Ir al contenido principal

Miseria y espectáculo

¿Alguien se imagina un musical de Madame Bovary? O peor aún, ¿alguien es capaz de ponerle melodía a la desgarradora trama de Las cenizas de Ángela? Pues algo parecido concibió la retorcida mente que un buen día decidió ponerle letra y música al clásico de Victor Hugo, convirtiendo una novela realista y reivindicativa como Los miserables en una reivindicación del mal gusto.

Porque no hay que negarlo, los musicales son petardos y festivaleros, idóneos para Priscillas, gatos humanos y reyes leones, no para tramas más serias y profundas, que requieren un mínimo respeto. El sacrilegio, sin embargo, ha salido muy rentable, con decenas de millones de espectadores en todo el mundo. Y la industria del cine, como es natural, no podía dejar escapar semejante bombazo. Lo extraño era que la adaptación de la obra tardase tanto tiempo en llegar.

El caso es que ya lo ha hecho, rodeada de una enorme pompa publicitaria y con todos los halagos posibles. Sin duda, Tom Hooper, director de El discurso del rey, ha sabido respetar al milímetro la esencia del musical original, hasta el punto que ha decidido reducir los diálogos a la mínima expresión. Pero la fidelidad es tan alta que lo que en el teatro se permite por su particularidad, como el histrionismo o la sobreactuación, en pantalla se percibe como más inverosímil y grotesco.

Prostitutas cantando y danzando sus miserias, niños falleciendo entre balas y notas, miserias reducidas a simples melodías, la mayoría de ellas aterradoramente pegadizas. Ni Pedro Piqueras sería capaz de orquestar un espectáculo semejante partiendo de las desgracias ajenas. Debí hacérmelo mirar en su momento, cuando salí del teatro con tan buen sabor de boca, porque vista ahora en cine, la maniobra de encajar tanta carga dramática en un género tan ligero como el musical me ha parecido de lo más macabra. 

A falta de colorido, vitalidad y de números musicales, la esencia en definitiva de todo espectáculo de Broadway, Los miserables supone toda una banda sonora de dos horas y media, con sus momentos álgidos pero también con sus instantes del más puro sopor. Por alguna razón inexplicable, los guionistas de musicales insisten en martirizar a su público con baladones insufribles, encadenados unos tras otros, como si fuera un pecado mortal escribir obras de menos de tres horas de duración. Hasta en eso, Hopper decide seguir al dedillo las directrices del género. 

De ahí que entre tanta inercia, sobresalgan con nota escenas como las de Anne Hathaway, que con un valiente primer plano borda el I dreamed a dream que ninguna otra actriz será capaz de superar. Y es que menuda desazón deben estar sufriendo los actores que ahora mismo defienden la obra en cartel. Las comparaciones serán odiosas y, vista la película, no sé a quien le puede apetecer pagar 70 euros por ver a un Jean Valjean que no sea el magnífico Hugh Jackman. 

En todo caso, Los miserables ha supuesto un éxito sin paliativos, un ejemplo de que la banalización de grandes textos literarios puede resultar de lo más beneficiosa. Así que luego no nos asustemos si en los próximos años aparecen musicales de Don Quijote (¡caray, si ya existe!) o de grandes tragedias griegas en el West End londinense junto a Viva Forever o Shrek. Está visto que no hay tema, situación o personaje que se le resista a un musical.

Comentarios

quest ha dicho que…
VAYA!
Tu oposición es frontal a todo lo referente al propio musical e incluso rescatas ciertos aspectos de la interpretación en el film en detrimento del musical! Partes de que la peli no puede ser buena porque el musical es un tostón banal?

Increíble. No sé. Casi todas las grandes óperas son trágicas y no por ello despreciables!

Sorprendente punto de vista, pero en el caso concreto de Los Miserables no tengo elementos para juzgar.
POLE.T. ha dicho que…
Todavía no he ido a ninguna ópera, pero compararlas con este espectáculo de masas yo diría que es un sacrilegio. No me imagino yo a la Caballé... jajaja!

