bullying, que al final me llevé la sorpresa con el grupo de marginados. La verdad es que la gracia de la película es la química entre los tres protagonistas. El casting es muy acertado. Y la BSO es imprescindible!

Qué tal todo, kyot?
Anónimo ha dicho que…
Bien, bien. Sobreviviendo... jaja tú también supongo.

Pues yo es que no sabía muy bien de qué iba. Queríamos ir al cine, faltaba 1 hora para la sesión nocturna y de lo que había, era la que tenía mejor crítica en filmaffinity. ¡Tuvimos suerte!

¿has visto la última del DeNiro? Silver Linings (El lado de las buenas cosas es España, creo). Es también una película muy típica, de chico conoce chica, pero tiene su puntito. Es peor que la de los marginados, pero se me hizo sorprendentemente también muy amena. De esas películas que te marcan, pero que te hacen empezar bien la noche :)

kyot_
Anónimo ha dicho que…
de esas películas que NO te marcan, quería decir...
POLE.T. ha dicho que…
También la he visto y también me gustó! Es comedia romántica pero no tan típica y ñoña, me gustó muchísimo Jennifer Lawrence y el propio DeNiro, que lo borda! Sí, son pelis de 7/8.

Entradas populares de este blog

CALL ME BY YOUR NAME | Cuando la homosexualidad es lo de menos

Hoy sería imposible de reproducir. Una historia de amor a fuego lento, con el pálpito y la inocencia de la novedad desconocida, con el hartazgo y la reflexión de las horas muertas. Un entorno utópico, de ensueño, donde el tiempo pasa sin distracciones ni interrupciones, en el que la palabra recobra su poder, las relaciones se gestan de forma paciente y ni un solo gesto pasa desapercibido. Hay que remontarse a un lugar del norte de Italia en 1983 para redescubrir aquellos tiempos en los que nada, ni mucho menos el amor, se zanjaba con la inmediatez de un pulgar.

En ese contexto bucólico de la Toscana, en el que la belleza natural se entremezcla con la música, el arte y la oratoria, se desarrolla una relación llamada a convertirse en una de las más emocionantes de la historia del cine. Una atracción imprevista, que se va degustando piano piano, entre jugosos zumos de albaricoque y paseos en bici, entre el letargo de los calurosos días de verano y la presión del calendario. El amor de v…

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

LOS ARCHIVOS DEL PENTÁGONO | La Rogue One de Todos los hombres del presidente

Salvando las enormes distancias entre dos propuestas tan distintas, hay que admitir que Los archivos del Pentágono contiene una gran similitud con el primer spin-off de Star Wars. Ambas películas desarrollan una trama más o menos desconocida, con mayor o menor fortuna, para deleitarnos en los últimos minutos con una apoteósica y vibrante secuencia en la que se enlaza con un episodio vital de nuestra memoria audiovisual y colectiva. Si en la saga galáctica Rogue One nos emplazaba al inicio de los inicios, Spielberg remata su análisis sobre la época dorada del The Washington Post uniéndola con su capítulo más destacado en la historia del periodismo de investigación, el que protagonizaron Woodward y Bernstein con el caso Watergate y que inmortalizó Alan J. Pakula en Todos los hombres del presidente. Ambos filmes, por tanto, despliegan una traca final que reconcilia al espectador escéptico con todo el metraje anterior, dejando la sensación de que el viaje ha merecido la pena.

Pero, ¿mere…