Ir al contenido principal

PANTALLAZOS #7

LOS ACIERTOS
- Revolution: Quizá porque esperábamos tan poco de ella, la producción postapocalíptica de J.J. Abrams ha resultado más entretenida que los últimos batacazos del productor.
- Emmys 2012: Los académicos de la televisión estadounidense por fin sorprenden otorgando el máximo galardón a Homeland después de cuatro victorias consecutivas para Mad men.
- Blancanieves: Es una lástima que The artist le tomara la avanzadilla, porque la versión del cuento de Blancanieves es lo más hermoso que ha rodado el cine español en mucho tiempo.
- Segunda temporada de Homeland: Parecía imposible estar a la altura de su impresionante primera entrega, pero la serie de Showtime ha demostrado que incluso en algunos capítulos podía superarla. Sorprendente, adrenalínica e inolvidable.
- Frankenweenie: Los seguidores de Tim Burton hacía tiempo que no se reencontraban con su director fetiche. Ha tenido que ser esta película animada la que les devuelva la esperanza después de tantos bandazos en la Disney.
- American Horror Story: Asylum: La serie de Ryan Murphy se traslada al manicomio de Briarcliff y lo hace con personajes y secuencias inolvidables, que incluso ensombrecen la excelente primera temporada.
- Looper: La ciencia ficción y, concretamente, los viajes en el tiempo encuentran en esta película su exponente más lúcido e inteligente, con escenas concebidas para convertirse en leyendas del género.
- Argo: Camino de convertirse en la vencedora de la próxima edición de los Oscar, la tercera película de Ben Affleck como director convierte un hecho histórico (el secuestro de varios estadounidenses en la embajada de Teherán) en un apasionante thriller cargado con dosis de comedia.
- Skyfall: Después del batacazo de Quantum of solace, la saga 007 encuentra en Sam Mendes a su mejor rescatador y en Javier Bardem uno de los mejores villanos de sus 50 años de historia.
- En la casa: Jamás el proceso de creación de una obra literaria, a cargo del alumno más prometedor de una escuela pública francesa, había despertado en pantalla tanto morbo y tanto interés.
- Tercera temporada de Downton Abbey: A la espera de que Antena 3 estrene el episodio especial de navidad, está claro que la mansión de los Crawley se mantiene en buena forma, superando incluso a la desigual segunda entrega.
- Una pistola en cada mano: Cesc Gay retrata como nadie los traumas del hombre occidental urbano, con situaciones y diálogos repletos de veracidad y sentido del humor.
- De óxido y hueso: Más que la trama de superación de una mujer que de repente pierde sus dos piernas, el último filme de Jacques Audiard es una atípica historia de amor con uno de los Te quiero más emotivos de la historia del cine.
- Las sesiones: Otra cinta con un discapacitado como protagonista y con un tratamiento innovador. John Hawkes nos acerca sin victimismos a la primera experiencia sexual de un tetrapléjico, con lucidez, con ironía y con la ayuda de una sorprendente Helen Hunt.
- La noche más oscura: Puede que sea la versión que la CIA quiere colarnos sobre la muerte de Bin Laden, pero es tan meticulosa, está tan bien parida, que hasta duele que Kathryn Bigelow haya sido ninguneada en las nominaciones a los Oscar. Esta vez sí lo merecía.
- Amor: Haneke, el director más frío y crudo, se mantiene fiel a su estilo pero con una temática más cercana, la de un feliz matrimonio interrumpido por la vejez, la enfermedad y la muerte. Su filme más triste y conmovedor.
- Django desencadenado: Sin llegar a la altura de Kill Bill, Tarantino vuelve a acertar con otra venganza histórica, esta vez la de un esclavo negro contra la tiranía blanca, aunque la inteligencia de la primera mitad se diluya con la interminable segunda parte.
- Lincoln: Aunque el espectador se pierde con tanto entresijo político, se agradece un filme de Steven Spielberg más cercano a la documentación periodística que a los trucos lacrimógenos de los que podría hacer gala con el tema de la esclavitud de por medio.
- Final de Fringe: No se despidió por todo lo alto, más bien lo hizo sin hacer ruido, pero la otra mítica serie de J.J. Abrams que quedaba por finiquitar se fue con un desenlace que de bien seguro tuvo una mejor acogida que el de Perdidos.

