Ir al contenido principal

Y los Oscars llegaron a la Casa Blanca

¿Alguien se imagina a la mujer de Rajoy presentando el Goya a la mejor película? Es lo que medio Twitter se preguntaba anoche tras la aparición estelar de la primera dama de Estados Unidos en la ceremonia de los Oscar, demostrando que el sentido del espectáculo en ese país está arraigado incluso en las más altas esferas. Michelle proclamó vencedora desde la Casa Blanca a Argo, la favorita de la noche a pesar de que su director, Ben Affleck, fue injustamente ignorado por los académicos en las nominaciones. La cinta que narra con tensión milimétrica la operación real de rescate de seis diplomáticos de la embajada estadounidense en Irán se alzó con el máximo galardón en una de las ediciones más competitivas y repartidas de los últimos años, en la que cualquier otra opción podría haber sido igualmente bienvenida. 

La gran decepción de la noche se la llevó Steven Spielberg. Aspiraba a doce estatuillas por su obra magna sobre Lincoln y salió del Dolby Theatre con tan sólo dos premios bajo el brazo, uno de ellos para el gran favorito Daniel Day-Lewis. En contrapartida, Tarantino se llevó dos de las sorpresas de la velada con los Oscar al mejor guión original y al mejor actor secundario, otorgado a un Christoph Waltz que en realidad es el que lleva toda la batuta en Django desencadenado. Aunque sin duda el que salió más satisfecho de la gala fue Ang Lee, que ha logrado cuatro galardones por su hazaña visual (y poco más) en La vida de Pi

Que los norteamericanos en general y los californianos en particular llevan el espectáculo en las venas lo demostraron las impresionantes actuaciones musicales, en especial la que congregó en el escenario a todo el reparto de Los miserables, momento álgido de una gala que Seth Macfarlane salvó con aprobado raspado. Aunque el auténtico impacto de esta edición más o menos predecible, además de en la intervención de Obama, lo encontramos en la alfombra roja, con una Charlize Theron derrochando glamour entre tanta belleza artificial y con una Helen Hunt luciendo modelo de H&M como si de un Dior o un Prada se tratara. Sentido del espectáculo, y de la economía, para tiempos de crisis.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

ÓRBITA 9 | Una odisea pseudoespacial

A Órbita 9 le ha pasado lo mismo que le ocurrió en su día a Blancanieves con The Artist o a La isla mínima con True detective. La todopoderosa Hollywood lastró en cierta forma sus innovadoras propuestas adelantándose en su estreno. Y es que el mismo día que llega a nuestras pantallas esta ambiciosa coproducción española y colombiana aterrizan Jake Gyllenhaal y Ryan Reynolds con Life, aunque la referencia que claramente lapida toda posibilidad de sorpresa llegó semanas antes con Passengers. Hay escenas de la cinta española que recuerdan sobremanera a la superproducción protagonizada por Jennifer Lawrence. Pero este tercer caso de simultaneidad de estrenos entre Estados Unidos y España difiere de los dos anteriores en una pequeña particularidad. No importa cuál se estrenó primero ni cuánto influyó en su resonancia. Ambos han resultado de lo más prescindibles.

De entrada, ha sido la propia promoción de la película la que ha echado por tierra el único giro argumental por el que merecería…

Sin etiquetas

Qué gran golpe nos habría propinado Tomboy si desconociéramos el argumento de la cinta antes de entrar en la sala. Con la boca abierta nos habría dejado esa escena en la que el hasta el momento protagonista de la cinta, un niño de 10 años, se levanta de la bañera y nos desvela que en realidad tiene vagina. Tan valiente como esa imagen de una menor desnuda, irreproducible en otra cinematografía que no sea la francesa, hubiera sido mantener el secreto hasta ese instante. La experiencia habría sido inmejorable.

Pero el marketing manda y había que vender la película de alguna manera. Difícil resistirse a la tentación de titular con el reclamo de una niña que se hace pasar por chico. Es probable que de otra forma sólo unos pocos aventurados se hubiesen atrevido a verla, así que bienvenida la estrategia de venta si con ella se consiguen más espectadores para una cinta modesta, silenciosa, pero que seguro es la más gratificante de una cartelera de puente de mayo tan desalentadora.

Más que el…