La ópera supongo que tendrá algo de lo que estos musicales carecen: sensibilidad!

Por otro lado, no digo que los actores sean mejores. De hecho, voy a tirarme al vacío diciendo que me gustó más Daniel Diges de revolucionario que el de la peli, pero el elenco es el que es. Y los medios también. Y siendo prácticamente calcados en estructura, yo no pagaría por el musical ni en broma.
quest ha dicho que…
Sigo asombrado...
POLE.T. ha dicho que…
La verdad es que yo también. Iba con muchas ganas! Pero es que me aburrí bastante. Y salí de mala hostia. Tengo otro concepto de musical. Me gusta que se resalten los números musicales, las coreografías, la petardez. Esto tan ñoño no me llega.

Entradas populares de este blog

EMMYS 2016: Las nominaciones ideales en Drama

Un año más, los Emmy anuncian sus nominaciones rodeados de las inevitables polémicas por sus destacadas ausencias. Esta edición no iba a ser menos. Los olvidos nuevamente han sido más sonados que los aciertos, movidos por una inercia que suele ser la tónica en los premios más importantes de la televisión mundial. Sin embargo, esta vez los académicos han decidido dar una alegría a aquellos que veníamos reivindicando The Americans como una de las mejores series actuales. Tanto la creación de Joe Weisberg como sus protagonistas, Keri Russell y Matthew Rhys, han logrado por fin el reconocimiento de unos galardones que los han ignorado sistemáticamente durante sus tres primeras temporadas. Son la excepción de unos Emmy que han decidido pasar de largo nuevamente de The Affair y The Leftovers, sin duda, dos de las producciones más destacadas en los dos últimos años. Por eso mismo, y por otros importantes resbalones, ahí van mis nominaciones ideales en la categoría dramática.

MEJOR SERIE DRAM…

Un Eastwood de retirada

Clint Eastwood ya está de vuelta de todo. Le importa un pimiento si su apoyo a Donald Trump le comporta enemigos o si su definición actual de la generación de mariquitas traspasa lo políticamente correcto y ofende al personal. Tampoco su filmografía parece importarle demasiado. Pocos reparos ha tenido en presentar auténticos bodrios como Jersey boys o cintas mediocres como Más allá de la vida o El francotirador. En su historial ya se encuentran Los puentes de Madison, Sin perdón, Mystic River o Million dollar baby. Ya no necesita reivindicarse. Mucho menos con 86 años, la edad suficiente para restar trascendencia a esta época de polémicas efímeras. El actor ya se labró su carrera como director y ahora corresponde al público determinar si su talento sigue en forma o se mantiene gracias a una base de fieles seguidores.

Sully corresponde a esa cada vez más amplia y frecuente lista de películas en su carrera que simplemente alcanzan la corrección, adoptando ese tono grandilocuente y pat…

MOONLIGHT | Camaleón a la fuerza

Una historia sobre homosexualidad dentro de la comunidad negra parecía una vuelta de tuerca, un quién da más dentro del cine de denuncia social que podría suponer el reclamo perfecto para una Academia de Hollywood deseando resarcir sus pecados discriminatorios. Por suerte, Moonlight no pertenece a ese grupo de cintas que buscan a toda costa la exaltación, que se convierten en estandartes de la lucha contra la opresión de la hegemonía blanca y heterosexual. La propuesta de Barry Jenkins es mucho más valiosa, ya que con su premisa y, sobre todo, su puesta en escena, logra abarcar un sentimiento prácticamente universal, el del miedo a la propia identidad.

Little, Chorin y Black no son sólo los tres actos en los que se divide la trama sino las tres fases de un complicado proceso de asimilación personal, el que sufre un niño, adolescente y adulto lidiando consigo mismo y su entorno de barrio marginal en Miami. Esta vez la marginación no surge del racismo sino desde dentro, desde el propio …