Ir al contenido principal

Spielberg, Tarantino y la esclavitud

¿Alguien se imagina dos directores más opuestos que Steven Spielberg y Quentin Tarantino, el niño bueno y el niño malo de Hollywood? Probablemente no existan dos maneras más distintas de hacer cine, tan particulares y tan válidas ambas, pero el azar de nuestra taquilla ha querido que coincidan en cartelera sus dos últimas propuestas, nominadas ambas además a la mejor película en la próxima edición de los Oscar.

Para colmo, los dos realizadores han decidido poner el ojo en uno de los capítulos más vergonzosos de la historia de Estados Unidos, cuando la esclavitud era un derecho. Evidentemente, las miradas sobre tan espinoso asunto son tan distantes como su propia personalidad, pero no deja de resultar interesante la coincidencia. Spielberg ha partido de la esclavitud para ensalzar la figura del presidente Lincoln y, ya de paso, de los valores de la democracia. Tarantino salta de los judíos en plena invasión nazi a los esclavos negros para proseguir con su particular venganza histórica. Intenciones casi contrarias con resultados igual de brillantes.

Lincoln
Dicen que existen dos tipos de Spielberg, el niño que no ha sabido crecer, el artífice de filmes como Parque jurásico y Super 8, y el más serio, el de obras más profundas como Múnich y La lista de Schindler, por el momento su gran obra maestra. Con Lincoln no es que nos reencontremos con el Spielberg menos lúdico sino que vamos un paso más allá y nos topamos de lleno con su cinta más solemne, tan meticulosa en los detalles como desprovista de sus típicos recursos artificiosos. La banda sonora y las escenas forzadamente sensiblonas ceden paso aquí a la exactitud de los datos históricos, en un ejercicio prácticamente periodístico inaudito en la filmografía del director de las emociones.

Es probable que el espectador pierda el hilo de los acontecimientos en más de una ocasión. Sólo los expertos en historia estadounidense entenderán cada uno de los movimientos políticos que dieron lugar a la aprobación de la decimotercera enmienda, la que puso fin a la esclavitud. Pero el objetivo de Lincoln, más que fardar de la impresionante labor de documentación, es entender los claroscuros de toda decisión política. Porque aunque la película ensalza la figura del expresidente tampoco ignora los intereses ocultos en tan importante decisión.

Puede que nos importe un comino la postura de todos y cada uno de los congresistas sobre una legislación que nos resulta lejana, pero Lincoln, en su afán de minuciosidad, sirve al menos para reflejarnos una realidad política mucho más democrática que la nuestra. Las escenas en el Congreso, con acaloradas discusiones a cara descubierta, sin la frialdad y la cobardía de las votaciones anónimas, nos muestran un sistema en el que los políticos responden más a los intereses de sus electores que a los del partido. A más de un diputado de nuestro país le convendría un visionado, aunque es probable que su capacidad de compresión sea infinitamente menor a la del espectador medio.

Spielberg decide centrarse de lleno en la política, huyendo en todo momento de esas tentadoras situaciones lacrimógenas que la esclavitud podría brindarle. Abandona la explicitud de El color púrpura para lograr escenas tan elegantes como la de Tommy Lee Jones regalándole a su esposa el texto de la nueva ley. Un ejercicio de contención que también podría hacerse extensible al trabajo de Daniel Day-Lewis, eternamente etiquetado como histriónico y que aquí, con el método Actors studio o sin él, nos da lo mismo, logra reprimir para brindar una apabullante reencarnación del presidente que logró abolir la esclavitud. Lincoln demuestra que hasta echando el freno logran estos dos astros de Hollywood alcanzar la grandilocuencia.

Django desdencadenado
La venganza es el estímulo que ha encontrado Tarantino para poder llevar al límite sus fechorías. Y la venganza de grandes víctimas de la historia es el recodo ideal en el que se ha refugiado el director para ganarse el favor del público, que acoge con júbilo estas victorias morales en las que la violencia se ceba contra los grandes genocidas de la historia, esos a los que nadie importa ver exterminados.

La estrategia puede parecer discutible, incluso condenable, sobre todo para los quisquillosos con la historia, pero es evidente que uno no puede pedirle a un filme de Tarantino la rigurosidad de Lincoln. Sería más bochornoso que ver a una esclava negra disfrazada de conejita Playboy. Y mucho más aburrido. Del director de Tennessee esperamos precisamente lo contrario a la cordura.

Con Django desencadenado, Tarantino lleva a su terreno uno de los pocos géneros que le quedan por explorar, aunque hablar de estilos con un realizador que ha parido un estilo propio es del todo inútil. En todo caso, aunque sólo sea por los decorados y el contexto, es fácil identificar el western como influencia para su nueva locura. Están los condados, los sheriffs y los caballos, pero aquí el conflicto no es entre indios y vaqueros sino entre negros y blancos, explotados y explotadores.

Dándole de nuevo un giro a la historia, Tarantino nos presenta a un esclavo al que se le brinda la oportunidad de ser libre y vengar el secuestro de su esposa. El artífice de tal milagro es un cazador de recompensas alemán al que da vida Christoph Waltz, que nos demuestra con este papel que quizá no fuera tan injusta su nominación al Oscar como mejor secundario en detrimento de Leonardo DiCaprio. De hecho, puede decirse que la primera mitad del filme, en la que adquiere todo el protagonismo, es la mejor parte de un metraje desorbitadamente largo.