LO INDIFERENTE  
- La voz: A pesar de que ha sido el programa revelación de la temporada, la pésima realización y las nefastas intervenciones de sus coaches han mermado lo que podría haber sido una excelente adaptación del formato internacional.
- A Roma con amor: La aventura italiana de Woody Allen mejora con nota a muchas de sus paradas europeas pero no pasará a la historia como una obra maestra del director, que pide a gritos el retorno a Estados Unidos.
- Magic Mike: El último filme de Steven Soderbergh sólo pasará a la historia por desbocar las hormonas de millones de mujeres en pleno furor por la trilogía de Grey.  
- Lo imposible: La película que ha batido todos los récords en la taquilla española no es más que un telefilme tan sobredimensionado como el tsunami que arrasó Indonesia en 2004.  
- La vida de Pi: La prometedora aventura de un joven hindú y un tigre de bengala en alta mar termina convirtiéndose en una lección de tintes religiosos que ni Ang Lee ni sus impresionantes efectos especiales logran colar.  
- El hobbit: Tan poco interés me ha despertado esta precuela de El señor de los anillos y tantas han sido las voces clamando contra su soberano aburrimiento, que todavía no me he atrevido a verla, algo impensable con las tres primeras entregas.  
- Los miserables: Irreprochables el talento y la puesta en escena, pero totalmente condenables la ausencia de diálogos, de números musicales y, sobre todo, de unas tijeras para podar tan soporífero metraje.
- The master: El director favorito de los alternativos, de los más cool, vuelve a brindarnos una buena historia, con una buena imagen, con unas brillantes actuaciones, deslucida por esos aires trascendentales que sólo unos pocos privilegiados dicen disfrutar.  
- Volver a nacer: Su posición en este apartado intermedio es prácticamente un milagro, ya que esta adaptación de Castellitto ha recibido el rechazo furibundo de gran parte de la crítica. Desproporcionado e inmerecido.

LAS DECEPCIONES
- Holy Motors: Esperpento cinematográfico delirante y surrealista que despierta pasiones entre los críticos más iluminados y acompleja al resto de mortales que osan considerarla como un bodrio.  
- Fin: Prometedor filme apocalíptico que únicamente consigue asustar por el bajísimo nivel de interpretación de sus actores, entre los que se incluye Maribel Verdú en uno de los peores papeles de su carrera.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EMMYS 2016: Las nominaciones ideales en Drama

Un año más, los Emmy anuncian sus nominaciones rodeados de las inevitables polémicas por sus destacadas ausencias. Esta edición no iba a ser menos. Los olvidos nuevamente han sido más sonados que los aciertos, movidos por una inercia que suele ser la tónica en los premios más importantes de la televisión mundial. Sin embargo, esta vez los académicos han decidido dar una alegría a aquellos que veníamos reivindicando The Americans como una de las mejores series actuales. Tanto la creación de Joe Weisberg como sus protagonistas, Keri Russell y Matthew Rhys, han logrado por fin el reconocimiento de unos galardones que los han ignorado sistemáticamente durante sus tres primeras temporadas. Son la excepción de unos Emmy que han decidido pasar de largo nuevamente de The Affair y The Leftovers, sin duda, dos de las producciones más destacadas en los dos últimos años. Por eso mismo, y por otros importantes resbalones, ahí van mis nominaciones ideales en la categoría dramática.

MEJOR SERIE DRAM…

Un Eastwood de retirada

Clint Eastwood ya está de vuelta de todo. Le importa un pimiento si su apoyo a Donald Trump le comporta enemigos o si su definición actual de la generación de mariquitas traspasa lo políticamente correcto y ofende al personal. Tampoco su filmografía parece importarle demasiado. Pocos reparos ha tenido en presentar auténticos bodrios como Jersey boys o cintas mediocres como Más allá de la vida o El francotirador. En su historial ya se encuentran Los puentes de Madison, Sin perdón, Mystic River o Million dollar baby. Ya no necesita reivindicarse. Mucho menos con 86 años, la edad suficiente para restar trascendencia a esta época de polémicas efímeras. El actor ya se labró su carrera como director y ahora corresponde al público determinar si su talento sigue en forma o se mantiene gracias a una base de fieles seguidores.

Sully corresponde a esa cada vez más amplia y frecuente lista de películas en su carrera que simplemente alcanzan la corrección, adoptando ese tono grandilocuente y pat…

MOONLIGHT | Camaleón a la fuerza

Una historia sobre homosexualidad dentro de la comunidad negra parecía una vuelta de tuerca, un quién da más dentro del cine de denuncia social que podría suponer el reclamo perfecto para una Academia de Hollywood deseando resarcir sus pecados discriminatorios. Por suerte, Moonlight no pertenece a ese grupo de cintas que buscan a toda costa la exaltación, que se convierten en estandartes de la lucha contra la opresión de la hegemonía blanca y heterosexual. La propuesta de Barry Jenkins es mucho más valiosa, ya que con su premisa y, sobre todo, su puesta en escena, logra abarcar un sentimiento prácticamente universal, el del miedo a la propia identidad.

Little, Chorin y Black no son sólo los tres actos en los que se divide la trama sino las tres fases de un complicado proceso de asimilación personal, el que sufre un niño, adolescente y adulto lidiando consigo mismo y su entorno de barrio marginal en Miami. Esta vez la marginación no surge del racismo sino desde dentro, desde el propio …