La primera aparición de King Schultz, con esa enorme muela coronando su carruaje de dentista, es tan delirante como la conversación que tendrá más tarde con el sheriff del poblado. Aunque sin duda la escena más desternillante de Djando desencadenado tiene a unos blancos y sus agujereados sacos como protagonistas. Es el mejor ejemplo de esos diálogos bordeando el ingenio y el absurdo a los que Tarantino nos tiene tan acostumbrados.

Es una lástima que la segunda mitad del filme coincida con la entrada en escena de Leonardo DiCaprio, soberbio en su papel de malvado. Es ahí cuando Tarantino sacrifica la palabra por los tiros y la violencia se vuelve caótica, tal como le sucediera con el guión de Abierto hasta el amanecer. Cuando finaliza el espectáculo de sangre y explosivos uno ya ni se acuerda del brillante planteamiento, que ha quedado diluido por la el lado más salvaje de este crío convertido en director. Con semejante pérdida de control tampoco esta vez ha logrado igualar su mejor historia de venganza, la milimétricamente perfecta Kill Bill.

Comentarios

manipulador de alimentos ha dicho que…
Un gran personaje, en su faceta política y personal, pero demasiado charleta, en esta versión, un vara, sermoneador, y a ratos incluso un tanto lunático. Y todo en esa manera tan Spielberg, de resaltar emociones de forma descarada a través de la música, de abrazos del 'todosjuntosporfin', tan impositivo en sus sentimientos... Pero un personaje como Lincoln no puede producir una mala película y de estas tampoco Spielberg sabe hacerlas. Un saludo!
POLE.T. ha dicho que…
Pues fíjate que para mí ha sido la película más comedida tanto de Spielberg como de Daniel Day-Lewis!
Anónimo ha dicho que…
jens]] ya te he felicitado en lo de Fringe
Anónimo ha dicho que…
gracias!!

jesn
Una decepción 'Django', no me esperaba un clásico pero sí una película más divertida. Apenas aparecen esos diálogos crujientes marca de la casa, y como siempre, qué pena que sus pelis estén tan vacías. ¿Cuándo encontrará messieur Tarantino algo para lo que tan bien sabe hacer: contar? Un saludo!

Entradas populares de este blog

Los 8 momentos memorables del final de Mujeres Desesperadas

Pueden contarse con los dedos de una mano las series que han logrado cerrar la persiana sin remordimientos. Mujeres desesperadas seguramente se encuentre en ese reducido grupo de privilegiadas que alcanza el final satisfaciendo a la gran mayoría de sus seguidores, sin polémicas, sin originalidades, sin alterar, en definitiva, la esencia de una fórmula que la ha mantenido en antena durante ocho temporadas.
Podrán vertirse muchas críticas sobre esta creación de Marc Cherry, gustarán más o menos algunas épocas de la serie, pero lo que no puede negársele a Mujeres desesperadas es la fidelidad a su público. La coherencia suele convertirse en la factura pendiente en producciones que, movidas por el éxito, suelen alargarse hasta el infinito, perdiendo en el camino la cordura (Lost) o a buena parte de su reparto original (CSI).
Consciente de ello, Cherry decidió ponerle punto y final a su niña mimada antes de que el tiempo erosionara su identidad. La fecha escogida fue el pasado domingo 13…

Las 12 mejores escenas de Breaking Bad a las puertas del ansiado final

Nueva fecha para marcar en la historia de la televisión. El próximo 29 de septiembre finaliza Breaking bad, que sin desvelarnos todavía su desenlace ya se ha hecho un hueco en el olimpo de las grandes series, ese lugar sagrado donde cohabitan Los soprano y The wire. Si se mantiene el nivel de esta quinta temporada, el capítulo promete despedirse por todo lo alto. Pero en caso de que Vince Gilligan, su creador, no cumpla con las enormes expectativas, puede descansar tranquilo. Nos deja para el recuerdo una retahíla de escenas memorables. Lo que viene a continuación no es más que el botón de una muestra inabarcable de grandes momentos.


1. Primera escena (1x01 - Pilot)
Si la regla de oro de toda novela es captar al lector desde la primera frase, desde luego esa pareció ser la consigna seguida también por Vince Gilligan en Breaking bad. Un hombre en calzoncillos y una máscara antigás conduce histéricamente una autocaravana por una carretera desierta de Nuevo México. A su lado, el copiloto…

ESPECIAL SITGES 2017 | A GHOST STORY | La muerte desde la muerte

El amor y la muerte conforman un pack muy jugoso para el cine, que ha sabido retratarlo desde todos los ángulos posibles. Pero quién iba a decirnos que las reflexiones más desgarradoras y clarividentes sobre el vacío emocional llegarían de la mano de la ciencia ficción, de un relato imaginario que con una intencionada apuesta formal sitúa el punto de vista en un fantasma de sábana blanca. Una presencia sin expresión que observa la evolución de su entorno tras su fallecimiento. Una mirada sin ojos, un cuerpo sin forma ni voz que transmite más emociones que tantos otros intentos fallidos.

Es una lástima que esa apuesta formal lastre en cierta forma la apabullante evolución del metraje. A Ghost Story arranca petulante, encantada de conocerse, sometiendo al espectador a auténticos actos de fe, como vislumbrar a Rooney Mara en plano fijo degustando un pastel durante varios interminables minutos. Algunos lo han calificado de hipster en su sentido más peyorativo. Su formato cuadrado con bord…